EL CRECIMIENTO NO SIRVE: La mitad del país gana menos de 250 mil pesos

5

 

VÍA FUNDACIÓN SOL

 

 ¿Es bajo el valor del trabajo en Chile? consideremos lo siguiente: Según la última Encuesta CASEN, el 50% de los trabajadores tiene ingresos (de la ocupación principal) menores a $251.620 al mes. Si consideramos sólo a los asalariados que trabajan en empresas privadas (la gran fuerza laboral de Chile), la cifra se reduce a $232.957. Y si consideramos a los trabajadores de empresas privadas y el servicio doméstico la cifra cae a $218.800 (y a $202.390 en el caso de las mujeres).

 

Esta última cifra, comparada con la encuesta CASEN 2009 – a pesos del 2011 – es inclusive más baja. Es más, si consideramos los aumentos reales en remuneraciones del año 2012, recién se estaría recuperando el umbral que tenía la mediana de salarios (el 50%) a diciembre de 2009. Estos números, que afectan a una proporción gruesa de los trabajadores del país, se encuentran por debajo de lo que planteara el sacerdote católico Alejandro Goic en agosto de 2007 sobre un mínimo ético y que causó tanto eco en distintos sectores.

 

Efectivamente, habiendo transcurrido 68 meses de ese momento, actualmente el Sueldo Ético de A. Goic ascendería a $301.151 y estaría por sobre lo que gana el 50% de los trabajadores. Si además, lo ajustáramos dando una mayor importancia al componente alimenticio, la cifra sería incluso mayor. Esta dimensión, que es fundamental para evaluar calidad del trabajo, no muestra signos de mejora y el panorama podría ser peor de confirmarse la aprensión de que la estimación de inflación ha sido subestimada por el INE.

 

Ahora bien, mientras eso ocurre y determina la realidad material de la mayoría de los trabajadores, para otros, unos pocos, la asalarización es más bien una asalarización dorada. Son los ejecutivos de oro y ejecutivos de plata, que en los círculos de poder son llamados como los «golden boys», gerentes generales que al mes pueden ganar entre $8 y $20 millones y obtener bonos anuales de $100 millones según muestran las encuestas especializadas (la Mercer y la Seminarium). Para ellos, el crecimiento económico de los últimos años ha sido muy rentable: han subido sus compensaciones variables, en torno al 30% en términos reales, es decir, después de hacer los correspondientes ajustes por inflación.

 

En cambio, si observamos la tendencia de la creación de empleos, se constata que la realidad descrita para el grueso de los trabajadores, podría estar empeorando. En efecto, cuando se realiza una estimación para ver cómo cambia la probabilidad de tener un empleo protegido (la combinación de: contrato indefinido, cotización de salud, seguro de cesantía y previsión), los datos sugieren que los empleos tercerizados (ya sea enganche, suministro o subcontrato) reducen la probabilidad de tener empleo protegido al tiempo que presentan menores salarios respecto los trabajadores directamente contratados. El empleo protegido es un indicador que se utiliza como proxy de estabilidad laboral y seguridad social. Es por lo tanto, una de las múltiples dimensiones de calidad. ¿Y qué ha pasado en los últimos años?

 

La nueva encuesta de empleo del INE, con estándares OECD, posibilita seguir estos indicadores, aún cuando las autoridades no hablen de ellos. De acuerdo a las últimas cifras del trimestre Enero – Marzo 2013 (liberadas hoy), el trabajo suministrado reduce en un 25,9% la probabilidad de tener un empleo protegido (respecto a la contratación directa). Pues bien, en los últimos 36 meses (3 años), del total de empleo asalariado que se ha creado, el 40% es bajo suministro (es decir, 252.775 nuevos empleos)A eso hay que añadir que otro 10,7% adicional explicado por subcontrato y enganche de trabajadores (es decir, otros 67.937 nuevos empleos). En consecuencia, los empleos externos se «comen» una altísima proporción de la variación de los asalariados (el 50,5%) y la econometría con el micro-dato de las encuestas del INE, sugiere que ello es una condición de precarización y que no hay soporte científico para afirmar lo contrario.

 

La evidencia de los últimos 22 años muestra un proceso de asalarización que no asegura calidad y que tampoco está en línea con la Agenda de Trabajo Decente de la OIT. Más bien se trata de una formalización precaria, con bajos salarios, casi nula participación de los trabajadores (menos de un 15% de sindicalización y sólo un 8% de negociación colectiva con derecho a huelga) y una creciente tercerizaciónPara revertir este panorama, la mera creación de empleos no es suficiente, de hecho entre 2006 y 2011 (considerando los dos últimos Gobiernos), el PIB creció en un 21% en términos reales, pero, la pobreza subió desde un 13,6% a un 14,4% ( ó a 15% si se corrige por la polémica pregunta «y11» ). Respecto a la desigualdad medida como la brecha de ingresos autónomos entre 10% de los hogares más ricos y el 10% más pobre, creció en un 13,7%.

 

Reconocer este puzzle de formalidad precarizante es clave para pensar un nuevo modelo de relaciones laborales, que permita poner al trabajo al centro de la estrategia de desarrollo, y que permita debatir sobre la matriz productiva que como sociedad se necesita para tener empleos decentes. Un modelo que disponga de un derecho a huelga efectivo, sin reemplazos de trabajadores, y que posibilite un sistema de negociación colectiva por sector económico y a nivel nacional, tal como se observa en Suecia, Dinamarca, Finlandia, Noruega, y otros tantos en Europa, tal como lo hacen esos países que tanto les gusta mirar e imitar a la elite.

 

 

Compartir.

5 comentarios

  1. mentiraaaa asdf asdf asdf chile es un pais modelo con un ingreso per capita de 16 mil dolares asfds asdfds asdfdsf
    progresoasd asdf crecer con igualdad asdf asdf asdf
    todos estamos bienasdf asdf nos envidian asfds sadf

    BASTA DE BASURA

    MARCEL CLAUDE PRESIDENTE Y QUE CAIGAN LOS QUE TENGAN QUE CAER PARA GENERAR UNA SOCIEDAD MAS JUSTA PARA EL QUE TRABAJA 45 HORAS A LA SEMANA EL ALMA DE TODO PROGRESO, LOS TRABAJADORES

    DESPIERTEN OVEJAS ADICTAS DEL CONSUMO DE PRODUCTOS MERCANCHIFLIENTOS

    MARCEL CLAUDE PRESIDENTE

    LO DEMAS ES MUSICA Y DE LA MALA, COMO SIEMPRE…

  2. RAUL SANTANA SANTANA on

    INGENUO. AÚN SE ESCUCHA EN LAS CALLES DE LA CIUDAD EN DÍAS DE MARCHA EL CONOCIDO GRITO DE GUERRA,¡¡¡ADELANTE,ADELANTE OBREROS Y ESTUDIANTES!!! ¿PERO QUÉ SUCEDE CUANDO LOS ESTUDIANTES TERMINAN SUS ESTUDIOS Y CREAN SUS PROPIAS EMPRESAS? LO QUE SUCEDE ES QUE NECESITAN TRABAJADORES Y SE OLVIDAN DE LOS DERECHOS Y LA IGUALDAD SOCIAL. POR ESO ME HAGO PREGUNTAS CUANDO VEO A LOS MARCEL CLAUDE. DE DONDE SACA LOS RECURSOS PARA FINANCIARSE,SI TIENE UN DISCURSO DE PAZ Y ENTENDIMIENTO POR QUÉ ALGUIEN CON UN LENGUAJE TAN VIOLENTO Y RESENTIDO COMO GEORGE, PUEDE SER SU SEGUIDOR.

  3. Raúl Santana , difícil imaginar que cada estudiante que termina sus estudios forma su propia empresa, la mayoría se incorpora al mundo laboral a ocupar una vacante, es decir son asalariados , uno que otro formara su empresa pero no debe ser ni el 0,1%, al leerte me imagino a cada profe que egresa montando su propio colegio, jajjaa

  4. Y si se creciera menos, que pasaría con los pobres?. Al menos Chile en los ultimos 20 años llevó la pobreza a la mitad. Paises con mas «justicia social» como Bolivia, Venezuela, Cuba, etc,etc tienen menos desigualdades, pero al final todos igualitos, igual de pobres.

    Lamentablemente se propone o capitalismo o estatismo, muy poca creación de valor cuando se critica a un sistema, este es una mierda, el estado se haga cargo. O sea, una mierda por otra, pero con diferente aroma.

  5. Esa es la cifra del ingreso per capita, o la media de las remuneraciones? Antes ya había salido una cifra parecida que comparaba los niveles de ingresos chilenos con los de Angola, hasta que uno desagregaba la cifra y resultaba que las familias pasaban de las 400 lucas mensuales, pero la plata se diluía en 4 o 5 hijos o padres fuera de edad laboral.

    Y por otro lado, la plata mínima provista por la seguridad social a la gente de más bajos recursos ya viene a ser más, mensualmente, que lo que se recibe en remuneración asalariada en la mitad más pobre del planeta.

    Y eso nos pone en la disyuntiva de qué es más importante, la disposición pública de servicios, y suplir las necesidades y derechos ciudadanos populares a pulso colectivo, o agrandar los salarios, para favorecer el consumismo y la alocación individual de recursos a costa de la sociedad.

    O sea, si queremos un país más justos, o si queremos un país con más iPhones.

Dejan tu comentario