Los empresarios no dan trabajo, lo roban

16

capitalismo 07

 

Vía Portaloaca

 

En el s. XVII John Locke esbozó la teoría del valor-trabajo con la que básicamente venía a decir que el trabajo es el factor que crea valor a través de la transformación de las cosas. Esta idea fue fundamental para el posterior desarrollo del pensamiento económico por medio de Adam Smith y David Ricardo. Lo importante de esta idea es que el trabajo constituye la única fuente de riqueza. Se trata de una afirmación que se encuentra esbozada en el pensamiento de autores de corte liberal, y para nada sospechosos de influencias socialistas. Esto contradice completamente la burda ideología capitalista hoy imperante que afirma que los empresarios son los creadores de riqueza a través de sus inversiones.

 

Las estructuras de adoctrinamiento se encargan de reproducir la ideología dominante para imponer, por medio del lavado de cerebro que ejercen sobre la población, el consentimiento a los intereses de la clase dominante. De aquí se deriva una imagen del mundo, y especialmente de la economía, en la que los empresarios son considerados necesarios porque con sus inversiones dan trabajo y crean riqueza. La imposición de esta visión de la realidad que se ajusta a los intereses de la clase capitalista únicamente ha servido para crear individuos dóciles y serviles, quienes todo lo esperan de los empresarios como si se tratase de grandes benefactores. De esta forma la clase trabajadora, o al menos una porción significativa de esta, se siente dependiente de los empresarios al considerarlos necesarios. Así es como la ideología dominante, a partir de una serie de mentiras que distorsionan la realidad, ha hecho que la clase obrera consienta y asuma como natural su condición de clase explotada.

 

Los hechos, en cambio, nos muestran una realidad bien distinta de la que la ideología dominante nos presenta. En el sistema capitalista la mayoría de los trabajadores no disponen de los medios de producción, es decir, no poseen sus herramientas de trabajo, lo que les obliga a vender su fuerza de trabajo para que un empresario los contrate y puedan obtener un salario con el que ganarse la vida. La causa de que esto sea así se debe a la existencia de la propiedad privada que constituye una creación del Estado por medio de sus leyes. (Y por eso es clave abolir la propiedad privada) Esto es lo que permitió la apropiación y concentración de los medios de producción en unas pocas manos, lo que generó una desigualdad social y económica sobre la que se basan las relaciones de explotación. Por este motivo la mayoría de los trabajadores son asalariados.

 

Pero la cuestión está en dilucidar el modo en el que se produce en el sistema económico capitalista. El capitalista es el que dispone de un capital en forma monetaria con el que compra los medios de producción compuestos por maquinaria, materias primas, instalaciones, etc., además de contratar a trabajadores. La combinación de estos elementos es la que realiza una transformación de las materias primas para convertirlas en mercancías que, después, son vendidas en el mercado con un beneficio para obtener, de nuevo, capital. La diferencia entre el capital inicial y el capital final constituye el beneficio del empresario. Se trata de la plusvalía que el empresario extrae del trabajador y de la cual se apropia. La existencia de la propiedad privada en los medios de producción es lo que permite esta apropiación debido a que el trabajador no trabaja para sí mismo, sino que por el contrario trabaja para el empresario que es el que se queda con los frutos de su trabajo. El empresario es el que se queda con la producción para luego comerciar con ella en el mercado y obtener los consecuentes beneficios.

 

Los beneficios obtenidos por el empresario representan trabajo no pagado al obrero y que es conocido como plustrabajo, mientras que el nuevo valor que es dejado en la mercancía producida es el llamado plusvalor. Así es como el empresario se queda con el plustrabajo (trabajo de más) que realiza el asalariado por encima del valor de su salario, y que queda contenido en las mercancías del empresario en forma de tiempo de trabajo no pagado, es decir, plusvalor. En la práctica comprobamos que el empresario remunera al trabajador por menos horas de las que produjo, lo que constituye la fuente de beneficios del empresario. Esto sirve para demostrar lo siguiente: que la riqueza la produce el trabajador asalariado, que esa misma riqueza se la apropia el empresario, y que la condición de asalariado es injusta en sí misma ya que es la expresión de unas relaciones de explotación y dominación.

 

El empresario vive del trabajo ajeno y como tal constituye un parásito que se apropia de la riqueza producida por los asalariados a su cargo. Es evidente que un empresario cuantos más trabajadores (y más cualificados) tenga a su cargo mayor valor generarán, lo que en última instancia significará un aumento de los beneficios obtenidos en el mercado. Naturalmente los únicos costes laborales son los salarios, el trabajo humano que conforma el llamado capital variable del empresario. A pesar de esto podrá aducirse que el empresario es, a fin de cuentas, el que invierte con la adquisición del capital constante compuesto por las materias primas, las herramientas, las instalaciones, etc. Pero esta afirmación olvida que esas mismas mercancías que constituyen el capital constante del empresario fueron producidas por trabajadores, no por empresarios, y que su precio contiene los gastos del conjunto de salarios que los empresarios de la cadena tuvieron que pagar desde la recolección de las materias primas hasta su venta final. Es decir, el capital constante que el empresario adquiere por medio de su inversión no deja de ser el resultado de un ciclo previo de explotación económica en el que a otros trabajadores se les ha sustraído el plusvalor, el tiempo de trabajo no pagado, que permite que, a su vez, otros empresarios hayan podido conseguir beneficios y enriquecerse.

 

¿Qué hace posible esta situación?. Básicamente el Estado con la creación, a través de su legislación, de la propiedad privada en los medios de producción. El Estado es el que, de esta forma, brinda a los empresarios una garantía jurídica que, respaldada por una fuerza represiva, asegura que estos puedan apropiarse de lo producido por sus trabajadores asalariados, y con ello acumular riquezas de manera ilimitada. De aquí se deriva la consecuente concentración de la riqueza en manos de una oligarquía y la correspondiente división de la sociedad en diferentes clases. El Estado es, en suma, el que sostiene el capitalismo a través de su legislación y su coerción. Sin el Estado el capitalismo se derrumba debido a que la propiedad privada pierde su protección, con lo que los trabajadores dejan de estar obligados a obedecer a sus patronos.

 

Después de todo lo expuesto resulta bastante evidente que la clase empresarial no es necesaria, pues se trata de una clase que parasita el trabajo de sus asalariados para vivir y reproducirse como clase a expensas de ellos. Los propios trabajadores, en un régimen de autogestión, pueden organizar colectivamente su propio trabajo y decidir qué hacer con lo producido. No necesitan a los empresarios dado que no son ellos los que producen la riqueza. Sin embargo, esto únicamente es posible en la medida en que sean los propios trabajadores quienes tomen posesión de los medios de producción y dejen de ser explotados. Esto último sólo es posible mediante una revolución social que ponga fin al Estado y a la propiedad privada, de tal manera que sean los trabajadores los que controlen los medios de producción para que el fruto de su trabajo no les sea expropiado. La desaparición de la explotación implica, por tanto, la desaparición del Estado, de la propiedad privada y del trabajo asalariado. De esta manera es como puede ponerse fin a la sociedad de clases y a la desigualdad económica. Sólo entonces la economía dejará de producir para un mercado con el propósito de maximizar beneficios, tal y como ocurre en el actual sistema capitalista, para pasar a satisfacer las necesidades materiales de la sociedad.




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

16 comentarios

  1. El tema es lograr es cambiar la mentalidad del trabajador, y que entienda de una vez por todas, que es el trabajador quien beneficia al empresario otorgándole su valiosa vida (HH) a cambio de dinero, para que el segundo se enriquezca sin tener que trabajar por ello. Y que es su derecho parar de trabajar cuando encuentra que no se están dando las condiciones mínimas y dignas para desempeñarse.

  2. Hector Dario Quezada Monsalve on

    Que articulo mas del siglo xix !!
    Asumes que automagicamente las empresas se crean solas, ademas asumes que las personas no tienen las herramientas para generar su trabajo. Muchas empresas solamente se crean con un simple computador y nacieron con una idea, acaso los trabajadores se juntaron solos e hicieron un software (por ejemplo empresas tecnológicas) ?
    Llevas la realidad del trabajo y su valor actual al pasado, cuando solamente habían empresas que producían productos casi de primera necesidad.
    Creo que hay que llevar la discusión sobre la el valor del trabajo y que tanto de las utilidades de la empresa le corresponden a los trabajadores a un nivel un poco mas alto.

    • Simpatico el caso de las TI gringas: Muchos de esos cuentos de empresas «tecnologicas» (que veo te comiste completitas y con anzuelo), han partido con la venta a un cercano con quien tienen pitutos (nepotismo) y han tenido detras un ejército de desarrolladores para llegar al nivel de implementación actual (capitalismo). Así que aplica bastante bien el artículo.

      Y el 99% siempre tienen 4 constantes super «competitivas»:
      – Son de EEUU
      – Sus «emprendedores» son de clases media-alta
      – Usaron de base tecnologias robadas o abiertas
      – Al menos hay un sionista entre los socios

      «Gracias» al capitalismo por darnos estos progresos tecnologicos…

    • Esto no se trata de lo que expones , se trata de un abuso sistematico a traves del robo, la desinformacion y lo que es lo peor, la falta de educacion de parte de la Elite que es la que gobierna , acaso no entiendes que en una sociedad mas equitativa con mejores remuneraciones , con mayor capacitacion y Oportunidades reales la carrera seria mas pareja¡? mejor bajate de la nube y aprovecha de lavarte la raja pajaron chuchatumare.

  3. Hay algo que me inquieta de la última oración: «Sólo entonces la economía dejará de producir para un mercado con el propósito de maximizar beneficios, tal y como ocurre en el actual sistema capitalista, para pasar a satisfacer las necesidades materiales de la sociedad». ¿Quiere decir que en el sistema político económico que comienza a consolidarse tras el fin del capitalismo no habrá incentivo ni deseo alguno para maximizar beneficios? Creo que falta detallar eso último, pues los beneficios no necesariamente pueden limitarse a algo monetario únicamente. Me parece que en cualquier modelo de economía, se busca satisfacer las necesidades de los agentes, instancia en la cual ambos buscan maximizar lo que más puedan sus beneficios. Soy un convencido de que esto último no se circunscribe únicamente al capitalismo.

  4. Falso, el trabajo no se da ni se roba, el trabajo se compra. Entre mas escaso y necesario eres tu trabajo vale más. Y basta con esa tontera añeja de la explotacion, el contrato de trabajo es un acuerdo voluntario entre dos partes.
    La UP demostró que los trabajadores no son capaces de organizarse por si mismos y mantener las empresas rentables, por algo los ingenieros hacemos un postgrado de dos años para administrar empresas, es algo que requiere preparacion y habilidades que no todos tienen. Si no fuera por los empresarios y el espiritu emprendedor Chile no seria mas que Bolivia.
    Los hechos y la historia han demostrado que la teoria marxista sobre el valor del trabajo es falsa y errada.

    • COPY PASTERO on

      >>>Falso, señor ingeniero, la mercancía implicada en el acto de compra- venta no es el trabajo, sino la fuerza de trabajo.

      Segundo, el contrato de trabajo es «voluntario» en la medida en que la clase de los esclavos asalariados ha sido finalmente despojada de todos sus medios de existencia y de los medios para producir los mismos (los cuales han asumido el carácter de capital que pertenece a un tercero, que no trabaja) de este modo, si los esclavos no quieren reventar de hambre, no les queda más que ofrecer «voluntariamente» en el mercado su propio pellejo, es decir, su capacidad de crear valor no para sí mismos, sino para la clase propietaria, sus capataces profesionales y la burocracia político-militar del Estado que garantiza la perpetuidad de este orden social.

      Por último, la rentabilidad de las empresas (incluido el capital financiero, que se piensa así mismo como dinero que crea dinero del dinero) no sale del aire, sino que es la materialización del trabajo social de la masa humana sujeta al régimen de esclavitud asalariada. La tasa de ganancia de la clase explotadora y la masa total de los salarios no son sino las proporciones respectivas en que se reparte la magnitud de los nuevos valores creados (o conservados) por la actividad humana de los esclavos.

      Todas las clases explotadoras que desfilan en la historia disfrazan su interés particular como si se tratara del interés general de todos. A eso se le llama ideología (falsa conciencia). En fin, la tasa de ganancia que usted y su clase tanto celebran es la cristalización de la sangre, el sudor y las lágrimas de mí clase, el proletariado.

  5. An aunt digest an article somewhere around %BT% on the internet poses me to express to the lady more information on against each other, towards
    the she’d like to be able to a strong essay in this particular
    matter. Support, man or women, Right away?))

  6. Luis poblete on

    Eso de que es él trabajo lo único que produce riqueza es la base de la teoría marxista del capital, que actualmente se encuentra totalmente desacreditada, y en cualquier universidad seria de economía sólo se enseña como cultura debido a sus lamentables consecuencias. Está comprobado que Marx lo entendió al revés, no es el trabajo, sino la razón de ser del trabajo; si pongo a 1000 personas no calificadas a trabajar durante 10 años para que me fabriquen un Ferrari, lo más probable es que el producto final no valga para nadie lo que costó el trabajo. Un IPhone chino de imitación es más barato por que tiene menos trabajo? Probablemente no, por que el valor no siempre va asociado al trabajo aplicado como planteaba Marx.

  7. You really make it appear really easy along with your presentation however I to find this matter to be actually
    one thing that I believe I’d by no means understand.
    It sort of feels too complicated and extremely vast
    for me. I am taking a look forward in your subsequent publish, I will try to get the grasp of it!

  8. Υօu actuallу make it apрear reɑlly easy alobg ԝith your pdesentation hоwever I to find thiѕ matter tߋ bе realⅼy somethіng ԝhich I bеlieve I’d by no means understand.
    It kind of feels too complicated ɑnd vеry huge for me.

    Ӏ aam һaving a look ahead іn yoսr next post, I wiⅼl tгу to geet tһe cling
    οf it!