Carmengate: La trampa de Patricio Aylwin para ser presidente por sobre Gabriel Valdés

9

aylwin rata 2

 

 

 

 

 

Mientras Patricio Aylwin es honrado y tratado como un santo por el poder, incluso con la UDI derramando lágrimas por su “gran aporte a la democracia”, (no es casualidad que la ultraderecha defienda su legado), la historia, la que no se cuenta en los medios masivos, dicta mucho de la realidad. Patricio Aylwin fue un golpista y el principal culpable de que hasta ahora, casi 30 años después del fin de la Dictadura Cívico-Militar, sigamos con la misma Constitución y estructura socio-económica de Pinochet, un modelo que desfalcó al país y que causó la brutal desigualdad social que hoy día enfrentamos.

 

 

Un capítulo poco recordando, y que refleja a la perfección al verdadero Patricio Aylwin, al que Patricio Bañados calificó certeramente como un cómplice de la continuidad de la Dictadura, es el poco recordado “Carmengate”, la trampa electoral que cometió un sector de la DC en contra de Gabriel Valdés. Donde comandados por Gutenberg Martínez, (esposo de Soledad Alvear), falsificaron votos a favor de Patricio Aylwin, cuya postura era que no cambiaran las cosas tras la dictadura. Algo que simplemente, Gabriel Valdés, uno de los pocos que si se enfrentó a Pinochet, no estaba dispuesto a permitir. A continuación un resumen de artículos de Fortin Mapocho, Infogate y La Nación.

 

 

 

 

El 5 de octubre de 1988 ganaba la opción NO en el plebiscito de aquel año, derrotando a Augusto Pinochet en su intento de extender su gobierno por 8 años más. Pocas semanas después, los principales partidos políticos chilenos ya iniciaban reuniones para definir sus candidatos para la elección presidencial del año siguiente. Dentro de la opositora Concertación de Partidos por la Democracia, de la que el DC era parte, se sobreentendía, por las condiciones políticas de la transición, que el candidato de ese partido de centro sería necesariamente el representante de la coalición (y virtual ganador) en la próxima elección presidencial.

 

 

El 24 de octubre se reunió la Junta Nacional de la Democracia Cristiana, el partido más grande de ese momento, para fijar la fecha de las primarias internas, en las que compitirían Gabriel Valdés, Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz-Tagle. Ya ese día los aylwinistas dieron muestra de su fuerza entre los mandos medios del partido. Intentando evitar la elección primaria, Andrés y Adolfo Zaldívar, Eliana Caraball, Ramón Briones y Gutenberg Martínez, entre otros, presentaron las firmas de 34 de los 46 presidentes provinciales del PDC, y argumentaron para que Aylwin fuera proclamado candidato presidencial sin más trámite. Pero una álgida oposición de otros dirigentes impidió que los aylwinistas cumplieran su cometido de evitar la primaria en esa jornada.

 

 

Los precandidatos DC tenían perfiles bastante diferentes dentro de la historia reciente del partido. Gabriel Valdés, ex canciller del presidente Frei Montalva y alto funcionario de Naciones Unidas, había tenido un protagonismo mayor a Aylwin durante los años claves de las movilizaciones de oposición a la dictadura. Se había convertido en la principal cara pública de la oposición democrática contra Pinochet, tras la muerte de Frei Montalva, encabezando las jornadas de protesta y desobediencia civil, siendo encarcelado por el régimen de facto en dos ocasiones.

 

 

 

 

gabriel valdes 1

Gabriel Valdés, recién llegado del exilio, encabezando un acto contra la dictadura

 

 

 

 

 

Antes, el golpe militar de 1973 había sorprendido a Valdés (ya radicado en Estados Unidos), durante un viaje a Costa Rica. Intentó regresar a Chile, pero le fue imposible, condenando en ese entonces el golpe de estado. En abril de 1975, junto a otros altos dirigentes DC reunidos en Nueva York (Bernardo Leighton, Renán Fuentealba, Claudio Huepe, Ricardo Hormazábal y Radomiro Tomic) abogó por una conciliación con la izquierda y criticó la línea política del “camino propio”, seguida en Chile por el entonces presidente del partido, Patricio Aylwin. Un par de meses más tarde, en septiembre, el FBI intervino para alertar al secretario general de la ONU, Kurt Waldheim, de un inminente atentado organizado por la DINA en contra del dirigente de Valdés. El FBI le otorgó custodia permanente al ex canciller, al tiempo que Waldheim encaraba al embajador de Pinochet en la ONU, advirtiéndole que no intentaran nada contra Valdés y enrostrando la identidad de los agentes chilenos encargados de los atentado (los hermanos Melgoza, que años antes habían participado en el asesinato de René Schneider).

 

 

Poco menos de un mes después de la declaración de Valdés al FBI, el 6 de octubre de 1975, otro de los miembros del grupo de dirigentes DC antigolpistas que se había reunido en Estados Unidos en abril, Bernardo Leighton, sufrió un atentado junto a su esposa en las calles de Roma, siendo baleado ambos por neofascistas italianos contactados por el organismo represor de la dictadura chilena, la DINA, de forma tal que Leighton sobrevivió providencialmente, pero sus funciones cerebrales resultaron severamente comprometidas hasta su muerte, años más tarde. Por su parte la esposa de Leighton, Anita Fresno, quedó paraplejica producto de este ataque armado.

 

 

En enero de 1982 ocurre el asesinato de Frei Montalva, que actualmente la justicia chilena considera como un envenenamiento hospitalario intencional,12 que habría sido digitado por órganos de la inteligencia chilena, habiendo declarado el juez instructor “legalmente comprobada la existencia del delito de homicidio” en el caso. Pocos meses después de está muerta Gabriel Valdés volvió a Chile, abandonando su cargo de subsecretario general de las Naciones Unidas. Casi recién llegado asumió la presidencia del DC. Desde esta repatriación, articuló una coalición con grupos socialistas y socialdemócratas en contra de Pinochet, por lo que gran cantidad de militantes de la Concertación y opositores a Pinochet lo consideraban un candidato presidencial seguro para la elección de 1989. Pero, según relata Valdés, ya tras el triunfo del NO, el 5 de octubre de 1988, se le negó el ingreso a la celebración oficial del comando opositor en el Hotel San Francisco Kempinski de Santiago. En la perspectiva de la primarias que se acercaban, dirigentes DC de la época, como Andrés Palma, recuerdarían después que Valdés, a diferencia de Aylwin, ” nunca tuvo una máquina interna, un aparato político en el partido que le fuera incondicional”.

 

 

Patricio Aylwin, entre 1970 y 1973, había encabezado como presidente del DC una política de férrea oposición al gobierno de Salvador Allende. Por otro lado, Aylwin había aprobado en su momento el golpe militar de 1973, que inauguró el régimen de Pinochet, avalando ante la prensa internacional la veracidad del Plan Z; una mentira ampliamente difundida por los militares, donde supuestamente el gobierno de la Unidad Popular supuestamente se habría aprestado a realizar un autogolpe para instaurar una “tiranía comunista”. Tras el golpe, y en medio del “receso político” impuesto por los militares, Aylwin permaneció en Chile, conservando el cargo de presidente del partido, mientras éste disminuía su actividad a la mínima expresión. En 1975 su política del “camino propio”, contraria a cualquier avenimiento con la izquierda, le valió la crítica de varios líderes históricos de la DC reunidos en Nueva York, entre los que se encontraba Gabriel Valdés. Tras este traspiés, en octubre de 1976 Aylwin renunció, pero dejó designada una mesa directiva (con Andrés Zaldívar y Gutenberg Martínez)

 

 

En el contexto del DC, Eduardo Frei Montalva asumió una decidida oposición al régimen militar a partir de 1980, erigiéndose en la cabeza visible de la oposición interna hasta su muerte, en 1982. A partir de ese momento, el rol protagónico sería tomado por Gabriel Valdés, mientras Aylwin ocupaba puestos en la mesa central del partido. Sólo a fines de 1987 y cuando el cronograma de la transición comenzaba a aclararse, Aylwin recién apareció en primera línea de la figuración pública, al ser electo presidente del DC en una elección a la que Valdés no se presentó. En la campaña previa a esos comicios internos, Aylwin se comprometió a que, en caso de ser elegido presidente del DC, no postularía a la Presidencia de la República de triunfar el “No” en el plebiscito de octubre de 1988.

 

 

Finalmente la primaria se realizó y dio por ganador a Aylwin. Pero el escándalo se desató cuando, el 27 de noviembre de 1988, los seguidores de Frei y Valdés denunciaron que había serías irregularidades en las inscripciones de 5.000 votantes. Los denunciantes responsabilizaron de la situación a la “División de Organización y Control” del partido, dirigida por el aylwinista Gutenberg Martínez. Aún más, se había descubierto in fraganti a dos militantes de la DC en el octavo piso de la sede central partidaria, ubicada en Carmen 8, adulterando los padrones electorales a favor de Aylwin. El descubrimiento ocurrió mientras el responsable del proceso, Gutenberg Martínez, se encontraba físicamente en el primer piso del edificio.

 

 

Unos días después, el precandidato presidencial DC Eduardo Frei Ruiz-Tagle solicitó mediante una carta a Patricio Aylwin la suspensión de las elecciones y una auditoría administrativa interna. A lo que Aylwin respondió calificando como “impertinentes sus reflexiones acusadoras”. Agregó el 12 de diciembre: “¿Por qué voy a renunciar si he ganado las elecciones?”. El 5 de febrero de 1989 se reunió la Junta Nacional del DC en la Casa de Ejercicios Sagrado Corazón, de Talagante. En las negociaciones que surgieron durante la cita, se levantó la candidatura de Andrés Zaldívar (cercano a Aylwin) como candidato de consenso. Luego de esto, Gabriel Valdés anunció el retiro de su postulación. Aylwin respondió ofreciendo la bajada de su precandidatura, siempre que Frei y Zaldívar hicieran lo mismo. Pero, cuando los dos competidores formalizon su renuncia, él no lo hizo. En medio de este escenario, finalmente Valdés terminó por proclamar a Aylwin como candidato del partido.

 

 

 

 

 

 

 

ESTE FUE AYLWIN, LE NIÑO SÍMBOLO DE LA DC, UNO DE LOS MÁXIMOS TRAIDORES AL PUEBLO QUE TUVO CHILE

 

 

 

 

 

 

 

Compartir.

9 comentarios

  1. Y todos los payasos de la televisión, matinales, llorando y haciendo homenajes a este viejo de mierda que no le hizo ningún aporte a Chile.
    Y si piñera se muere algún día estoy seguro que van a hacer el mismo cuento, homenajes, matinales especiales y cuanta tontera mas, de eso no cabe duda, por que la gente en Chile esta tan cegada, tan enferma, que hacen este tipo de tonterías.
    https://www.youtube.com/watch?v=EQtupNnpvIE
    Esto demuestra que Chile es el hazmereír del mundo, a parte somos los limpiabotas de España, Estados Unidos, Inglaterra, China y de Japón, es decir, una vergüenza de país.
    http://www.elafter.com/comunidad/empresas-espanolas-en-chile-cuidado-chilenos.html

    • PICO EN EL OJO on

      No creo. Pese a que Piñera haya sido presidente, en los medios masivos los lamebotas oportunistas siempre apuestan a la segura, o sea a la “izquierda” (llevan 30 años gobernando), porque es el único lugar en donde el pueblo puede sentirse representado (aunque en el fondo la izquierda chilena le preste el poto a los empresarios con tal de recibir una limosna, como su discurso es “pro” pueblo de la boca para afuera, la gente ignorante cae en el juego).

      Y dicha modalidad de actuar se hace presente en todos lados. Es tan simple como hacer una lista, ¿cuantos personajes abiertamente de derecha figuran en los medios, aparte de Patricia Maldonado, Argandoña, y algunos de los pelotas de Tolerancia Cero? Entre los actores estaría J. Zabaleta y sería.

      Ahora, ¿cuántos personajes públicos “abiertamente de izquierda” hay?… Guarello, Bustamante, Del Río, la cuiquita Carola Urrejola que cuenta como gracia que “bajaba a protestar” cuando era joven (porque bajaba de su burbuja en el barrio alto). Para que decir de los actores que no tienen asco para, un día prestar la cara para las campañas de “izquierda”, y al otro día prestar la cara para una publicidad de retail.

      Qué más claro ejemplo que la rutina de N. Valdebenito en el festival de Viña, que le dedicó apenas unos segundos al tema política, pero sólo tiró mierda a los personajes de derecha.

      En fin, como dijo Bachelet “ES GRITO Y PLATA”, en este caso, hablar públicamente de política pero sólo en contra de la derecha (que bien merecido lo tienen), pero ¿y la “izquierda” acaso es muy buena?

      • ¿Cuál izquierda?…por lo visto aún existen weones que creen que estos continuadores y profundizadores del modelo gobiernan para la clase trabajador. Así que para la OTRA, te ruego contextualizar ese concepto tan manoseado y añejo..la “izquierda” es sólo una ficción política SDW..

        • PICO EN EL OJO on

          ¿Entiendes que cuando se pone algo entre comillas ( ” ” ) es en tono irónico?

          ¿Entiendes que estos parásitos llevan 30 años gobernando, precisamente porque AÚN EXISTEN WEONES QUE CREEN QUE ESTOS CONTINUADORES Y PROFUNDIZADORES DEL MODELO gobiernan para la clase trabajadora?

          Date un tiempo para tratar de comprender lo que estas leyendo, por último leelo 2 veces a ver si te entra.

  2. A los cobardes Aylwin, Frei y Lagos se les recordará por su “legado”:

    – Profundizar el saqueo de las privatizaciones de los ’80
    – Hacer creer a la gente de una “transición”, cuando era continuismo pactado
    – Haber legimitado la constitución de Guzmán
    – Continuar el modelo laboral de Jose Piñera
    – Dejar impune a la mayoría de los asesinos de la dictadura
    – Transformar la política y redacción de leyes en un mercado al mejor postor

    Y lo peor: HABER TRAICIONADO AL PUEBLO QUE ESPERABA JUSTICIA, IGUALDAD, VERDAD Y OPORTUNIDADES

  3. existe mucha gente que no se informa… esa que no está ni ahí…. acá hay un poco de información fidedigna…
    … como corolario… este aylwin fue un verdadero camaleón de tomo y lomo…
    … ya vendrá el turno del enano maldito de zaldivar y el gute… como los primeros de la lista…. porque ésta riene miles de nombres más….

    el mundo es redondito y da muchas vueltas.

  4. Lo único que ha mantenida unida a la DC es saber que tienen altas posibilidades de ganar un puesto en la administración fiscal…aunque sea de repartidor oficial de diarios, en serio, existe ese cargo en el aparato fiscal, no recuerdo su nombre exacto, pero en todos los ministerios e intendencias los hay…pa que decir los choferes, de los que suelen haber el doble que vehículos.

    Pero Aylwin y el “CarmenGate” se mostraron tal como son, fueron y seguirán siendo, una máquina repartidora de pegas y poder. Y Gutenberg Martínez con parada de “estadista” (les gusta mucho asignarse esa categoría) cuando lo invitan a la tele, pero nadie le toca el tema de como con fraude interno Aylwin fue nombrado candidato presidencial…

Dejan tu comentario