PIÑERA EN EL SUELO: Hasta la Iglesia criticó el lucro en la educación y la desigualdad del país

1

Tan evidente resulta que el sistema ya no da para más, que hasta la Iglesia sacó la voz para manifestarse en contra el lucro en la educación y la profunda desigualdad que existe en el país. En una carta titulada: “Humanizar y compartir con equidad el desarrollo de Chile” El arzobispo de Santiago Ricardo Ezzati expresó:

“En nuestro país, diversas manifestaciones y en particular un poderoso movimiento estudiantil están pidiendo reformas. En el mismo sentido se han venido expresando sectores significativos de algunas regiones, que se sienten postergadas, no escuchadas, e incluso engañadas”

“En un país marcado por profundas desigualdades resulta extremadamente injusto poner al mercado como centro de asignación de todos los recursos. El resultado final es que nos encontramos en un país marcado por la inequidad”

“La libertad económica ha sido más importante que la equidad y la igualdad. Escandalosamente hay en nuestro país muchos que trabajan y sin embargo igualmente son pobres”

“Los expertos, movidos por motivos aparentemente razonables, propios de un desarrollo económico acelerado, postergan medidas que retardan hasta lo inaceptable una mejor distribución y una mayor integración social”.

“Esto se da, por ejemplo, en la dificultad de revisar el sistema impositivo. El argumento de que un cambio retrasaría el crecimiento puede ser falaz, porque un paso más lento puede conseguir que nuestro andar sea más seguro y sustentable para llegar a la meta de ser un país genuinamente desarrollado y en paz”

“En todas las esferas de la vida se ha privilegiado excesivamente lo privado por sobre lo público. Quienes están más desfavorecidos en el mercado quedan desamparados y padecen esta ausencia del ente que debe velar por el bien común. La carencia de adecuados controles en un mundo competitivo se ha prestado a fuertes abusos”

“En este contexto social, el lucro desregulado, que adquiere connotaciones de usura, aparece como la raíz misma de la iniquidad, de la voracidad, del abuso, de la corrupción y en cierto modo del desgobierno”

La Iglesia además, reconoció la pérdida de credibilidad y pidió perdón por los errores cometidos. Esto en referencia a las múltiples denuncias por abuso sexual.

“Por nuestras faltas, la iglesia ha perdido credibilidad. No sin razón algunos han dejado de creernos. Nos preocupa que muchos perciban nuestro mensaje actual como una moral de prohibiciones usada en otros tiempos y que no nos vean proponiéndoles un ideal por el cual valga la pena jugarse la vida”

 

Y LA UDI MIENTRAS TANTO, SIGUE EN SU REALIDAD ALTERNA.

Compartir.

1 comentario

Dejan tu comentario