SALUD PODRIDA: Por cada peso invertido en Salud Pública, el Estado entrega 2,9 pesos a las Clínicas Privadas

4

Vía El Mostrador.

El Estado chileno desde los años ochenta viene generando una política de subsidios y compras a las clínicas privadas que se materializan en cuantiosas transferencias desde el presupuesto público de salud. Estas transferencias se generan por tres vías: la modalidad libre elección de Fonasa (MLE), las compras de prestaciones y servicios que realizan tanto Fonasa como los servicios de salud, y el nuevo bono AUGE. La principal justificación de estos mecanismos es que generan libertad de elección y/o se requieren dada la escasa oferta pública que no es capaz de absorber la demanda de salud de la población adscrita al seguro público. Sin embargo, estos mecanismos terminan debilitando al sector público y pueden ser regresivos, generando mayor desigualdad.

El problema es que la salud en Chile ya es sumamente desigual y segregada. Es desigual por efecto de la distribución del gasto en la salud, que tiende a favorecer al 16% de la población más rica de Chile (con un per cápita de 730 mil pesos), en desmedro de la gran mayoría que está afiliada a Fonasa (per cápita de 326 mil). Y es segregada por efecto de la selección de riesgo que se produce en las aseguradoras privadas (Isapres), las cuales “seleccionan” a los usuarios que tengan menos probabilidades de enfermar, generando de esta forma, segregación en el sistema de salud donde aquellas personas que no tengan el suficiente dinero para pagar las elevadas primas -por efecto del factor de riesgo- son expulsadas hacia el sistema público.

Subsidio a la Demanda

La modalidad libre elección de Fonasa (MLE) -últimamente muy en boga- fue creada tal como la conocemos durante 1985, y la justificación para crear este mecanismo era generar “competencia” entre prestadores públicos y privados, a través de la “elección” de los pacientes entre estos distintos prestadores. Desde el punto de vista de los precios, la MLE tiene valores más altos que los de la modalidad atención institucional, MAI, por la cual funcionan los hospitales públicos, y el Estado bonifica del total del precio un porcentaje que está en función del nivel de inscripción del prestador. El resto de valor debe pagarlo el paciente.

En este punto hay al menos dos elementos que son negativos: el primero tiene relación a que los valores de la MLE son más altos que los de la MAI y los copagos son regresivos al contrario de la MAI. Ejemplo de esto lo podemos encontrar en la “consulta médica de especialidades”, donde a los privados se les paga un total de $11.730 de los cuales $4.690 es copago del paciente, versus la misma consulta en un hospital público donde se cancelan $4.950 (por parte de Fonasa al hospital) y donde no existe copago a excepción de los afiliados de fonasa de los tramos C y D, que tiene un copago de 500 y 990 pesos respectivamente. Esto muestra que el Estado termina discriminando a sus propios hospitales y favorece a los privados. Y respecto de los copagos, en la MLE los copagos son regresivos, dado que no están en función del nivel de ingreso de los pacientes, sino que en función del nivel de inscripción del prestador privado. Si bien en la MAI existe el copago, este funciona según el nivel de ingreso, de forma que los afiliados de menores recursos se atienden gratuitamente.

Tamaño de las transferencias públicas a la salud privada

El total de recursos que se entregan a clínicas privadas por la vía de la MLE y de las compras de servicios, para el 2012 superaron los 1.000 millones de dólares. Sin embargo, estos recursos vienen aumentando de forma considerable desde varios años antes. Entre los años 2005 y 2011 estos fondos aumentaron en un 87% si consideramos el gasto devengado al cuarto trimestre (ver grafico). Sin embargo, para ver la magnitud del tamaño de estos recursos, debemos compararlos con otro aspecto clave del gasto en salud que es la inversión, tanto en equipamiento, como en infraestructura.

De esta forma, la suma de las transferencias realizadas al sector privado entre el año 2005 al 2011 son de un total de $2.663.441 millones y el gasto devengado en inversión en salud es de $914.031 millones.  Esto quiere decir que en el mismo periodo, por cada peso invertido en salud, el Estado entrega 2,9 pesos a las clínicas. Para este año se espera que las transferencias totales al sector privado sumen $512.368 millones.

Grafico: Trasferencias totales al sector privado comparadas con inversión sectorial en Salud (en millones de pesos 2012).

La elección para comparar las transferencias no es antojadiza. Busca ilustrar el costo-oportunidad de esos gigantescos recursos. No es menor que esos mismos recursos hubieran triplicado todo lo que se hizo en 7 años en materia de inversión en salud pública. Es decir, que argumentos como la falta de oferta pública para entregar recursos a los privados se termina por diluir.

Es así como la política de subsidiar a la demanda y transferir recursos públicos a los privados, termina por ser regresiva y aumenta el gasto de bolsillo (el mayor financiador de la salud en Chile) y debilita el sector público, que termina cayendo en un círculo vicioso de baja la inversión que finalmente va provocando un aumento de estas perniciosas transferencias.

Compartir.

4 comentarios

  1. Luis Alberto Moya on

    La magnitud de la sumatoria de transferencias actualmente en progreso desde el erario publico al sector privado (entiendase las pocas familias que dominan los grupos económicos) es sencillamente inverosímil y la probabilidad de desacelerar o detener este legitimo’ saqueo se hace cada día mas difícil .

  2. Haber si la gente despierta de una vez…y prioriza los problemales reales; salud, educación, igualdad de condiciones….que se den cuenta que el estado somos todos…y estas cosas seguiran pasando si no tomamos conciencia y permitimos que los politicos de turno hagan lo que les de la gana con nuestro dinero…..

  3. Raul Patricio Fuenzalida Varas on

    LA SALUD PÚBLICA EN CHILE……UN EJEMPLO DEL DESPOJO DE LO PÚBLICO EN BENEFICIO DE LO PRIVADO.
    ¿ Que ocurre en la salud pública chilena .?
    ¿ Porque cada día vemos más gente en los hospitales públicos, esperando largas horas , para ser atendidos .?
    ¿ Porque tienen los pobres cuando están enfermos que sufrir esta realidad .?
    ¿ Que puede ser más dramático en Chile que estar enfermo y ser pobre?
    La Organización Mundial de la Salud, OMS, organismo dependiente de Naciones Unidas, estima que Chile con su cantidad de población y su niel de crecimiento, debiera invertir como mínimo el 6% de su Producto Interno Bruto, a diferencia del 3,5 % que actualmente invierte en salud pública.
    Además, es escandalosa la entrega que el sector público de salud hace al sector privado, el cual el año 2013, fue de U.S.$ 1.187.000.000 de dólares.
    Desde el año 2005 hasta este año 2014, el Estado de Chile, a transferido al sector privado de salud, la cantidad de U.S.$ 8.836.000.000 de dólares. El sector público, teniendo muchos menos recursos, tiene casi 5 veces más actividad y pacientes que el sector privado.
    Esto ha significado que la capacidad hospitalaria pública en estos últimos 10 años de ha visto dañada en un 12% de su capacidad de atención, con una reducción de 3.446 camas. Existe un 30% de déficit de personal entre profesionales y no profesionales. Un 15% de los trabajadores de la salud pública, está en una situación inestable a honorarios y sin aranceles de Seguridad y Previsión.
    Los diversos mecanismos de desestabilizar la salud pública han sido entre otros ; Disminución de las especialidades ; Políticas de comprar servicios a clínicas privadas ; Concesión de hospitales públicos al sector privado. Entre las mas destacables.
    En los últimos 10 años, se ha hecho mas claro que LA SALUD SE HA CONVERTIDO EN UN BIEN DE CONSUMO, DEJANDO DE SER UN DERECHO DE LOS CHILENOS Y CHILENAS.
    Con lo que se ha entregado desde el sector público al privado en esta última década, se pudiesen haber construido unos 25 hospitales de alta especialización y complejidad , cientos de consultorios públicos y comprar miles de ambulancias y equipos hospitalarios, además de gran cantidad de medicamentos.
    El 57 % de financiamiento público es para el sector privado, que atiende a un universo de aproximadamente 3.000.000 de personas con un estimativo de $ 700.000 por cada una .Mientras que el 43%, se destina al sector público con un estimativo de $ 260.000 por cada uno en un universo de más de 13.000.000 de chilenos y chilenas.
    Esto sin contar que los hospitales públicos pagan al sector privado cada año, alrededor de
    $ 300.000.000.000 pesos, por concepto de atenciones derivadas.
    Fonasa paga a los hospitales públicos por un día cama en la Unidad de Tratamiento Intensivo, la cantidad de $ 126.000 en circunstancias que ese día vale $ 300.000, sin embargo cuando se trata de clínicas privadas Fonasa por un día de cama básico la cantidad de $ 827.000 y ninguna autoridad de salud o parlamentario hace ni dice nada al respecto.
    ¿ Por qué esa diferencia .?
    ¿ Por qué se actúa siempre con el criterio de favorecer al privado en desmedro del sector público. ¿Quién protege a los más humildes en Chile.?.
    Preguntas que no tienen respuesta .
    La Concesión Hospitalaria, es una forma de privatización encubierta.
    Esta política entreguista que comenzó a desarrollarse desde el gobierno de Ricardo Lagos, con las famosas Cárceles concesionadas, nos ha llevado a situaciones como la que ocurre en el Hospital de Maipú, el que fue entregado con gran prisa solo por un afán populista del gobierno de Piñera para exhibirlo como un logro y donde la falta de personal y equipamiento lo que hace que las esperas sean muy largas en urgencia.
    Destaco en forma especial la excelente atención por parte del personal medico , profesional , administrativo y de servicio de este Hospital El Carmen de Maipú.
    En más de una oportunidad en la comuna de Maipú , hemos realizado marchas en esta comuna para exigir el mejoramiento en este servicio de salud pública.
    Duele a Chile entero esta realidad; Duele ver tanta indiferencia hacia los sectores más necesitados y más vulnerables y que tienen menos recursos y no tienen ninguna otra opción que el sistema público de salud.
    En lo que respecta a salud mental la realidad es alarmante . Chile es el país con mayor proporción de personas enfermas mentales . La OMS coloca a Chile entre los países con mayor carga de morbilidad por enfermedades psiquiátricas (23,2%) en el mundo. … Los trastornos de ansiedad son los más prevalentes, seguidos por depresión mayor y trastornos por consumo de alcohol.
    El Dr. Paul Vöhringer, académico de la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile, señaló que aunque las autoridades sanitarias han reconocido las consecuencias que arrastran los problemas de salud mental, el financiamiento para esta área no ha aumentado según los objetivos propuestos. Chile es el segundo país de la OCDE que más ha aumentado su tasa de suicidios durante los últimos 15 años. Además, durante la última década el suicidio ha sido una de las diez primeras causas de muerte en hombres chilenos, concentrando 19,1 por ciento de la mortalidad masculina en 2010, superando anualmente a las muertes en hombres a consecuencia del SIDA y las enfermedades cardiovasculares. Las cifras de suicidio no son un hecho aislado, Chile es un país con altas tasas de enfermedades mentales, siendo las patologías más prevalentes los trastornos de ansiedad y ánimo, además de abuso de sustancias y alcoholismo. De acuerdo con el reporte “Depresión y otros Desórdenes Mentales Comunes”, en Chile 844.253 personas mayores de 15 años padece depresión, es decir, el 5% de la población. Y más de un millón sufre de ansiedad (6,5%).
    Mayor preocupación al considerar los elevados precios de los medicamentos, los que en algunos casos superan el 8.500 % de su valor real. Demás esta decir la indignación que se genera al pensar que tres de las más grande cadenas farmacéuticas como son Farmacias Ahumada, Farmacia Salco Brand y Farmacia Cruz Verde, generaron un monopolio para establecer precios muy elevados y Fiscalía Económica que en un inicio las acuso de monopolio , en la práctica no tuvieron una sanción realmente importante..Indigna la indolencia de estos empresarios sin escrúpulos.
    Felicitaciones al excelente Alcalde de la populosa comuna de Recoleta, Daniel Jadue por la creación de la Farmacia Popular que vino a compensar la acción delictual que se ejercía contra la ciudadanía por parte del monopolio antes mencionado , Este proyecto ya en pleno funcionamiento con muy buenos resultados a sido copiado por 150 las 345 comunas de Chile para el beneficio de toda las personas de su comunidad. Esto es un signo de grandeza y verdadero patriotismo por sobre todas las diferencias políticas de Alcaldes y Concejos Comunales .
    Hoy día, gran parte de nuestra población vive la sensación de indefensión frente a un sistema que actúa sin el menor respeto la salud de los más humildes, que beneficia a sectores con grandes recursos económicos a costa de pobreza y falta de personal y equipos en los hospitales y consultorios.
    Somos un país de gran riqueza, debido a nuestros recursos minerales y los entregamos a modo de regalo a manos de transnacionales privadas y extranjeras.
    En esos recursos no renovables está el futuro de nuestro pueblo y la grandeza de nuestra Patria.
    Chile necesita que sus autoridades actúen con diligencia en dar soluciones a problemas de máxima gravedad como son la salud, eso no puede esperar.
    Durante el regimen de Sebastián Piñera se ordeno disminuir las listas de espera de pacientes que esperaban tratamiento u operación tanto así que Contraloría confirma que en el hospital San José se redujeron artificialmente.
    La gestión del gobierno que termina de la Presidenta Bachelet no ordeno disminuir las listas en forma artificial, pero la falta de diligencia y mano firme en esta área del desarrollo social que debiera ser prioritario , significo que el año 2016 mas de 24.500 personas fallecieron esperando una operación o tratamiento de urgencia en Chile .
    Las Isapres ganaron más de $ 70.000.000.000 de pesos el año 2017 o sea un 40% mas que el año 2016 y quieren seguir subiendo los planes de salud…¿ Algo nos están viendo estos delincuentes de cuello y corbata que lucran con la salud de los chilenos y chilenas…?
    Basta de abusos, exijamos más conciencia, exijamos dignidad.
    Asumiendo mi total y absoluta responsabilidad por mis opiniones y comentarios.
    Raúl Patricio Fuenzalida Varas
    Profesor de Enseñanza Media Técnico Profesional
    Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación – UMCE
    36 años continuados de experiencia profesional
    RCP : 154672
    Miembro del Comité de Defensa y Recuperación del Cobre.

Dejan tu comentario