Gramsci: «El trabajador debe negarse a colaborar con el periódico burgués»

6

 prensa burguesa ctm vendidos

 

 

Estos son los días en que los periódicos se anuncian para captar suscriptores. Los directores de la prensa burguesa ordenan los aparadores, le dan brillo a su logotipo y buscan llamar la atención de los transeúntes (es decir, el lector) para vender su producto. El producto es ese pedazo de papel de cuatro o seis páginas que cada mañana y tarde pretende inyectar en el espíritu del lector el modo de percibir y juzgar los hechos de la actualidad política, mismos que convienen a los intereses de los productores y vendedores del papel impreso.

 

Queremos discutir con los trabajadores sobre la importancia y la relevancia del hecho, que parece tan inocente, que es elegir el periódico al que nos suscribimos. Es una decisión llena de mañas y peligros que se debe hacer conscientemente, con prudencia y previa reflexión. Ante todo, el trabajador debe negarse a colaborar al sostenimiento del periódico burgués. Tiene que recordar siempre, siempre, siempre, que el periódico burgués (cualquiera que sea su matiz) es un instrumento de lucha impulsada por ideas e intereses contrarios a los suyos.

 

El contenido de la prensa está influenciado por una idea: el servicio de la clase dominante, lo que inevitablemente se traduce en una cosa: luchar contra la clase trabajadora. De hecho, del primer al último renglón, el periódico burgués adopta y revela esta preocupación. Pero lo mejor de todo, es decir lo malo, está en el hecho de que en lugar de pedir dinero a los ricos para sostener su propia defensa, los periódicos burgueses logran en cambio financiarse por la misma clase a la que combaten. Y los obreros les pagan con prontitud y generosidad.

 

Cientos de miles de trabajadores dan todos los días sus monedas a la prensa burguesa y por lo tanto lo fortalecen ¿Por qué? Si usted le pregunta a un trabajador con un periódico burgués en el tram o en la calle, escucharía la respuesta: «Porque necesito saber qué cosas están sucediendo». Jamás se le ocurrió que las noticias son expuestas con un arte que dirige su pensamiento y manipula su mente de una manera determinada. Pero al mismo tiempo él sabe que este diario es conservador, que tal persona es un arribista, y que el tercero, cuarto, y quinto están vinculados a grupos políticos que tienen intereses directamente opuestos a los suyos.

 

Todos los días, los trabajadores pueden ver por sí mismos que los periódicos burgueses relatan hasta los hechos mas simples de un modo en el que favorecen a la clase burguesa en perjuicio de la clase obrera. ¿Si estalla una huelga? Para la prensa burguesa los trabajadores están equivocados. ¿Hay una manifestación? Los manifestantes, simplemente porque son trabajadores, son siempre los revoltosos, los intransigentes, los delincuentes.

 

¿El Gobierno aprueba una ley? Siempre es buena, útil y justa, incluso si se trata de lo contrario. ¿Se desarrolla una lucha electoral, política o administrativa? Los solicitantes y los mejores programas son siempre las de los partidos burgueses. No hablaremos de todos los hechos que los periódicos burgueses o censuran, o tergiversan o falsifican para poder engañar, ilusionar, y mantener en la ignorancia a sus lectores. Sin embargo, la aprobación cómplice del trabajador al periódico burgués no tiene límites. En necesario reaccionar a ella y mostrar trabajador el análisis exacto de la realidad.

 

Hay que decir y repetir que el dinero mal gastado que cae en las manos del vendedor de periódicos es un proyectil más entregado al periódico burgués que lo disparará después, en el momento oportuno, en contra de las masas trabajadoras.  Si los trabajadores se convencieran de esta verdad elemental, aprenderían a boicotear la prensa burguesa con la misma firmeza y disciplina con que la burguesía boicotea las publicaciones de los trabajadores, es decir, la prensa socialista. No dar ayuda de dinero a la prensa burguesa que es su enemiga: este debe ser nuestro grito de guerra en este momento caracterizado por las campañas de suscripciones promovidas por todos los periódicos burgueses.

 

A. Gramsci. Los periódicos y los trabajadores

 

Compartir.

6 comentarios

  1. Hernan Viveros on

    Jajaj y pensar que gramsci lo dijo hace casi cien años, y la vigencia de tal concepcion respecto a la prensa sigue mas vigente que nunca, los fachos qls no han cambiado su decimononica vision de mundo, como dice nuestro viejo y querido indio: «HAY QUE QUEMARLOS A TODOS»

  2. El punto es ¿cómo se puede lograr convencer al ciudadano promedio de que los medios de «comunicación» masivos realmente son medios de distorsión informativa? Llega a dar coraje la fidelidad que tiene la pobre gente con la TV y diarios.

    Recién cuando el perjurio, la omisión y la distorsión informativa sean castigados, podríamos pensar en medios de información veraces. Pero para ello, tendríamos que promulgar leyes y pasar por los «honorables» -> CIRCULO VICIOSO QUE ESTA «DEMOCRACIA», NO PODRÍA ROMPER

  3. Esos instrumentos de las clases dominantes no hay que comprarlos, ¡NO hay que comprarlos!, ni siquiera para limpiar el piso de las orinas de los perros.

  4. Tan Llorones estos weones, se quejan de que las noticias están manipuladas y no sedan cuenta de que su propio medio presenta las noticias como quiere,…Me Explico…, con una mensaje tóxico y sensacionalista de por medio solo logrando marcar el odio y rencor hacia una ideología, y sin tener razón alguna, tratándonos de ignorantes como si no supiéramos reconocer aquello en una noticia…y así Gamba…dice ser del pueblo…

  5. Hay que ver como las oligarquías manejaban la prensa en los países comunistas de Europa, hasta que les llegó la PLR cuando en Polonia la clase trabajadora se organizo tras el sindicato «Solidaridad» con Lech Walesa para darloe la PLR al comunismo y sus oligarquías.

    Acá operan así en Cuba y Venezuela.

    En USA hay cientos de revistas con ideas de izquierda y miles de sitios web.

    En Cuba está prohibido pensar diferente.

    Acá «El Siglo» contrató a rompehuelgas el 2013.

Dejan tu comentario