Cuando la burguesía ve que el poder se les escapa de las manos, recurre al fascismo para mantener sus privilegios

4

burguesía policia capitalismo

 

Vía UCPLR

 

El 21 de julio de 1936, tres días después del alzamiento militar encabezado por Franco, Buenaventura Durruti organiza en Barcelona una campaña masiva de reclutamiento de voluntarios con el fin de formar columnas populares de milicianos que combatan a los insurgentes. El 24 de julio, la legendaria «Columna Durruti» salía de Barcelona con destino a Aragón. La integraban cuatro mil voluntarios.

 

Poco antes de partir hacia el frente, Durruti, (quien también tiene su historia en Chile), fue entrevistado por el periodista canadiense Von Passen y sus palabras publicadas en el periódico Toronto Star. En ella explica, de manera práctica, como los Gobierno jamás lucharán contra el fascismo, de hecho, siempre recurrirán a él en momentos de crisis.

 

«No hay gobierno en el mundo que luche contra el fascismo para destruirlo. Cuando la burguesía ve que el poder se les escapa de las manos, recurre al fascismo para mantener sus privilegios. Es lo que ha ocurrido en España. Si el gobierno republicano hubiera deseado de verdad poner fuera de combate a los fascistas, hace ya tiempo que lo habría podido hacer. En lugar de combatirlos a fondo, no ha hecho más que buscar compromisos y acuerdos»

 

«Esos señores, como demócratas burgueses que son, no pueden tener otras ideas que las que profesan. Pero el pueblo, la clase obrera, no se engaña. Los trabajadores saben lo que quieren. Nosotros luchamos no por el pueblo, sino con el pueblo, es decir, por la Revolución. Somos conscientes de que en esta lucha estamos solos y que no podemos contar más que con nosotros mismos«

 

«No hay gobierno alguno que desee ayudar a una revolución proletaria. Sin embargo, es posible que las rivalidades que existen entre los distintos imperialismos puedan influir en nuestra lucha. Franco, por ejemplo, es indudable que hará lo que pueda para poner a Alemania contra nosotros. Pero esto, al fin de cuentas, no es lo más importante, como ya he dicho antes, no esperamos ayuda de nadie, ni siquiera de nuestro gobierno»

 

¿Les suena familiar la historia? Pasan las años, pero hay cosas que jamás cambian

 

Compartir.

4 comentarios

  1. En el marxismo la revolución se entiende como una larga, compleja y contradictoria marcha de transformación sistémica. Entonces, es necesario el cambio estructural si lo que se busca es reconstruir la sociedad en términos más equilibrados, bajo los dictámenes de esa «dictadura del proletariado» que precisamente lo es porque son los trabajadores los que asumen el poder de decisión y así logran imponer sus propias demandas de clase. Lo importante es que esta «dictadura del proletariado» es finalmente democrática porque reivindica los intereses de la mayoría siendo de este modo su objetivo principal el bienestar común. De ahí la importancia del compromiso del pueblo en la gestión del gobierno.

    Por otro lado, la revolución no solo es «permanente» desde el momento en que es una batalla constante, que se libra todos los días y en cada espacio, también desde la perspectiva de convertirse en una continua evolución del hombre, sino que además es un cambio global. Ocurre que aunque los trabajadores no hemos sido capaces de organizarnos políticamente a nivel mundial, en una nueva Internacional por ejemplo, el capital si está plenamente globalizado. Es decir, la revolución implica evolucionar, en ese aspecto es permanente y por último es global porque no puede circusncribirse al «socialismo en un solo país» y a su correspondiente estalinismo. Trotski tuvo la razón, fue quien mejor desarrolló el concepto de «revolución» a partir de Marx y Engels.

  2. Escipión Emiliano on

    Exacto, justamente el fascismo en su mas pura versión es lo que utilizan las oligarquías en el poder en los países socialistas…prohibición de sindicatos, de libertad de prensa, de libertad de opinión, de educación, etc, etc.

    De hecho en la actualidad en Cuba, China, y algún par mas que quedan por ahí, hasta la internet está censurada.

    Los partidos políticos también están prohibidos (cómo en todos los casos mencionados, existe el chanterío ya que hay sindicatos, prensa, partidos, etc «oficiales» que son los únicos permitidos) las elecciones, cuando las hay, son por un solo candidato.

    Así que para ver ejemplos de fascismo hay que ver a las oligarquías que gobiernan esos países.

    Si Franco hubiese sido derrotado en España, los asesinatos posteriores a la guerra, sin problemas habrían sido de un millón, las fronteras con Francia y Portugal habrían terminado convertidas en campos minados y alambradas de púas…y la oligarquía gobernante habría seguido hasta el 1989…50 años de esclavitud.

Dejan tu comentario