El crecimiento no sirve: La pobreza y la desigualdad social siguen aumentando en Chile

10

pobreza chile 99

 

El “crecimiento del país”, ese que nos venden constantemente para justificar la miserable calidad de vida de la clase trabajadora, sea como justificación para no subir el sueldo mínimo, para evitar hacer reformas estructurales, y ahora como chantaje para no dar educación gratuita, no es más que una gran farsa destinada para defender sus propios intereses. Y es que con tanta inequidad, a niveles de esclavitud según un economista inglés, y donde los ricos son cada vez más ricos mientras los pobres cada vez más pobres, el crecimiento del país, no sólo no sirve de nada, si no que profundiza la desigualdad social. Un artículo de El Mostrador detalla:

 

Esta historia le puede sonar conocida: la señora María Eugenia Quiroz tiene 46 años y 6 hijos, aunque solamente 3 viven con ella. Tiene casa propia: un departamento de 42 mts2 en la población Vicente Huidobro de la comuna de El Bosque. Lo terminó de pagar hace 10 años. Esto también le puede sonar conocido: es jefa de hogar. Mantiene su casa con el sueldo mínimo que recibe como manipuladora de alimentos y siempre ha trabajado en lo mismo.

 

Esta parte de la historia le puede sonar aún más: trabaja hace 16 años, siempre ha ganado el mínimo; figura entre las cifras de los chilenos con empleo, pero María Eugenia lo tiene claro: “Lo único que me salva de la pobreza es que tengo un techo y un cálefont”, dice asumiendo que este último artefacto le da un plus que no todos sus compatriotas tienen y que ella heredó hace seis años de la casa de su abuelo, cuando murió.

 

Si uno mira Chile en cifras y se detiene en los números duros, el mapa a fines de 2012 es éste: el Banco Central proyecta que cuando cierre el año el país habrá crecido 5,5 %; menos del 6 % que alcanzó en 2011, pero bien aspectado para el crítico escenario mundial. Según la OCDE el crecimiento esperado para 2013 es de 4,6 %; es decir la mejor cifra de ese grupo en 2013 y en una proyección hacia 2014. Sin embargo, el 2012 deja un recuento que pareciera instalar sobre la superficie a otro país.

 

LOS NÚMEROS

 

Sobre la base de microdatos de la encuesta Casen 2011 —que se publicó este año— la Fundación Sol concluye que existen 497 mil trabajadores pobres en Chile. Es decir, personas que poseen trabajo pero habitan hogares pobres. De ellos, 62 mil son trabajadores indigentes. Esa misma foto dice que en 2 de cada 3 hogares pobres hay trabajo y el 81 % de ese trabajo es asalariado, por lo tanto no basta tener empleo para salir de la pobreza. El economista Marco Kremerman explica:

 

“Las políticas de subsidio no se hacen cargo del problema de los bajos salarios y el bajo valor del trabajo, quienes sí actúan en la fase primaria, son instituciones como la negociación colectiva con derecho a huelga real. Hace falta cambiar la filosofía no distributiva que hoy tiene la negociación colectiva en Chile”

 

 Tener empleo asegurado y formar parte de las cifras que muestran cómo crece la cantidad de ocupados en Chile no es, por lo tanto, la foto más justa. Un empleo asalariado hoy no asegura protección laboral ni empleo de calidad. Así, en los últimos 32 meses, se han creado 489 mil empleos asalariados, “sin embargo, el 70 % corresponde a empleo externalizado (subcontrato, suministro y enganche temporal). Dicha condición, aumenta la probabilidad de tener bajos salarios (todavía más bajos que los que ya existen), reduce la probabilidad de tener empleo protegido, reduce notoriamente la probabilidad de participar de organizaciones sindicales, y aumenta la probabilidad de ser un subempleado. Es decir, constituye una condición clara de mayor precariedad laboral. Benito Baranda, resume el escenario:

 

 “Crecimos económicamente, tuvimos más empleo, los retornos del cobre han sido extraordinarios, las transferencias monetarias son amplias… y seguimos con la misma cantidad de personas y familias sumidas en la pobreza. No cualquier empleo ayuda a salir de la pobreza, y en un país con ingreso per cápita tan alto como el chileno los ingresos autónomos de estas personas que trabajan y viven en pobreza son escandalosamente bajos, abusivos e indignos”

 

“Lo que no se entrega por justicia a quienes trabajan —salario digno— no puede ser reemplazado por transferencias asistenciales del Estado, como los bonos. Esto traerá consecuencias nefastas al desarrollo de Chile, el ejemplo de ello es la incapacidad que ha tenido EE.UU. de salirse de esta lógica de transferencias-asistenciales desde que las inició de manera más intensa en 1965 con la Ley de Oportunidades Económicas”.

 

La señora María Eugenia antes citada, también hace su propio resumen: “Yo no veo la riqueza de la que hablan, porque si tú no te encalillas en una cocina, o en un refrigerador no hay forma de tener esas cosas que son básicas. Hay que apretarse en un lado para tener un poquito de lujo en su casa, y eso significa pagar intereses a otros. Cuántas veces uno tiene que dejar de pagar la luz o el agua por tener algo especial”, dice esta mujer que junto a otras armó un grupo de líderes en su población.

 

pobreza 2

 

En Chile de acuerdo a los datos de Casen 2011, el 50 % de los trabajadores dependientes privados, obtiene ingresos por su ocupación principal, menores a $ 218.800. Dicho monto es inclusive inferior al que obtenía el 50% en la Casen del 2009. De hecho, de acuerdo a la nomenclatura que proviene de un estudio de OIT (Saget, 2008), con la fijación del salario mínimo en $193.000, nuestro país ha ingresado a lo que técnicamente se conoce como la zona de un mini-salario mínimo. Es decir, según señalan en la Fundación Sol, un salario que representa menos del 30% del Producto Interno Bruto, per cápita mensual.

 

“Los países de la OECD, cuando tenían PIB per cápita similar al chileno, tenían el doble de nuestro actual valor (haciendo todos los ajustes correspondientes). El bajo valor que tiene el trabajo en nuestro país, se manifiesta en la mediana salarial. Esto es, observar que pasa con el 50% de los trabajadores”.

 

EL CHANCHO MAL PELADO

 

De los 749 mil nuevos empleos creados en los últimos 32 meses, menos de un 20% son empleos de inserción directa. El 80% restante corresponde a empleos endebles (empleos subcontratados, suministrados, cuenta propia, no calificados, servicio doméstico). Mientras economistas y expertos han mencionado que existe pleno empleo en el país, los datos para Gonzalo Durán, también economista de la Fundación Sol, indican otra cosa.

 

“Esto correspondería a un análisis obsoleto, que sólo mide la cuantía o volúmenes de puestos de trabajo sin considerar sus características. Los análisis modernos, impulsados por Premios Nobel de economía como Paul Krugman y Joseph Stiglitz, así como por Naciones Unidas, sugieren un urgente cambio de paradigma en cuanto al análisis de las cifras de empleo”

 

“En este plano, la medición del subempleo es un elemento clave. En Chile, el subempleo o aquellas personas que trabajan menos de 30 horas pero quisieran trabajar más tiempo, asciende a 696 mil personas, ello equivale a un 55 % del total de los trabajadores de tiempo parcial (lo que casi triplica la realidad europea). Para la OIT, subempleo es signo de precariedad. En este esquema, la tasa de desempleo ajustada por subempleo y considerando a los trabajadores desalentados pasa de un 6,2 % a 11,5 %. Así, hablar de pleno empleo resulta ser una falacia”.

 

Pero no únicamente la precariedad del empleo y la pobreza en la que viven millones de trabajadores chilenos es parte de las manchas de un sistema que muestra en estas cifras sus hilachas: la desigualdad es un verbo que se conjuga de la misma forma cada año. Al descomponer el crecimiento en los salarios según segmento social, se constata claramente que durante los últimos años, hay un crecimiento que es “pro-rico”, es decir, favorece mucho más a las personas con más recursos. Kremerman afirma:

 

“Mientras el 50 % de los trabajadores se empobrecen en términos reales en los últimos años (comparando Casen 2011 con Casen 2009), el 10 % más rico crece un 12% real. Además, en los últimos dos años, los gerentes generales de las principales compañías que representan cerca del 8 % del PIB de Chile han visto subir sus compensaciones variables del orden del 30 % en términos reales”

 

Según los datos analizados por la Fundación Sol, la distribución del ingreso autónomo, es decir aquel generado por las propias personas sin subsidios ni transferencias, muestra un profundo deterioro entre 1990 y 2011. Los datos apuntan a un favorable avance económico de la élite. De este modo, al comparar la diferencia de ingresos por persona, entre el 5% más rico y el 5% más pobre, la brecha se exacerba y llega a las 257 veces. Esto es,  casi un 100% más que en 1990.

 

EL CRECIMIENTO DEL PAÍS, CON TANTA DESIGUALDAD SOCIAL, SÓLO FAVORECE A LOS MISMOS DE SIEMPRE

 

LOS RICOS SON CADA VEZ MÁS RICOS, LA CLASE TRABAJADORA CADA VEZ MÁS POBRE Y ENDEUDADA




Compartir.

10 comentarios

  1. Podriamos decir que si Piñera tiene empelo pleno, seria como lo mismo que le ocurrio en algun momento a Frei, pero claro esto es debido a las circuntancias. El estado puede repartir bonos e incentivar politicas de subsidios a los empleos, como ocurrio en el gobienro anterior y tambien este, pero a vemos otra vez que a los empresarios no se les toca, de ahi viene la desigualdad y que las arcas del estado no esten tan llenas porque los ricos gambetean impuestos como lo hace Matte cuando vende un terreno, o Johsons y mil ejemplos en cambio a la señora emprendedora si le debe un mes de IVA al fisco le tendra sorpresas muy desagradables…esta mal pelado el chancho o no? PELIEMOS CON LAS MISMAS ARMAS Y TODO SERA DISTINTO, TE DARAS CUENTA QUE CIERTOS PERSONAJES NO SON INTELIGENTES SINO UN MONTON DE OPORTUNISTAS!

  2. Hector Artasa A on

    La señora María tiene 6 hijos y al parecer su marido no está o la dejo, es decir, asume esta realidad sola, esta es culpa del sistema económico o de políticas públicas destinadas a educar y a formar a la población para no llegar a esta situación crítica? No comparto la forma de enfocar el problema que expone el artículo. El mercado NO tiene la misión de distribuir bien el ingreso, es mas el mercado premia al dueño de los factores productivos cuando este los conduce buscando minimizar los costos y maximizando los beneficios. El mercado no tiene conciencia social, no es por lo tanto quien debe buscar la justicia social. También cuando alguien interviene el mercado y hace más cotoso los factores productivos que tiene este propietario, este suele ser castigado saliendo del mercado. Por tanto esta intervención que busca justicia social no hace más que distorsionar el mercado y hacerlo más injusto para aquellos que teniendo trabajo deben salir porque los costos para el productor suben y quedan fuera de precio de mercado. También el mercado apoya a quien por intervención ingresa a el atrayendo mas dueños de factores productivos a producir para este nuevo integrante. Entonces como solucionamos el problema social de la señora Maria si lo fácil trae consecuencias??, esto se hace no interviniendo el mercado si no que a la señora Maria, apoyándola con estudios, encargándose de sus hijos y colocándolos al nivel de los demás niños, esto significa una buena alimentación, una buena educación, una buena salud. Con esto los niños no deberían volverse una recurrente señora Maria, entonces el problema no es el modelo económico, el problema es el administrador de los recursos sociales y de las políticas públicas que generan, como dije si se interviene el mercado debe ser entendiendo la labor de este y no adjudicándole culpas de las que el mercado es inconsciente pues no es este el encargado de dar esas soluciones.

    • Católica, islámica, judía… todas las religiones son malas; pero la peor ha sido la religión del mercado, donde sus fanáticos creen que soluciona todos los problemas societales y la imponen incluso matando de ser necesario.

      Mercado = sistema que no distribuye los recursos favoreciendo a los esforzados, inteligentes ni talentosos; sino que a quienes dicen serlo: los oportunistas, ladrones y sus herederos.

      Lo más importante de las sociedades SON LAS PERSONAS, y si el mercado (o lo que sea) no soluciona sus problemas, entonces DERECHAMENTE NO NOS SIRVE, Y A LA BASURA

  3. Hector,lejos de criticarte te dire q x razones de la vida yo soy parte de ese mundo de esos empleos de emergencia y lejos de capacitarte con aprestos laborales q te enseñan como hacer un curriculum no te da ninguna herramienta mas,yo esforzadamente estudio una carrera universitaria pero lejos de ayudarme con el misero sueldo
    ,me descuentan los 6 dias q no puedo trabajar eso quiere decir q mi sueldo es menos q el minimo,como se puede
    salir adelante cuando la familia que requiere de apoyo de gob.para dejar de ser una carga no lo tiene?explicame eso …

  4. FILETE LARRAIN on

    Este modelo económico ha sido exitosamente aplicado en diversas partes del mundo. Las intervenciones del Estado para que la cancha sea pareja para todos sólo puede tener éxito (y relativo) en los países de alto PIB. Mi preferencia es que el Estado pueda tener la menor carga posible. En Chile debe tener (y cada vez más) una carga proporcional a las necesidades de sus habitantes. Pero eso retarda el desarrollo, pues un vehículo con más peso demora cada vez más a medida que lo cargas más. ¿Por qué en Chile el modelo económico no ha dado los frutos que se requieren para disminuir las desigualdades y en cambio éstas han aumentado? Por una razón que es simple pero un poco más difícil de explicar y entender.
    Las personas que tenemos una carrera que realmente se requiere en el país, tenemos sueldos más que dignos, que están regulados por el mercado. Es porque el precio de lo que producimos tiene un componente importante de valor agregado. Nuestro producto se entrega en papel y en archivos electrónicos (lo que es muy barato). El mayor componente tiene que ver con el aporte que introducimos en dicho producto.
    Las personas que no tienen estudios, o un oficio, que no les permita agregar valor a los productos en que participa, sus ingresos, que también está regulados por el mercado, son bajos. Imagínense cuánto se le puede pagar por cada fruta recogida a un temporero de la fruta. Muy poco. Un tipo tendría que trabajar las 24 horas para hacerse un sueldo más decente y sospecho que ni siquiera así. Es injusto el mercado? la respuesta categórica es NO. El mercado, si uno quisiera darle una connotación valórica, se podría decir más bien que es justo por cuanto entrega la retribución conforme al aporte que cada uno agrega a cada producto. Entonces ¿qué debemos hacer para cambiar esta realidad y que las desigualdades disminuyan dramáticamente? A lo menos dos cosas fundamentales: capacitación (educación) y creación de industrias productoras y de servicios que fabriquen y vendan productos elaborados. Una economía basada en el conocimiento y en las capacidades de sus miembros. ¿Y qué modelo es el mejor para realizar dicas tareas? SIN DUDA EL ACTUAL MODELO QUE TIENE CHILE. Con ajustes, con mucha mayor regulación y control y con la intervención decisiva del Estado, no para hacer sino para facilitar el hacer.

  5. el crecimiento no asegura en ningún lugar del mundo el termino de la pobreza. El crecimiento es solo de las empresas y por esa razón deben existir políticas publicas que aseguren que el crecimiento llegue a los trabajadores y sus familias. Y esas políticas publicas son las que tanto odian los sectores de derecha como la UDI, RN y la DC, que encuentran malas toda reforma aunque sea un cambio mínimo. La derecha apoyada por los medios de comunicación siembran el terror en los mas ignorantes del país, los cuales después terminan votando por la UDI.

  6. Hector Dario Quezada Monsalve on

    Creo que decir que el crecimiento económico no sirve es tan errado como decir que la pobreza se acaba solo con crecimiento económico.
    El crecimiento económico sirve, ha servido y seguirá sirviendo , pero no es la solución por si sola a la desigualdad, que es nuestro principal problema.
    El crecimiento económico debe ir asociado a políticas publicas que generen una mejora, sustentable en el tiempo, de las personas que tienen menos capacitación y las generaciones que vienen de estas ultimas.
    El problema es que solo existen políticas parches, pensado a corto plazo y sacando el máximo provecho posible.

  7. ANARCO-SINDICALISTA on

    Y por aquí un comentarista dice que el sueldo mínimo de $500.000 es “decente”. En qué mundo vive este señor si el costo de la vida está cada vez más alto, es un tema mucho más profundo. Las autoridades están ´provocando desidia en la masa, que si no es bien canalizado, puede desembocar en cualquier cosa…

Dejan tu comentario