Aborto: “Argumentos” del Obispo de San Bernardo demuestran que hay que eliminar a los curas

3

cura violaniños

 

La periodista Mirna Schindler, en su programa para Radio ADN, entrevistó al Obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González Errázuriz, para que diera su opinión sobre el aborto. En el debate entre ella y el comeniños, las cosas se salieron de control. A continuación parte de la transcripción a la entrevista realizada por El Dínamo.

 

– Obispo González: esta discusión que hemos tenido con diputados y senadores de la DC, sobre todo, es porque se está desconociendo la posibilidad de que existan valores que son absolutos, que son muy pocos, uno de ellos es la vida humana, entonces la solución no puede ser la interrupción directa.

-Mirna Schindler: entonces no desconectemos a una persona que tiene muerte cerebral, porque también está la vida humana en juego.

-OG: ¿Y quién dice que se puede desconectar?

-MS: ¡Pero cómo que no! ¡Cualquier persona que tiene muerte cerebral en Chile los médicos están autorizados para desconectarlo!

-OG: Momento, Mirna. Es que algunas veces los veo a ustedes decir cosas sin pensarlas muy bien

-MS: Pero cómo que no, si yo lo viví directamente, monseñor. Usted está hablando con una mujer que tuvo un embarazo de anencefalia que el Estado de Chile la obligó a llegar hasta el final de ese embarazo. Entonces ¿por qué? ¿por qué con casos sí y en otros no?

-OG: Tú estás comparando dos cosas que no son comparables

–MS: Es que son comparables, porque usted está hablando de una guagua que va a morir sí o sí sacándola del útero.

-OG: ¿Pero me va a dejar o no me va a dejar hablar? No, no, no… no son cosas comparables, son cosas completamente distintas. En el caso de… la… hay una cosa completamente distinta. Eso, la Iglesia o la Moral Cristiana, no dice que puede ser desconectado tan fácilmente, eso lo estás diciendo tú.

-MS: Bueno, por eso es que la Iglesia está tan desconectada de la gente, pues monseñor, por eso es que la Iglesi…

-OG: No, no, no. Perdóneme una cosa, pero usted habla desde una posición que ya está tomada.

-MS: ¡Pero por supuesto que tengo una posición! ¡A mí me extraña que la Iglesia no se pronuncie frente a temas tan difíciles para cualquier mujer y mantenga siempre su moral general sin atender al sufrimiento que tienen las mujeres que viven embarazos inviables! Ante eso ustedes mantienen su moral general… ésa es la Iglesia, por eso que la gente no va a misa.

-MS: Ustedes declaran a todas las mujeres que abortan asesinas. Uno lo escucha a diario, es cosa de ir a las marchas pro vida, como se sataniza a una mujer que aborta, como si todas las mujeres que abortaran fuera…

-OG: Esa es la libertad de la gente que hace lo que quiere. La Iglesia, los pastores, nunca hemos hablado así. No, Mirna, estás completamente equivocada… estás en una posición ideológica.

-MS: No, yo estoy tratando de explicarle lo que sentimos las mujeres que hemos vivido situaciones traumáticas.

-OG: No, no, no… lo que siente usted.

-MS: ¡Pero por supuesto, porque soy mujer y usted es hombre y usted nunca va a entender lo que siente una mujer! ¡Nunca! Y ningún hombre va a saber ponerse en el lugar de una mujer porque el hombre no vive el embarazo.

-OG: Entonces cortemos la entrevista, hasta luego.

-MS: No… lo que yo estoy tratando

-OG: No, no. Hasta luego.

-MS: Estoy tratando de ponerle en perspectiva lo que estamos discutiendo.

-OG: No, no, no. Lo que pasa es que usted está mostrando su posición.

-MS: Pero por supuesto, monseñor, si soy mujer y tengo una posición.

-OG: Así no se puede hablar. Hay muchas posiciones distintas y hay muchas mujeres que no piensas lo que usted. Muchas, muchas más de lo que la gente cree.

-MS: Lo que pasa es que usted habla de la moral, como si la moral fuera sólo la de la Iglesia Católica. Usted dice “la moral natural”, como si la moral fuera sólo la que dice la Iglesia Católica.

-OG: La moral dice que no se puede nunca hacer el mal para traer un bien. Eso lo dijeron los griegos, Mirna, no la Iglesia Católica. No puedo yo para el bien suyo quitarle la vida a otro ser. No puedo hacerlo, cómo no entienden eso, es elemental.

-MS: Yo lo entiendo a usted, es su posición.

-OG: No es mi posición, es una cosa esencial del ser humano. Nunca se puede hacer un mal, vamos a quitarle la vida a este ser porque tiene anencefalia para que la mujer no sufra. ¡No! Hay que dejar que la naturaleza…

-MS: No, no se trata de eso. Eso es un reduccionismo… y si está en riesgo la vida de la madre… entonces que se muera la madre.

-OG: No, no, no. Mirna, yo te pido que no confundas lo que dice la Iglesia con lo que dice, grita o escribe la gente en la calle o en los Whastapp, eso es otra cosa. La gente tiene su rabia, su enojo… está bien (…) Yo le digo, no se puede intervenir directamente contra la vida de un ser humano vivo o en gestación para lograr otro bien. No se puede hacer un mal para lograr un bien. Ese es el argumento central. Lo que dijo ayer la Carolina (Goic) es precisamente que lo tiene y el derecho de la mujer está por encima en ciertos casos de la vida humana… nosotros pensamos que no es así.

 

1) Los enfermitos violaniños que se casan con su amigo imaginario porque odian a las mujeres no tienen NADA, repetimos, NADA que opinar con respecto al aborto

 

2) Este país tiene que entender, de una vez por todas, que la única iglesia que ilumina es la que arde




Compartir.

3 comentarios

  1. El único religioso bueno, es el que esta enterrado.
    Ellos hablan de proteger la vida, pero se olvidan de cuántos humanos murieron en nombre de su dios y su iglesia.
    Cuantos siglos de oscuridad cultural provocaron y mantuvieron con tal de dominar a la humanidad?
    Quieren proteger la vida y los simientos del catolicismo son de sangre, violencia y mentiras.

Dejan tu comentario