Sin asco: El Mercurio aseguró que «los fiscales están fuera de control» por investigar mucho

2

el mercurio miente 199

 

 

Como hace tiempo venimos advirtiendo, ante un pueblo que despierta, la elite cada vez será menos sutil a la hora de defender sus privilegios. Como nueva prueba de esto, en una vergonzosa editorial disfrazada de reportaje, El Mercurio aseguró que los fiscales «están fuera de control», por el simple hecho de hacer su trabajo e investigar los mútliples delitos de corrupción política/empresarial del útlimo tiempo.

 

Manejo sesgado de los interrogatorios, prácticas intimidatorias a partir de las medidas cautelares, incumplimiento de acuerdos… La lista de cuestionamientos que los abogados hacen a los persecutores es larga. Y mientras estos se defienden haciendo notar que pocas veces esos reclamos son formalizados, sus contrapartes advierten contra el poder que han ido acumulando y la ineficacia de los mecanismos de control. Equipo Reportajes.

 

La historia circula entre todos los defensores de los casos que empezaron salir a la luz a partir de Penta, desde SQM a Corpesca. Y es repetida con insistencia, y en tono crítico, a la hora de describir cómo se manejan los persecutores a cargo de este tipo de indagatorias (…) Y en cuanto a eventuales conductas abusivas, señalan que en los hechos son escasas las ocasiones en que ellas derivan en sanciones. Como ejemplo, ponen el nulo resultado de las denuncias por filtraciones que se han hecho precisamente desde el estallido de Penta.

 

Esto se suma a otra queja: los textos en cuestión solo consideran los dichos que el fiscal estima relevantes… y normalmente estos son aquellos que avalan su tesis investigativa, descartando los que podrían rebatirla. Aquí pesaría además otro punto: los fiscales chilenos -reclaman sus colegas abogados- consideran un fracaso cuando no logran probar la culpabilidad, lo que termina afectando el principio de objetividad, uno de los pilares del actual sistema procesal penal.

 

En el caso de quienes concuren como imputados, el manejo de las medidas cautelares es indicado como la gran «arma» de que disponen los fiscales. «Si no colaboras, pediré cautelares gravosas (léase cárcel)», sería una advertencia recurrente, aseguran distintos abogados. Lo más complejo, sostienen, es que este uso de las cautelares puede terminar minando la decisión de defenderse judicialmente. «Muchas personas que llegan alegando su inocencia y decididos a concurrir a juicio oral, terminan al final negociando un juicio abreviado, ante la perspectiva de pasar años bajo restricciones y habiendo recibido una condena anticipada por parte de la opinión pública», explica el representante de un ejecutivo investigado por platas políticas.

 

 

1) LOS MISMOS QUE PIDEN MANO DURA PARA EL POBRE, LLORANDO PORQUE POR PRIMERA VEZ LOS ESTÁN INVESTIGANDO A ELLOS

 

2) EL MERCURIO NO ES UN MEDIO DE COMUNICACIÓN, ES UN VULGAR MEDIO DE PROPAGANDA DE LA ELITE

 

 

 




Compartir.

2 comentarios

  1. Está dentro de lo que se puede esperar del prostíbulo que es la prensa, ahí donde El Mercurio equivale a la regenta…

Dejan tu comentario