Desempleo Estructural: La fábrica de cesantes del capitalismo

25

trabajadores capitalismo 2

 

Vía Rebelión e Internationalism

 

Como escribió Don Carlos en «Das Kapital», la búsqueda por parte de las empresas de los beneficios y la productividad, les lleva a necesitar cada vez menos trabajadores, relativamente, al introducir nuevas técnicas e inventos, lo que crea un «ejército industrial de reserva» de mano de obra de parados cada vez más empobrecidos. «La acumulación de riqueza en un polo es, por tanto, al mismo tiempo acumulación de miseria en el otro polo».

 

Este proceso descrito por Marx es en la actualidad visible en todo el mundo, particularmente con los esfuerzos que realizan las compañías de EE.UU. para reducir los costos y conseguir que sigan aumentando las ganancias corporativas como parte de la producción económica total de más alto nivel, como venía ocurriendo en las últimas seis décadas. La tasa de desempleo varía según sus intereses, (con la economía en manos de tan pocos no les resulta muy difícil aumentar o disminuir las cifras de desempleo a su antojo), los sueldos si bien suben lo hacen en menor porcentaje al alza de los productos y servicios, empujando el «salarios real» a la baja y obligando al endeudamiento.

 

Bajo el capitalismo globalizado, el desempleo de los trabajadores se ha convertido ya en una institución de caracter estructural, (y no en coyuntural como era en las crisis anteriores), debido a diversos factores, entre los que se cuenta el desarrollo de la tecnología. El sistema capitalista funciona con la lógica de reducir los costos para incrementar la tasa de ganancia, objetivo primero del modelo. Las nuevas tecnologías, les permiten reemplazar trabajo humano, por las máquinas, la robótica y los modernos adelantos tecnológicos. La maquinaria no necesita apenas descanso, no enferma, no tiene gastos de seguridad social, no reclama pagas extras ni pide aumentos salariales ni por tanto crea problemas sindicales. Se está reemplazando trabajo en el que se utilizada mano de obra por métodos tradicionales, por el que se hace ahora con las máquinas de nuevas generaciones tecnológicas.

 

Los Falsos Trabajos

 

La primera cuestión que debemos plantearnos es a dónde han ido a parar los empleos destruidos en la agricultura y la industria. Provisionalmente podemos decir que fueron absorbidos por el sector terciario: Los Servicios, (los denominados «trabajos de mierda»), pero sigamos analizando. Los sectores de Servicios han ido absorbiendo ese exceso de mano de obra que provenía del desarrollo tecnológico del sector agrícola e industrial. Pero el modelo ha colapsado en una crisis colosal de sobreproducción, cíclica del capitalismo, de onda larga, que estalló en el verano de 2007 en los EEUU. Hemos entrado en un ciclo descendente que presagia una lenta agonía del modelo de producción capitalista que a la larga no podrá resolver la cuestión social.

 

Según informa la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el número de cesantes a nivel mundial ha aumentado más de 30 millones desde el inicio de la crisis de 2007. El número de parados en todo el mundo ha alcanzado su máximo histórico. El trabajo humano, cada vez con más celeridad está siendo reemplazado por la tecnología de forma fulminante. El trabajo de las máquinas es más preciso, más productivo que la del artesano o del obrero; la máquina no se cansa, es más consistente que el obrero y no protesta. La automatización se emplea cada vez más en trabajos complejos como la medicina, la arquitectura, la investigación, la ciencia en general y otros menesteres que requieren trabajos repetitivos y monótonos.

 

capitalismo desempleo

 

El Desempleo Estructural

 

Hasta hace muy poco el desempleo era presentado como consecuencia del fracaso de quién lo sufría y no como consecuencia de un fracaso del capitalismo. Al contrario, políticos, empresarios y sindicalistas hacían de «la lucha contra el desempleo» su divisa, el Estado tomaba medidas para favorecer el acceso al trabajo de los colectivos más desfavorecidos como jóvenes, emigrantes, mujeres o trabajadores mayores. El mensaje dominante es que aquel que no tiene trabajo es un fracasado, un vago, un incompetente, alguien que no sabe aprovechar las «inmensas oportunidades» que se le ofrecían. Sin embargo hoy, ése estereotipo que había logrado anclarse en la mentalidad popular ya no puede sostenerse con seriedad. El desempleo hoy es en un fenómeno de masas, y ya no puede ser considerado como el problema particular de una serie de ciudadanos inadaptados sino como el problema general del proletariado y de la humanidad.

 

El capitalismo se basa en el trabajo asalariado y este a su vez en la separación de los trabajadores de los medios de producción. Esto hace que el desempleo forme parte inseparable de la condición obrera. La clase obrera incluye en su condición misma la existencia del desempleo. El capitalismo no puede funcionar sin la clase obrera pero no necesita siempre a cada uno de los trabajadores individuales los cuales pueden ser arrojados a la calle en cualquier momento. El capitalismo ha tendido siempre a formar un «ejército industrial de reserva», una masa de desempleados cuya existencia misma presionaba hacia abajo los salarios y que en etapas de prosperidad podía ser rápidamente movilizada para la producción.

 

Esta especie de genocidio silencioso en que la sociedad ha hundido a los parados ha sido el resultado directo de una campaña machacona repetida hasta la saciedad: como el desempleo es una lacra en vías de extinción, los desempleados están así porque quieren. Y a esta situación debe añadirse el enorme peso de la precarización de las condiciones laborales, a través de multitud de mecanismos desde la temporalidad de los contratos a la prolongación durante años de los estudios.

 

El fracaso del capitalismo

 

Cuando los estrategas del capitalismo, que controlan la economía a través de mecanismos como el FMI, la Banca Mundial, la ONU, el Pentágono o cualquier otro organismo, tienen un problema en el funcionamiento del modelo capitalista de libre mercado, en el que llevan años atascados sin dar con la solución eficaz, cualquier persona mínimamente inteligente empieza a darse cuenta de que algo gordo está ocurriendo.  Seguramente más de uno de los cientos de miles de lumbreras que han estudiado economía en famosas y costosas Universidades, donde cuentan con al menos un Premio Nobel de Economía al año, habrán tenido la ocurrencia de averiguar dónde está el fallo para salir de la crisis, porque todos analizan lo que ha pasado, las quiebras, las deudas y todo lo demás, pero soluciones no se atreven a darla. ¿Qué resultados les habrán dado los simuladores de la economía para tener tanto pánico a decirles la verdad a los pueblos? Posiblemente el diagnóstico sea que el motor del sistema capitalista está colapsado, que el desempleo ya es estructural, y que el actual modelo económico, donde los ricos le roban constantemente a los pobres, no tienen solución porque no se puede reformar ni reparar. Dicho en simples palabras, no estamos ante una crisis del capitalismo, de esto se trata el capitalismo.

 

Para superar las contradicciones inherentes al sistema capitalista, no puede contemplarse más que la sustitución del capitalismo por el Socialismo, entendiendo este como un modelo verdaderamente democrático donde se proceda a la nacionalización de la banca, los monopolios y los latifundios, bajo control de la clase trabajadora. Con los recursos económicos y las grandes palancas de la economía en manos del pueblo y gestionados democráticamente y sin jerarquías de ningún tipo, podríamos repartir con justicia el fruto del trabajo, mejorar la sanidad pública, la educación, desarrollar las infraestructuras, el ocio, la cultura, y con los avances tecnológicos podríamos reducir la jornada laboral para repartir el trabajo para que la población pudiese disfrutar de una vida mejor. Con un nuevo modelo como el socialismo auténtico, (no entender socialismo como «Partido Socialista» o con ejercer el socialismo desde el capitalismo), la economía no se planificaría para obtener el máximo beneficio para unos cuantos banqueros, multinacionales y especuladores que se han convertido en verdaderos parásitos, sino para el bienestar del conjunto de la sociedad.




Compartir.

25 comentarios

  1. Es un silogismo frecuente asociar tecnología con cesantía. La tecnología está para que no tengamos que hacer trabajos de porquería: fomes, repetitivos y peligrosos; y nos dediquemos a labores desafiantes, entretenidas, incluso altruistas en menor tiempo.

    La tecnología no es la mala: el gran problema es que lamentablemente siempre es «comprable» y termina en malas manos.

    El verdadero problema, es que en pleno siglo XXI no se hayan criminalizado la codicia, el acaparamiento y todos sus sub-productos: distorsión informativa, mala publicidad, explotación H-H, política corrupta, clasismo, racismo, etc.

    • hernan viveros on

      Bueno, la predicción de bertrand russell claramente fue traicionada, no por su poco carácter predicativo (en realidad el futuro es imprevisible) sino porque los oligarcas que manejan al sistema económico actual, han traicionado el normal desarrollo de la tecnología, y han impuesto la teoría que yo llamo «la del hombre medio vendado» y es así como se intenta por distintos medios (la prensa, la cultura, etc) intentar modificar la realidad, ya sea creando una alterna, o reprimiendo a los grupos disidentes…. Suena un poco parecido a la historia central de la película «matrix», pero la verdad es que hay un poco de concordancia entre ambas historias, solo que nosotros vivimos en la real…. Lo que es preocupante…

      • Y si encuentran que ganan poco, porque no se independizan, seguro es mas fácil reclamar por un sueldo y ser un resentido que jugarsela por la de uno u pelearla mes a mes, no sean vagos, con la mentalidad que tienen los van a explotar toda su vida y siempre van a reclamar que ganan poco

        • emprendedor de clase media on

          sabes lo CARO y burocratico que es ser independiente Y todos todos los beneficios sociales que pierdes

          el sistema esta hecho para que seas empleado

          • GUACHO MARXISTALENINISTACASTRISTASOVIETICO on

            Toda la razón

            ademas si armas tu propia wea de empresa terminas pagando mas IVA que la salco brand

            y no es weveo

          • Entonces se empleado toda tu vida y vive del sueldo mínimo, si quieres vivir de beneficios sociales ni un problema pero no reclames que te explotan

        • Esos Locos Polìticos... on

          Puta que se nota cuando habla un facho acéfalo… Yo soy independiente, y cada vez se hace más difícil ganar unos cuantos pesos, debido a que casi todos están sumergidos en deudas, y por lo tanto, quieren pagar el mínimo por un servicio…
          No hable si no sabe, que ahrora todos están tratando de sobrevivir con sueldos miserables, y la independencia sólo da para mantenerse, mientras que los millonarios son defendidos a muerte por el gobierno y por los «fachos pobres», dispuestos a dar la vida si fuera necesario, para defender un patrimonio que no les pertenece, pero del cual sacan sus migajas…

  2. Allende vacaaaaa !!!! on

    Lo que clarito tengo, es las personas, tienen muchisimas mas oportunidades de progresar en sociedades capitalistas que en sociedades marxistas….

  3. Su Excelencia on

    Jajajaja! Puta ni en Cuba son tan retrógrados! Estamos en el 2015, no en los 60… Ese discurso está ultra obsoleto!…Pero de que se preocupan? Si su Mamy Cerdelet les prometió su «Populismo Constituyente» y con eso, automáticamente se van a acabar todos los problemas… Pobres aves!

      • hernan viveros on

        Señor mojón, que usted sea simpatizante de ideologías de izquierda (por más que me parezca desactualizada esta dicotomía) no le impone la obligación de defender a todos aquellos que digan pregonar esa idea… Criticar a cuba o a norcorea no lo hace hipócrita, no es culpa suya que en esos paises los fariseos hayan usurpado de la voluntad del pueblo y después lo hayan traicionado, el mal es de ellos, no suyo…. Todos sabemos que cuba no es ni cerca un paraíso… Pero si algún limitado amante de perrocho le llevan a cuba o a la urss, usted no le diga nada, no tiene que responder por ello, es una «estrategia» facha para desviar el tema, un mecanismo de defensa ante posibles argumentos decisivos… Ni ahí con «el mas cacho de todos»…

  4. El gato de yeso on

    Nacionalización de la produccion, control de la clase trabajadora. Se acaba el desempleo y la pobreza. Todos felices, pura prosperidad y desarrollo. Distribución perfecta de la riqueza, etc, etc.
    Que conceptos tan brillantes, que visión de futuro. Apuesto a que la gente se pelearía por vivir en países así.
    «Socialismo»…si hasta el nombre suena bien….
    Como a nadie se le habia ocurrido? Mis respetos a la lumbrera que escribió este artículo.

  5. quieren un socialismo con latifundios y grandes industrias y con banca. No resulta así. Hay que cambiar la economia completa, con mucha menos banca, con una propiedad colectiva administrada bien y una produccion no dirigida a ganar lucas sino a satisfacer necesidades.

Dejan tu comentario