SALVADOR GUILLERMO ALLENDE GOSSENS

23

 

 

(26 de junio de 1908 – Santiago, 11 de septiembre de 1973)

 

Político chileno, líder del Partido Socialista, del que también fue cofundador en 1933. Fue presidente de Chile desde 1970 hasta el golpe de estado dirigido por el general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973, día en que falleció en el Palacio de la Moneda, que fue bombardeado por los golpistas. Salvador Allende perteneció a una familia de clase media acomodada. Estudió medicina y, ya desde su época de estudiante universitario, formó parte de grupos de tendencia izquierdista. Más tarde, alternó su dedicación a la política con el ejercicio profesional.

 

Participó en la elección parlamentaria de 1937, y salió elegido diputado por Valparaíso. Fue ministro de sanidad del gabinete de Pedro Aguirre Cerdá entre 1939 y 1942. A partir de entonces se convirtió en líder indiscutible del partido socialista. En 1952, 1958 y 1962 se presentó a las elecciones presidenciales. En la primera ocasión fue temporalmente expulsado del partido por aceptar el apoyo de los comunistas, que habían sido ilegalizados, y quedó en cuarto lugar. En 1958, con el apoyo socialista y comunista, quedó en segundo lugar tras Jorge Alessandri.

 

En 1964 fue derrotado por Eduardo Frei Montalba, que propugnaba un programa de “revolución en libertad”, cuyos puntos sustantivos eran la reforma agraria, el establecimiento de un programa destinado a incrementar la participación de la ciudadanía, la chilenización del cobre (es decir, el control por el estado de los beneficios de su explotación) y la realización de una reforma educacional. La candidatura de Allende, que encabezaba el FRAP, conformado por la alianza de socialistas y comunistas, sólo suponía diferencias de ritmo y envergadura. El FRAP proponía nacionalizar la totalidad de las empresas cupríferas, transformándolas en propiedad social por medio del Estado, y una reforma agraria de mayor alcance.

 

El resultado de las elecciones presidenciales del 4 de septiembre de 1964 fue claro y definitivo. Eduardo Frei obtuvo el 56,9% de los votos, en tanto que Salvador Allende lograba el 38,93% del total. La “revolución en libertad” estaba concebida como un intento de modificar las estructuras fundamentales del país, pero en un marco de democracia y respeto al orden institucional. Las críticas que desde un comienzo surgieron hacia el gobierno de Frei tuvieron su origen en la naturaleza de las medidas a tomar. Para la derecha, las transformaciones propuestas tenían un repudiable carácter socialista. Para la izquierda, eran sólo intentos reformistas, condenados al fracaso por su propia banalidad.

 

En paralelo con el avance de importantes medidas sociales, el panorama político durante el gobierno de Frei Montalva fue de aumento de la polarización, incluso en el interior del Partido Democratacristiano, que sufrió importantes divisiones, así como el desligamiento de sectores de su juventud hacia posturas más vinculadas a la izquierda. Por fin, las elecciones parlamentarias de 1969 mostraron la nueva situación política del país, en tanto sus resultados apuntaron a perfilar tercios irreconciliables, en gran medida debido a la disminución del apoyo al centro político y el fortalecimiento de las opciones de izquierda y de derecha.

 

Esta situación se reflejaría con mayor claridad en las elecciones presidenciales de 1970, marcadas por el enfrentamiento de proyectos de sociedad antagónicos e imposibles de conciliar. En ellas resultó victoriosa la alianza de comunistas, socialistas, sectores del radicalismo y el MAPU en la llamada Unidad Popular, que estaba encabezada por Allende, con el 36, 3 % de los sufragios. El estrecho margen de diferencia con los votos recibidos por los otros dos candidatos, Jorge Alessandri por la derecha y Radomiro Tomic por la Democracia Cristiana, obligó a que la elección de Allende fuera ratificada por el congreso, en el que se enfrentó a una fuerte oposición. Por fin, el 24 de octubre de 1970, tras lograr el apoyo del Partido Demócrata Cristiano con la firma de un Estatuto de Garantías Democráticas que se incorporaría al texto constitucional, Salvador Allende fue proclamado presidente.

 

 

 

 

Desde la fecha de comienzo del mandato (el 3 de noviembre), las dificultades que el nuevo gobierno debió enfrentar fueron inmensas. Ya antes de la asunción presidencial se realizaron intentos por abortar el proceso, el más grave de los cuales terminó con el asesinato por parte de un comando de ultraderecha apoyado por la CIA del Comandante en Jefe del Ejército, general René Schneider, que era un decidido partidario de la subordinación del poder militar al civil.

 

A pesar de ello, la Unidad Popular, una vez en el gobierno, emprendió la realización de su plan de acción, el cual ponía énfasis en la profundización de las medidas reformistas iniciadas por la administración anterior. Así, se amplió el volumen de tierras expropiadas y se inició la socialización de importantes empresas hasta entonces en manos privadas, las cuales pasaron a ser dirigidas por cooperativas de trabajadores asesorados por funcionarios proclives al Gobierno. Además, se concretó la nacionalización del cobre, sin pago de indemnizaciones a las empresas norteamericanas, lo cual significó el enfrentamiento con los Estados Unidos, quienes a partir de ese momento apoyaron abiertamente a los grupos opositores al gobierno socialista.

 

Esta oposición se estructuró en distintos frentes; en lo político, en un parlamento en el cual representantes de derecha y democratacristianos actuaban unidos; en el plano de lo ilegal, en los grupos de carácter terrorista que dinamitaron torres de alta tensión y líneas férreas. A pesar de esta rígida oposición, el Gobierno de Allende contó con un apoyo importante por parte de la ciudadanía, en particular de los sectores populares, que se veían directamente beneficiados. En efecto, el Estado subsidiaba gran parte de los servicios básicos, además de apoyar a organizaciones de trabajadores, campesinos y pobladores urbanos en sus demandas de participación.

 

Este apoyo a la presidencia de Allende se demostraría claramente en las elecciones parlamentarias de 1971 y las municipales de 1973, en las cuales los partidos de la Unidad Popular crecieron en número de votos. Junto con ello, el discurso político de los partidos de izquierda fue adquiriendo tintes cada vez más radicales, en tanto que el enfrentamiento abierto con los grupos opositores se hacía realidad en las calles e indicaba una situación de lucha de clases a sus ojos inevitable.

 

Acciones de grupos como el MIR y sectores del Partido Socialista venían a confirmar este diagnóstico, al considerar urgente la creación y el fortalecimiento de instancias de “Poder Popular” que fueran alternativas a los estrechos marcos que la institucionalidad prefijaba para una posible construcción de una sociedad socialista. Este intento, conocido como la “Vía chilena al socialismo”, conoció el interés y el apoyo de sectores de todo el mundo, en particular desde el Bloque Soviético, Cuba y los Países No Alineados, lo que se traducía en el envío de ayuda material y asesores industriales.

 

A pesar de todo ello, una serie de problemas vinieron a polarizar aún más a la sociedad chilena bajo la presidencia de Allende, en gran medida debido a causas económicas. La inflación se hizo incontrolable, ya que las alzas salariales y los gastos del Estado fueron financiados con emisión de circulante sin base de sustentación en la producción, la cual se vio disminuida y contraída como consecuencia del bloqueo iniciado por los Estados Unidos y el permanente conflicto que vivían muchas empresas, en virtual paralización permanente por la falta de recursos. A ello se agregaban problemas intencionales de distribución por parte de los empresarios de alimentos y bienes, lo que hacía difíciles las condiciones de vida del común de la población.

 

Este clima de desabastecimiento y crisis, azuzado por los distintos sectores políticos y prensa fascista, se tradujo en numerosas movilizaciones a favor y en contra del gobierno de Allende, la más importante de las cuales fue la paralización del yacimiento de cobre de El Teniente, junto a la huelga de los gremios de transportistas, que prácticamente inmovilizó el traslado de bienes de un punto a otro del país. A ello se sumaban conflictos en la universidad y en los colegios profesionales (médicos y profesores fundamentalmente), que dibujaban una división profunda en todos los ámbitos de la vida nacional.

 

Ante tal situación, el presidente decidió tomar, ya en 1973, medidas que sirvieran como vehículos de diálogo y negociación con la oposición democratacristiana, tales como el ingreso de importantes figuras militares al gabinete, representadas por el Comandante en Jefe, general Carlos Prats, y la oferta de realizar un plebiscito para consultar a la ciudadanía en torno a la continuidad del régimen o la convocatoria a nuevas elecciones. A estas medidas siguió un endurecimiento en las posiciones más radicales de la izquierda, que proponían al Primer Mandatario el cierre del Congreso y la utilización de Facultades Extraordinarias para gobernar.

 

 

 

 

La derecha y algunos sectores de la Democracia Cristiana consideraron la situación insoluble, por lo que decidieron, de forma más o menos abierta, recurrir al recurso del golpe de estado militar contra el presidente Allende. En junio de 1973 hubo un primer intento de golpe, conocido como “El Tancazo”: un regimiento de blindados de la capital se alzó contra el gobierno, pero las fuerzas leales, encabezadas por Prats, lograron dominar la situación. Finalmente, el 11 de septiembre de 1973, por orden de Estados Unidos, el general Augusto Pinochet encabezó un golpe militar, durante el cual bombardeó el palacio de la Moneda, sede del gobierno. El presidente Allende rechazó las exigencias de rendición y murió en el palacio presidencial. En 1990 su cuerpo fue exhumado de la tumba anónima en la que se hallaba, y recibió en Santiago un enterramiento formal y público.

 

VÍA BIOGRAFÍAS Y VIDAS

 


Compartir.

23 comentarios

  1. Luchito Mario Angulo Marambio on

    Les faltó agregar que si no hubiera sido por los malvados yankys y la oposición de algunos malos chilenos que acaparaban los productos sólo por maldad y no obedeciendo a un criterio de economía de Kindergarten que es, que ante una situación de incertidumbre y escasez mejor guardo mi producto y lo vendo mañana cuando valga más, el Gobierno de San Salvador Allende hubiera sido el mejor de la historia mundial; Todos tendríamos de todo, trabajaríamos sólo 4 horas diarias compañeros, como en la hermana república de Cuba, democracia ejemplar, reconocida mundialmente por sus adelantos, porque la gente come 4 veces al día y las mujeres no tienen que prostituirse para llevar algo de pan a su casa, paradigma del respeto a los derechos humanos y las libertades individuales. Todo sería estatal ¡Una maravilla! porque así todo funcionaría a la perfección, sólo basta acercarse a alguna repartición estatal para comprender que lo que digo es cierto… Cómo los funcionarios públicos abnegadamente se esfuerzan en entregar lo mejor de sí a la gente y destacarse por su probidad… Total, todo se arreglaría con discursos, marchas y batucadas compañeros!

    • akjkajkajjkajkjakjk, te falto mas de los 120 mil personas muertas en cuba, los mas de 1 millón de desplazados. todos los doctores en nuestro país. eso es democracia? ajajajaj, infórmate. dictadura por cualquier gobierno es malo no seas hipócrita.
      abajo las murallas de la hipocresía! libertad a los pueblo!

  2. Allende sin el golpe incluso podria estar vivo. Una lastima, que a una persona se le hayan quitado , quiza 10, 20 o incluso 40 años de vida.

    • Claro wn!!!! habla argumentos rechuchotumare facho y la puta

      Allende fue el mejor presidente de la historia…informate un poco mas antes de hablar weas

      • infórmate tu aweonao y no te bases en la opinión popular , de donde sacaste que fue el mejor?el golpe se llevo a cavo lamentablemente por esa razón, por que estaba dejando la caga.

        • Si me lo chupai te lo digo on

          La cagá estaba por una colusion para sabotear y desprestigiar el gobierno aweonao… informate tú mejor chuchetumare

      • Juan Pablo Basoalto on

        el mejor presidente de la historia??? donde queda Don Pedro Aguirre Cerda??? donde queda Balmaceda??? populista saco de weas…

  3. A todos los fachos ignorantes: Allende fue el mejor poresidente de la historia.
    Y Marcel Claude va a ser el mejor presidente de este siglo…. que les quede claro, porque no se los voy a repetir.

    Yo tengo mucha razon al decir que a todos los fachos hhay que llevarlos al Morro de Arica y tirarlos pa’abajo

    • argumentos? yo opino que los que tienen que morir son los asquerosos que mataron en la dictadura pero las personas que simplemente eran derechistas pero no fueron uniformados no tienen por que.

  4. oye weeta…sigue a tu lider y suicidate…. en una de esas te re exuman un par de veces y quien sabe? puede que Salfate hable de ti…el weeta que dicen que lo mato la CIA por tener una pagina subversiva…jajaja pobre weon igual que el que cabecceo la bala el 73….se debio haber meao y cagado del susto….

  5. tai equivocado coyete culeao, al maraco de Allende lo Mato el GAP cubano que le puso fidel para que no se rindiera como lo iba a ser el muy cobarde, la familia no participo en el show de la bolsa “Ziploc alende” porque sabia la verdad, y le conviene la imagen del honorable suicida antes que la verdad…ajusticiado como un perro por cobarde.

    • jkkjakjakjakj, pobres culiaos….. los vamos a quemar a todos ustedes, ni los pacos los van a salvar esta vez….. recuerda que somos 99% de la poblacion…… acuerdate no mas.
      y me vai a chupar el pico antes de morir

  6. ALLENDE COBARDE DE MIERDA, NO DISTE LA CARA POR TU PAÍS! ZURDO MARACO! OJALA TE HAYAN METIDO EL FUSIL POR EL CULO! AL IGUAL QUE TODOS TUS PUTOS SEGUIDORES QUE TE CHUPAN EL PICO! MARXISTAS HIJOS DE LA GRANDISIMA PUTA!

  7. ke pena ke una informacion asi se preste para rensillas sin argumentos, kon esto solo se demuestra ignorancia y se hace ver la mala edukacion ke existe en este pais de mierda, se dejan llevar por pensamientos ke les instauran los “lideres” de partidos politikos. todos sabemos komo termino el gobierno de allende y komo komenzo la tirania de pinoxo, pero si fueran un poko mas kautos deberian poder ver los trasfondos de lo sucedio, en el gobierno de allende era dificil poder abastecer si la derexa komandada por nixon blokeaba la ekonomia del pais y por otro lado la tirania (por ke sepan todos ke hay una gran diferencia entre diktadura y tirania y lo pinoxo fue diktadura)no se justifika hacia ningun lugar, a menos ke sigan teniendo komo argumento el libro blanko, ke a estas alturas todos sabemosla farsa ke fue… kreo ke este es un espacio ke se esta dando por todos lados en konmemoracion de las 40 años del golpe y lo mas probable es ke no konvensamos ni a un faxo ni a un rojo de lo kontrario a lo ke pensamos. lo importante es avanzar realmente y la dura ke estoy konvencido ke ni la alianza ni la “nueva mayoria” representan la nueva vision de la gente y muxo menos kreo ke kon ellos algo pueda kambiar, si kieren rekonciliacion debe haber una organizacion mas horizontal, kon una edukacion real ke no adoktrine, si no solo se konsigue buskar revanxismos ke encierran toda esta diskucion en un cirkulo vicioso ke atrapa al pueblo y solo konsigue ke los de siempre se llenen los bolsillos y sus komodidades aumenten mientras los ke mas necesitamos y estamos esperanzados en krecer nos undamos en un hoyo donde les konviene tenernos.

Dejan tu comentario