Roxana Miranda hace mierda al Frente Amplio: «Son los cachorros de la elite»

1

jackson bachelet

 

Mediante un Comunicado Público, Roxana Miranda, la ex candidata presidencial y dirigenta nacional de la Asociación Nacional de Deudores y Deudoras Habitacionales (Andha Chile) manifestó sus razones por las cuales no se siente convocada por el Frente Amplio, asegurando entre otras cosas que «eran cachorros de la elite» y «de clases sociales distintas»

 

Quién podría no enternecerse al encontrarse con unos lindos cachorros moviendo su cola. ¡Nadie! ¿verdad? Aunque esos cachorros fueran de hienas o lobos feroces, no sentiríamos temor ni miedo alguno porque sólo son cachorros. La descomposición política actual es tan profunda que los lobos y hienas viejas envían sus hijos, como verdaderos perros ovejeros, para abrirse camino y volver a encauzar a las ovejas perdidas y acarrearlas hacia los mismos establos, tal como antes ya ocurrió. La experiencia histórica nos recuerda cómo estas tácticas y estrategias han servido sólo para evitar por cualquier vía que irrumpa una verdadera alternativa popular en Chile. Recordemos cuando el Partido Conservador entró en crisis: los jóvenes de la elite conservadora, estudiantes de la PUC, fundaron la DC. Cuando el Partido Liberal hizo lo propio, nació el PPD, desde la U de Chile.

 

Hoy esa elite, con la misma ambición de mantener y perpetuarse en el poder, inventa Revolución Democrática, adormeciendo y conteniendo distintas voluntades que se distraen con movidas de cola de cachorros. Hoy se llaman “Frente Amplio”, cuyo bautizo lo organizaron, en una nueva coyuntura electoral, jovencitos de la elite universitaria que, ayudados por sus mentores con obscuros propósitos, traicionaron al movimiento estudiantil. Los inflan como quien infla un globo con un bombín y quieren hacernos creer que son la salvación de la política chilena. Con ello los convierten en el tapón perfecto para que no irrumpa una verdadera alternativa popular del Pueblo Pobre. Siempre llegan a posicionarse delante de estos procesos pretendiendo representar lo que no pueden representar por una sencilla razón: somos de “clase distinta”. Somos la clase de las y los que luchan día a día por sobrevivir en este sistema capitalista que genera privilegios para los que se han ido acomodando, negando su propia clase para mantener su bienestar económico, olvidando principios, convicciones e incluso a sus propios muertos.

 

Es tanta su ambición que olvidan al trabajador precarizado, al estudiante pobre de las poblaciones, a las dueñas de casa, a mujeres que luchamos por la vivienda, a los enfermos abandonados en los hospitales públicos, a nuestros hermanos Mapuches pisoteados, asesinados, tildados de terroristas por defender territorios ancestrales, a los hombres, mujeres, ancianos y niños que soñamos con un país justo, y donde nosotros mismos seamos los protagonistas de los cambios. El llamado a la unidad nuevamente se convierte en una bolsa de gatos blancos, negros y pardos. La misión es hacer converger a todos los grupos sociales y políticos que están por fuera del duopolio haciéndonos creer que son “alternativa” que recuperarán nuestro país con actos de buena fe.

 

¿Dónde se ha visto que la revolución es democrática? ¡¡¡Dígannos!!! ¿Dónde se ha visto que la burguesía se suicida cuando pierde sus privilegios? ¡Dónde! Podrán llegar con sus cantos de sirena, podrán convencer a otros tantos, podrán enviarnos a sus cachorros de hienas y lobos feroces, pero no podrán nunca derrotar la verdadera esencia popular que nace de corazones nobles que actúan sin pequeñeces ni mezquindades, de las y los que siempre estaremos presente porque somos millones en Chile y en el mundo, porque no traicionamos a nuestros muertos. Hoy cuando después de muchos años de trabajo en la base social recomponiendo, reconstruyendo y gestando un embrión de un nuevo proceso de unidad de clase para la defensa de nuestro país, somos nuevamente interrumpidos por cachorros de hienas y lobos feroces.

 

Nos podrá gustar o no Roxana Miranda, podremos criticarla más o menos, pero tiene razón en lo que dice: Efectivamente son hijos de la elite y efectivamente son de una Clase Social distinta con todo lo que aquello conlleva. Ni hablar de que este proceso de «renovación» política ya ocurrió antes, los Giorgio Jackson de ahora fueron los Andrés Zaldívar del pasado.




Compartir.

1 comentario

  1. Lo que es Revolución Democrática hoy, es lo que era la Democracia Cristiana hace 50 años.

    Sólo adivinen para adónde se van a inclinar estos «pluralistas» cachorros cuando la sociedad chilena se comience a «izquierdizar» nuevamente…

Dejan tu comentario