Todo lo que querías saber sobre el FRAUDE de la Reforma Tributaria, explicado con manzanitas

8

Reforma tributaria congreso Nacional

 

 

Era más que lógico que una Reforma Tributaria realizada entre cuatro paredes, de espaldas a la gente y pactada con la extrema derecha iba a ser cualquier cosa menos beneficiosa para el pueblo. De hecho, como será de mala que los empresarios en un arrebato de alegría aseguraron que eran «el papá de esa guagua» y hasta la UDI expresó su felicidad con ella.

 

Un excelente artículo de Ciper Chile desglosó cuales fueron los cambios gracias al «acuerdo» y reveló que la Reforma Tributaria quedó mucho peor de lo que todos pensábamos. Donde incluso, aumentará la elusión de los grandes empresarios. Parte del artículo señala:

 

 

FONTAINE, EL BRAZO ARMADO DE LOS GRANDES EMPRESARIOS Y LA UDI

 

Los insertos de dos páginas publicados el fin de semana del 6 de julio en los principales diarios del país abogando por “una reforma a la reforma tributaria”, parecieron un último intento de Bernardo Fontaine (director de Bicecorp, el brazo financiero del grupo Matte, además de La Polar y Embonor) por presionar por cambios a un proyecto que a su juicio traería serios daños a la economía. Pero Fontaine no era un outsider que necesitaba pagar insertos para hacer escuchar su opinión.

 

Mientras los chilenos leían el controvertido aviso en los diarios, Fontaine estaba reunido con la cúpula del Ministerio de Hacienda en casa de su hermano Juan Andrés, ex ministro de Economía de Sebastián Piñera, sellando el protocolo que cambiaría el rumbo de la reforma tributaria. Hasta su ingreso al gobierno de Sebastián Piñera, Juan Andrés Fontaine era uno de los hombres de confianza del Grupo Luksic, pues integraba los directorios de Quiñenco y Banco de Chile. Hoy es director de Embotelladora Andina y Sigdo Koppers, además de consejero del Instituto Libertad y Desarrollo, ligado a la UDI.

 

 

TODO PARA LOS GRANDES EMPRESAS

 

Un punto el ministro Arenas ha repetido una y otra vez: después del protocolo la reforma de todos modos recaudará los US$ 8.200 millones requeridos para financiar la reforma educacional. La insistencia se debe a que expertos de todos los sectores lo han puesto en duda. El economista de la Universidad de Maryland Ramón López, explicó a CIPER que, con la información disponible hasta ahora, él estima que la recaudación podría ser hasta un 25% menor a lo esperado por el gobierno. No se conoce aún un informe financiero del Ministerio de Hacienda que sustente la convicción de Arenas y sólo se podrá hacer un cálculo preciso cuando se presenten las indicaciones al proyecto, pero las dudas ya están instaladas.

 

Una potencial menor recaudación podría originarse en el nivel de elusión y evasión que emergen de los cambios a la reforma tributaria negociados con la derecha. Tanto Ramón López como Claudio Agostini expresaron a CIPER su temor por los enormes espacios de evasión y elusión que se abren con los nuevos cambios que estipula el protocolo de acuerdo. “Yo debería estarme frotando las manos, porque esto será mucha más pega para los abogados tributaristas, pero la verdad es que la propuesta es tan compleja que me preocupa su efecto”, comenta un experto, quien reconoce que los cambios serán terreno fértil para la “ingeniería tributaria”, y por lo tanto, focos de nuevas formas de elusión.

 

 

SE ACABA EL FUT, PERO CREAN OTRO SIMILAR

 

La propuesta original terminaba con el cuestionado Fondo de Utilidad Tributaria (FUT), aumentaba la tasa del impuesto a las empresas de un 20% a un 25%, y bajaba el tramo máximo del impuesto a las personas de 40% a 35%.  El nuevo acuerdo sin embargo, entrega a los contribuyentes la posibilidad de usar ese esquema o de optar por un régimen alternativo nuevo. En este segundo sistema, la tasa de impuesto a las empresas será de 27% en vez de 25%, y sólo el 65% del pago sobre las utilidades retiradas se descontará como crédito sobre el impuesto global complementario (en vez de 100%, como es actualmente). Es por eso que se le ha llamado “sistema parcialmente integrado” y es el primer punto del protocolo, piedra angular del acuerdo.

 

Al contemplar un tratamiento tributario especial para las utilidades reinvertidas, el sistema parcialmente integrado se presenta en el protocolo como un incentivo a la inversión. Se incorpora además, un incentivo al ahorro de las empresas que vendan hasta 100.000 UF (unos US$ 4,5 millones), las que podrán deducir como gasto el 20% de las utilidades que reinviertan: hasta 4.000 UF ($96,2 millones), si es que optan por el régimen de renta atribuida; y 50% si es que optan por el régimen parcialmente integrado.

 

Según los cálculos del economista de la Universidad de Maryland, Ramón López, el régimen semi integrado será el elegido por la gran mayoría de las empresas, lo que implicará recaudar unos US$1.000 millones menos que lo proyectado originalmente. López explica que el impuesto efectivamente pagado es actualmente de alrededor de 24% (considerando que se distribuye el 33% de las utilidades). En la práctica, la tasa subía a 35% con la fórmula de renta atribuida, pero aumenta sólo a 27% con el sistema semi-integrado. Eso en el papel, pues como recalca López, la elusión del impuesto a la renta es de alrededor del 50% y el pago efectivo de impuestos hoy es en realidad de 13.5%. “Y es muy probable que la tasa de evasión, lejos de mejorar, empeore”, recalca.

 

 

LAS FALSAS PYMES

 

“Modificaremos la denominación de este artículo que en adelante se llamará “Artículo 14 TER (PYME)”, dice un peculiar punto del protocolo que bautiza así uno de los acápites de la Ley de Impuesto a la Renta con el nombre de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). Este es uno de los sectores que hizo un fuerte lobby para conseguir cambios a la reforma tributaria. El 14 TER es uno de los artículos de la ley que permite a las empresas pequeñas llevar una contabilidad simplificada. La reforma original eliminaba otros artículos que eran flancos de evasión y elusión y concentraba todo en este, triplicando el monto de ventas permitido de 5.000 UTM ($210 millones) a 25.000 UF ($600 millones), techo que el protocolo de acuerdo duplicó hasta llevarlo a las 50.000 UF ($1.200 millones, poco más de US$ 2 millones). El capital inicial, en tanto, subió de las 6.000 UTM ($250 millones) que exige hoy la ley, a 60.000 UF ($1.440 millones).

 

“No estamos hablando del kiosco de la esquina precisamente”, bromea Agostini, quien cree que nuevamente, esta ampliación abre espacios grandes a la elusión. No sólo se multiplicó el número de beneficiarios, sino que se estableció que los socios de estas empresas tendrán “la opción de eximirse del pago del impuesto de primera categoría”. Ramón López coincide y añade que, “esta es otra ventana más que va a permitir disfrazarse de Pyme y de nuevo no pagar nada de impuestos, porque si no distribuyen utilidades, pagan cero.”.

 

Esto va justo en la dirección opuesta de lo que uno quiere hacer, que es idealmente acercar las tasas (de primera categoría y global complementario) para evitar incentivos a que se disfracen los ahorros personales como utilidades de empresas. Pero cuando dices que el pago es voluntario, separas al máximo las tasas: ahora es cero si decides que no pagas y si pagas, es hasta 35% para los más ricos. Es realmente sorprendente, es abrir un espacio de elusión enorme –enfatizó Claudio Agostini a CIPER.

 

 

RENTA PRESUNTA: EL TRIUNFO DE LA SNA

 

Si hay un punto del protocolo de acuerdo donde se puede identificar el resultado de un lobby poderoso, es en la ampliación del uso de la renta presunta. Este beneficio rige actualmente para la agricultura, minería, explotación de bienes raíces y transporte. Permite que las pequeñas empresas tributen solamente el 10% del valor de sus vehículos, predios o ventas mineras, según corresponda, independientemente de sus utilidades.

 

El proyecto original de reforma tributaria derogaba este beneficio. “Se han prestado en algunos casos para eludir impuestos, pero también para que contribuyentes tributen aún teniendo pérdidas”, decía el mensaje presidencial que acompaña a la reforma. Y creaba un nuevo sistema exclusivamente para las microempresas, identificadas como aquellas que venden menos de 2.400 UF ($57 millones). El protocolo de acuerdo sube el techo, estableciendo 5.000 UF ($120 millones) en el caso de transporte, 9.000 UF ($216 millones) en agricultura y 17.000 UF ($408 millones) para la minería. El acuerdo permite también que se acojan personas o sociedades, y modifica las normas que buscaban limitar el abuso de la renta presunta por la vía de poner límites al parentesco de que quienes acceden al beneficio, estableciendo ahora que el nuevo criterio será determinar si hay o no control o administración conjunta.

 

El economista Claudio Agostini es muy crítico del uso de la renta presunta en general y de esta ampliación en particular. “Nadie en el mundo académico defiende la renta presunta, porque la evidencia es que es un mecanismo de elusión grande y que las empresas que lo usan tienen un incentivo a no crecer, y si crecen, a volverse informales”, explica. Para Agostini, la renta presunta ya no se justifica en Chile, y al relajar los límites a los lazos familiares, lo que pasará es que se van a crear varias empresas con distintos montos de participación para que no haya control conjunto, lo que aumentará la elusión.

 

La Sociedad Nacional de Agricultura fue la organización que con más fuerza defendió la renta presunta. Según Agostini, esa organización gremial utilizó “datos mentirosos”, pues argumentó que el 99% de las empresas agrícolas en Chile son Pymes cuando se trata de “Pymes de papel”, creadas justamente para acogerse a la renta presunta y pagar menos impuestos. Además, explica que los datos del SII demuestran que el 86% de las utilidades de esas empresas pertenece al 8% más rico de Chile, que así se las arreglan para pagar la mitad de lo que les correspondería. “Eso la SNA no lo dice. Los datos son bien escandalosos y de verdad me parece indefendible”, enfatiza.

 

Coincide Ramón López: “Con esta modificación (incluida en el protocolo de acuerdo) se abre una ventana de elusión mucho más amplia que la que ya existía y que obviamente se va a usar. Eso, combinado con la cirugía que se le hizo en el protocolo a Impuestos Internos, que disminuyó su capacidad de controlar, es dramático”.

 

 

 

EN RESUMEN: POLÍTICOS HACIENDO LEYES DE LA MANO DE LA DERECHA PARA BENEFICIAR, COMO SIEMPRE, A LOS GRANDES EMPRESARIOS

 

Y SIGUEN LLAMANDO A VOTAR POR ELLOS, Y LA GENTE SIGUE FELIZ PENSANDO QUE «LOS REPRESENTAN»

 

 

 

 

ACÁ PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

 

 

 

 

Compartir.

8 comentarios

  1. Es mejor de lo que creia, el contador me dice que con la reforma estamos super bien y que incluso con algunos pequeños ajustes y una restructuracion menor hasta podria quedar excento, habra que ver como termina todo.

    como siempre hay que saber hacerla, ponerse en todos los escenarios y aprovechar las oportunidades del sistema, a rio revuelto ganacia de pescador, en todo caso todos sabemos que no tocaran al sistema financiero, asi se pacto asi que el resto importa un pucho.

    perdieron los resentidos, llorones y agoreros que tendran que sguir dando pena con su discurso asistencialista y pobreton.

  2. Pusilánimes, vendidos y corruptos estos políticos de la concertación. Basta que los fachos le muestren una moneda o le metan cuco, para que inmediatamente se bajen los pantalones.

    Nuevamente, gracias a los votados como «representantes del pueblo» permiten perpetuar en el poder a los turbios de la ABIF, SNA, CChC, CPC, SOFOFA, etc.

    Lamentablemente las verdaderas PYME -que somos los que realmente trabajamos en este país-, sólo nos suben los impuestos y de posibilidad de inversión / ahorro ni hablar…

    CONCERTA-ALIANZA: TRAIDORES DEL PUEBLO QUE LOS VOTÓ

  3. ¿Y esperaban algo distinto de la «Nueva Mayoría»? 4 años perdidos, Allende se revuelca en su tumba (así como también el general Bachelet y los políticos decentes de la UP que intentaron cambios en favor de los habitantes de esta región del planeta).

Dejan tu comentario