Eduardo Galeano: “El poder jamás confiesa que está en guerra contra los pobres que genera”

17

eduardo galeano

 

Vía La Voz de San Carlos

 

En la era de la privatizaciones y el mercado libre, el dinero se propone gobernar sin intermediarios. ¿Cuál es la función que se atribuye al Estado? El Estado debe ocuparse de la disciplina de la mano de obra barata, condenada a salarios enanos, y a la represión de las peligrosas legiones de brazos que no encuentran trabajo: un Estado juez y gendarme, y poco más. De los otros servicios públicos, ya se encargará el mercado, y de la pobreza, gente pobre, regiones pobres, ya se ocupará Dios, si la policía no alcanza. La administración pública sólo puede disfrazarse de madre piadosa muy de vez en cuando, atareada como está en consagrar sus menguadas energías a las funciones de vigilancia y castigo. En el proyecto neoliberal, los derechos públicos se reducen a favores del poder, y el poder se ocupa de la salud pública y de la educación pública como si fueran formas de la caridad pública.

 

Mientras tanto, crece la pobreza y crecen las ciudades y crecen los asaltos y las violaciones y los crímenes. La explosión del delito se ve en las calles, aunque las estadísticas oficiales se hagan las ciegas, y los gobiernos latinoamericanos confiesan, de alguna manera, su impotencia. Pero el poder jamás confiesa que está en guerra contra los pobres que genera, en pleno combate contra las consecuencias de sus propios actos. “La delincuencia crece por culpa del narcotráfico”, suelen decir los voceros oficiales, para exonerar de responsabilidad a un sistema que arroja cada vez más pobres a las calles y a las cárceles y que condena cada vez más gente a la desesperanza y la desesperación.

 

Las cumbres irradian el mal ejemplo de su impunidad. Se castiga abajo lo que se aplaude arriba. El robo chico es delito contra la propiedad, el robo en gran escala es derecho de los propietarios: uno es asunto del Código Penal, el otro pertenece a la órbita de la iniciativa privada. El poder, que elogia al trabajo y a los trabajadores en sus discursos pero los maldice en sus actos, sin pudor alguno recompensa la deshonestidad y la falta de escrúpulos. La respetable tarea tiene por cómplices a los grandes medios de comunicación, que mienten callando casi tanto como mienten diciendo.

 

Y mientras el poder enseña impunidad, esos grandes medios, y sobre todo la televisión, difunden mensajes de violencia y de consumismo obligatorio. Una reciente investigación universitaria reveló que los niños ven, cada día, cuarenta escenas de violencia en la pantalla chica. ¿Cuántas escenas de consumismo ven? ¿A cuántos ejemplos de despilfarro y ostentación asisten cada día? ¿Cuántas órdenes de comprar reciben los que poco o nada pueden comprar? ¿Cuántas veces por día se les taladra la cabeza para convencerlos de que quien no compra no existe, y quien no tiene, no es? Paradójicamente, la televisión suele trasmitir discursos que denuncian la plaga de la violencia urbana y exigen mano dura, mientras la misma televisión imparte educación a las nuevas generaciones derramando en cada casa océanos de sangre y de publicidad compulsiva: en este sentido, bien podría decirse que sus propios mensajes están confirmando su eficacia mediante el auge de la delincuencia.

 

Las fábricas de opinión pública echan leña a la hoguera de la histeria colectiva, y mucho contribuyen a convertir la seguridad pública en obsesión pública. Cada vez tienen más ecos los gritos de alarma que se pronuncian en nombre de la población indefensa ante el acoso del crimen. Se multiplican los asustados, y los asustados pueden ser más peligrosos que el peligro que los asusta. Para acabar con la falta de garantías de los ciudadanos, se exigen leyes que suprimen las garantías que quedan; y para dar más libertad a los policías, se exigen leyes que sacrifican la libertad de todos los demás.

 

pobres carcel delito 2

 

No sólo los vividores de la abundancia se sienten amenazados. También la clase media, y también numerosos sobrevivientes de la escasez: pobres que sufren el asalto de otros pobres más pobres o más desesperados. En sociedades que prefieren el orden a la justicia, hay cada vez más gente que aplaude el sacrificio de la justicia en los altares del orden: hay cada vez más gente convencida de que no hay ley que valga ante la invasión de los fuera de la ley. Hay un clamor creciente por la pena de muerte en la opinión pública de varios países latinoamericanos; se considera normal la tortura del delincuente común, o de quien tenga cara de; y llama la atención el silencio de algunos organismos de derechos humanos, en países donde la policía tiene la costumbre de arrancar confesiones mediante métodos de tortura idénticos a los que las dictaduras militares aplican contra los presos políticos.

 

Presos: las dictaduras militares ya no están, pero las frágiles democracias latinoamericanas tienen sus cárceles hinchadas de presos. Los presos son pobres, como es natural, porque sólo los pobres van presos en países donde nadie va preso cuando se viene abajo un puente recién inaugurado, cuando se derrumba un banco vaciado por los banqueros o cuando se desploma un edificio construido sin cimientos. Cárceles inmundas, presos como sardinas en lata: en su gran mayoría, son presos sin condena. Muchos, sin proceso siquiera, están ahí no se sabe por qué. Si se compara, el infierno del Dante parece cosa de Disney. Continuamente, estallan motines en estas cárceles que hierven. Entonces las fuerzas del orden cocinan a tiros a los desordenados y de paso matan a todos los que pueden, con lo que se alivia la presión de la superpoblación carcelaria -hasta el próximo motín.

 

Los hechos se burlan de los derechos. Retrato de América Latina al fin del milenio: ésta es una región del mundo que niega a sus niños el derecho de ser niños. Los niños son los más presos entre todos los presos, en esta gran jaula donde se obliga a la gente a devorarse entre sí. El sistema de poder, que no acepta más vínculo que el pánico mutuo, maltrata a los niños. A los niños pobres los trata como si fueran basura. Y a los del medio los tiene atados a la pata del televisor.

 

Muchos antes de que los niños ricos dejen de ser niños y descubran las drogas caras que aturden la soledad y enmascaran el miedo, ya los niños pobres están aspirando pegamento. Mientras los niños ricos juegan a la guerra con balas de rayos láser, ya las balas de plomo acribillan a los niños de la calle. Algunos expertos llaman “niños de escasos recursos” a los que disputan la basura con los buitres en los suburbios de las ciudades. Según las estadísticas, hay setenta millones de niños en estado de pobreza absoluta, y cada vez hay más, en esta América Latina que fabrica pobres y prohíbe la pobreza. Entre todos los rehenes del sistema, ellos son los que peor la pasan. La sociedad los exprime, los vigila, los castiga, a veces los mata: casi nunca los escucha, jamás los comprende.

 

Nacen con las raíces al aire. Muchos de ellos son hijos de familias campesinas, que han sido brutalmente arrancadas de la tierra y se han desintegrado en la ciudad. Entre la cuna y la sepultura, el hambre o las balas abrevian el viaje. De cada dos niños pobres, uno trabaja, deslomándose a cambio de la comida o poco más: vende chucherías en las calles, es la mano de obra gratuita de los talleres y las cantinas familiares, es la mano de obra más barata de las industrias de exportación, que fabrican zapatillas o camisas para las grandes tiendas del mundo. ¿Y el otro? De cada dos niños pobres, uno sobra. El mercado no lo necesita. No es rentable, ni lo será jamás. Y quien no es rentable, ya se sabe, no tiene derecho a la existencia. El mismo sistema productivo que desprecia a los viejos, expulsa a los niños. Los expulsa, y les teme. Desde el punto de vista del sistema, la vejez es un fracaso, pero la infancia es un peligro.

 

En muchos países latinoamericanos, la hegemonía del mercado está rompiendo los lazos de solidaridad y está haciendo trizas el tejido social comunitario. ¿Qué destino tienen los dueños de nada en países donde el derecho de propiedad se está convirtiendo en el único derecho sagrado? Los niños pobres son los que más ferozmente sufren la contradicción entre una cultura que manda consumir y una realidad que lo prohíbe. El hambre los obliga a robar o a prostituirse; pero también los obliga la sociedad de consumo, que los insulta ofreciendo lo que niega. Y ellos se vengan lanzándose al asalto. En las calles de las grandes ciudades, se forman bandas de desesperados unidos por la muerte que acecha.

 

Entre una punta y la otra, el medio. Entre los que viven prisioneros del desamparo y los que viven prisioneros de la opulencia, están los niños que tienen bastante más que nada, pero mucho menos que todo. Cada vez son menos libres los niños de clase media. Les confisca la libertad, día tras día, la sociedad que sacraliza el orden mientras genera el desorden. En estos tiempos de inestabilidad social, cuando se concentra la riqueza y la pobreza se difunde a ritmo implacable, ¿quién no siente que el piso cruje bajo los pies?

 

La clase media vive en estado de impostura, simulando tener más que lo que tiene, pero nunca le ha resultado tan difícil cumplir con esta abnegada tradición. Está, hoy por hoy, paralizada por el pánico: el pánico de perder el trabajo, el auto, la casa, las cosas, y el pánico de no llegar a tener lo que se debe tener para llegar a ser. Nadie podrá reprocharle mala conducta. La sufrida clase media sigue creyendo en la experiencia como aprendizaje de la obediencia, y con frecuencia defiende todavía al orden establecido como si fuera su dueña, aunque no es más que una inquilina del orden, más que nunca agobiada por el precio del alquiler y el pánico al desalojo.




Compartir.

17 comentarios

    • GUACHO DEFORME UPELIENTO on

      Cállate pendejo culiao

      anda a jugar tus cagas de juegos de nerd y deja de poner tantas estupideces

      dile también a tu wea de mamá facha pobre que te saque el internet pa que salgas a la calle y te des cuenta de las cosas Chile no es como te conto tu papi milico

      pobre weon

      • ah pero quien mierda te crees pobre gusano

        pobre imbecil aun cree que la izquierda vale algo

        PEGATE UN TIRO AWEONAO!

        • ah pero quien mierda te crees pobre gusano

          si postes aca defendiedo la ideologia deresha y gratis eres muy aweonao no sabes
          que tu misma ideologia postula que nada es gratis
          que no LEES a tus ideologos
          la ayn rand el friedman el hayeck y hasta el fleto gusman e todo se paga nada es gratis para el perraje y tu muy sacocacha un mercenario digital gratis
          ja ja
          o si posteas pagado ojala te paguen bien como politico del penta o como en caval
          por que de lo contrario serias el aweonao mas grande del mundo

    • sale a la calle jil, se nota que no sabes lo que es ganarse las monedas, como todavía comes colados que le compra la mami…

    • Tú eres la consecuencia de la ideología de mercado, el que escucha y reproduce el que cree que piensa por qué escucho un pensamiento… Y lo tomo, no pregunto, no ejército, tan solo una copia más, otro producto que sólo piensa en si mismo y se caga de miedo con el cambio por temor a perder lo poco que tiene y no entiende nada, no sabe nada (historia, política, filosofía etc.) solo odia.

  1. CRISTOBAL COLON on

    Los pobres, los pobres, siento tanta tristeza por los pobres y clase media baja. Los pisotean siempre, siempre, pero son muy inteligentes. Toda la culpa la tienen “los ricos”, que gente más mala, que detestable que son los “cuicos”. Odio a los “fachos pobres”, ¿qué se creen?, ¿cómo se les ocurre no ser como yo?, LOS ODIO, LOS ODIO EN SERIO. En esta vida compañero, hay que tener complejos de inferioridad, SÍ! y ser socialista/comunista o algo así, VIVA ALLENDE!, VIVA ALLENDE! el héroe, el hombre más inteligente, y PINOCHET era un imbécil, un asesino, está muerto pero lo odio!, lo odio! y lo seguiré odiando! (SÍ! y mis hijos también). AMO AL PUEBLO Y A LOS “TRABAJADORES” Y QUE VIVAN LOS POBRES!
    Columna de un socialista sacowea,
    Tribu urbana, Chile.
    Difundida por CRISTOBAL COLON.

  2. Que risa leer a los fachos culiaos, que se mofan de Galeano.

    Hablan de Allende, de Galeano… pero sin ningun argumento valido..

    Galeano…. al igual que Chomsky, son verdaderos maestros del conocimiento, un nivel cultural y de conciencia superior al resto..

    Un aborigen de aqui en Canada me dijo que no era recomendable socializar con personas de nivel de conciencia inferior, porque terminaba en un quiebre, un choque……

    Por eso fachos culiaos: abran la mente aweonaos…. como pueden ser tan miserables…. tan cabezas chatas, aprovechen esta oportunidad que les dieron para vivir, para aprender cosas.

    Entre Pirana y Evo Morales = prefieren a Pirana
    Entre Galeano y Vargas LLosa = prefieren a Vargas Llosa
    Entre Pinochet y Allende = Pinochet
    Entre Milton Friedman y Marx = Friedman

    No se dan cuenta? porque se comprometen con ideas o personajes oscuros?

    Yo entiendo que existen distintos puntos de vista, matices…. pero no podis andar tan perdido….

    weones imbeciles, ni la hoguera se merece que le tiren un facho….

    La unica comparacion que puedo hacer es que se parecen a los orcos…. solamente con el pelo rubio.

    Grande Galeano!, tus ideas viviran por siempre!, las ideas no mueren, las palabras se la lleva el viento pero permanecen en nuestras mentes.

  3. Rorro_Pancho on

    Excelente texto, lastima que fachos pobres posteen puras weas, fachos pobres y pobres de mente, en fin pobres weones solamente.

  4. Notable la furiosa defensa del puto imperialismo que hacen sus perros chicos
    En todo caso quienes defienden el podrido sistema siempre son puras ratas.
    “Egoismo racional” y “posverdad” le llaman…paa justificar el robo del valor del trabajo de los pobres

Dejan tu comentario