Crítica televisiva a «En Buen Chileno»: Burgueses del duopolio pegándose cachetadas de payaso

5

burgueses 11

 

Cuando se crea un nuevo programa, o en general cuando se inventa cualquier cosa, la gracia es proponer algo diferente a lo que ya existe. El problema pasa porque en Chile la meritocracia es un chiste, y en casi todos los puestos de poder tenemos a burguesitos apitutados, extremadamente limitados, dando como resultado productos mediocres, repetidos y concebidos bajo la ley del mínimo esfuerzo. En el caso de «En Buen Chileno», (reflexionemos que un equipo de 20 «creativos» aprobaron semejante verguenza de nombre), no es otra cosa que el mismo añejo formato de «debate» que siempre ha existido en la TV chilena, donde lo menos que se hace es debatir.

 

Los 4 personajes que salen en pantalla, 5 si contamos al plomo de Iván Valenzuela, más allá de pequeños matices «progres» de Patricio Fernández, son fieles representantes del discurso ideológico de la misma elite privilegiada de siempre. Los que ganan 5 millones al mes y opinan que no se puede subir el sueldo mínimo, los que tienen asegurada la salud, la educación de sus hijos, su jubilación, y dicen que «los cambios tienen que ser progresivos ya que no se puede hacer todo tan rápido».

 

Acá no encontraremos discursos que se salgan de la norma, pensamientos divergentes, mucho menos alguna crítica al problema de fondo que tiene el país como es la brutal desigualdad social que tenemos. Por lo que todas las repuestas a las preguntas que se planteen serán «en la medida de lo posible». Para efectos de rating, ya que el programa no lo verá nadie, podrían haber puesto a Andrónico Luksic creyéndose Germán Garmendia. Al menos la victimización del orondo dueño de Canal 13 es increíblemente graciosa.

 

En resumen, «En Buen Chileno» es la última tribuna del duopolio para seguir pegándose cachetadas de payaso. Un nuevo manotazo de ahogado de una clase social que está desesperada haciendo cualquier cosa por defender sus intereses y evitar que el pueblo les pase por encima. Una feca en descomposición que ni siquiera vale la pena de ver para burlarnos, y miren que reírnos de la estupidez de los burgueses es uno de nuestros deportes favoritos.




Compartir.

5 comentarios

  1. Piraña y el banco de talca on

    unas verdadera mierda que nunca voy a ver. Pero según leí tiene un panel compuesto por :

    Iván Valenzuela: un conchadesumadre que cree que se las sabe todas y tiene miedo a perder su trabajo por eso es un títere de sus jefes.

    Jorge Burgos (DC, UDI): un maricón sonriente capaz de apuñalar hasta a su madre. Uno de los weones mas falsos entre los políticos.

    Pilar Molina (UDI): Una vieja que se las quiere dar de cuica y es una atorrante de mierda y facha, fue vicepresidenta del directorio de TVN propuesta por el corrupto Sebastián Piraña, periodista de Qué Pasa y el El Mercurio.

    Luis Larraín (UDI): una bazofia ultraderechista que es director del Instituto Libertad y Desarrollo.

    Patricio Fernández Chadwick (Ind. infiltrado de RN-UDI), director del diario The Clinic. Un maricón sonriente que simula ser de izquierda pero sus acciones lo delatan. Es sobrino de las basuras Herman Chadwick Piñera y Sebastian Piraña.

    Solo un verdadero saco wea con cero actividad neuronal sería capaz de ver esta mierda de programa.

Dejan tu comentario