Se confirma montaje de Carabineros en la Operación Huracán: Supuesto programa espía del “Hacker Sureño” es un fraude

2

bruno villalobos 57

 

Por si quedaban dudas de que la Operación Huracán fue un montaje, y que Carabineros efectivamente inventó pruebas para encarcelar a personas inocentes y sacar a un fiscal de la investigación, donde más encima se comprobó que Carabineros borró evidencia cuando se negaron a ser allanados y la PDI tuvo que ponerle protección al fiscal ya que Carabineros de civil lo andaban siguiendo, las últimas declaraciones del “Hacker Sureño”, que supuestamente logró romper el cifrado de whatsapp, están llena de errores y contradicciones. Una nota de Radio Bío Bío detalla:

 

Una de las aristas de la Operación Huracán que ha generado interés en la comunidad informática, es la presunta intervención de los sistemas de mensajería Whatsapp y Telegram, en base a la cual Carabineros habría imputado los hechos al líder de la CAM, Héctor Llaitul y otros siete implicados en el caso. Todo ello habría sido posible a través de la aplicación “Antorcha” desarrollada por el ingeniero agrónomo Alex Smith Leay, quien, en entrevista con el diario La Tercera reveló algunos detalles de cómo habría desarrollado el software que entregó a la Unidad de Inteligencia Operativa Especial de Carabineros (UIOE).

 

Sin embargo, las precisiones técnicas que entregó Smith fueron criticadas por el ingeniero en redes y experto en seguridad, Paulo Colomés, quien elaboró un documento de 24 páginas que publicó en la red social LinkedIn, donde fue derribando punto por punto, lo expuesto por el colaborador de la policía uniformada. “Desmenuzando la Antorcha de Alex Smith Leay contra Whatsapp y Telegram en la Operación Huracán”, se denomina el texto en el que expone que “el profesor”, como se le conoce al interior de Carabineros, no maneja lenguaje técnico y entrega información parcializada o bien errónea respecto a cómo logró desarrollar la aplicación.

 

En la entrevista con el matutino, Smith sostuvo que su trabajo consistía en crear un espejo del equipo de la persona investigada, para luego “infectarlo” mediante un correo electrónico, que permitía enviar las conversaciones a una “nube” desde donde eran descargadas por la policía. Todos preceptos que, a juicio de Colomés resultan inverosímiles para una persona que cuente con conocimientos mínimos en seguridad informática. “Existen numerosas contradicciones, ambigüedades e información sin ningún tipo de sustento técnico en sus explicaciones sobre el funcionamiento de su aplicación”, detalló el experto.

 

En esta línea, sostuvo que, de resultar cierto que la aplicación logró vulnerar Whatsapp e Instagram, y a la vez detectar falencias de seguridad en los sistemas Android e iOS de Apple, sería un logro “solo comparable con lo sucedido en la Segunda Guerra Mundial con el rompimiento del cifrado de la máquina Enigma de los Nazis, lo que ayudó a EEUU finalmente ganar la guerra”. Como muestra, el experto dio con la supuesta plataforma de intervención alojada en el dominio www.airs.cl y demostró que sólo se trata de un formulario copiado desde la página web de la Universidad Santo Tomás y que, en la práctica, no tienen ninguna funcionalidad informática. Entregando el correspondiente beneficio de la duda, Paulo Colomés concluyó que “definitvamente Alex Smith Leay está mintiendo y su software ni siquiera es capaz de responder a un simple click”.

 

Por su parte, un peritaje realizado por un experto contratado por La Fiscalía, también puso en entredicho la versión de Alex Smith, descartando la existencia de malware en los teléfonos de los sospechosos, virus que habría permitido interceptar las conversaciones. Una nota de La Tercera explica:

 

El Ministerio Público también cuenta en su poder con un peritaje particular, realizado por el ingeniero Felipe Sánchez, quien es perito judicial de la Corte de Apelaciones de Santiago; cuenta con cursos en la PDI y Carabineros; y está acreditado por McAfee. El profesional realizó un análisis de cuatro teléfonos celulares de los imputados y llegó a conclusiones que ponen en entredicho las explicaciones de “el profesor”. Por ejemplo, determinó que en los equipos “por medio de un software especializado se analizó cada archivo extraído, con la finalidad de detectar algún indicio de malware que pudiese comprometer el funcionamiento del teléfono inteligente. Del análisis realizado se obtuvo que no existe ninguna presencia de malware de tales características”.

 

Otro punto al que hace referencia este peritaje tiene relación a los mensajes de texto hallados en su interior y que darían cuenta de las coordinaciones para realizar atentados. El informe señala que las carpetas en que estaban almacenadas las conversaciones, así como su formato, no coinciden con las de aplicaciones de mensajería. Smith no se refirió a una eventual modificación de los datos que estaban almacenados en los equipos y sólo dijo que “la información que se capta se almacenaba en el servidor de la UIOE, en un formato html”.

 

Según trascendió, en los últimos días el trabajo del Ministerio Público se ha enfocado en contrastar la declaración de Smith con los antecedentes que fueron aportados por Carabineros en la Operación Huracán. La mayor parte de estas tienen relación con su explicación al funcionamiento de “Antorcha”. “El profesor” indicó que “la herramienta nunca permitió, en ninguna de sus versiones, recuperar conversaciones anteriores. Sólo era un espejo de lo que se escribía”. Lo que la Fiscalía analiza al respecto es el motivo por el cual la autorización de interceptaciones data del 9 de agosto, pero el Informe 130 tiene registros de diálogos del 1 de agosto. Smith también indicó que en la Operación Huracán se utilizó la primera versión del software “Antorcha”, que no permitía entregar fechas ni archivos adjuntos. No obstante, la información que Carabineros hizo llegar al Ministerio Público cuenta con imágenes adjuntas, así como el día en que habría ocurrido la interacción.

 

 




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

2 comentarios

  1. Un ejército de ocupación (Carabineros de Chile) se siente absolutamente libre para operar sin restricciones legales, morales o éticas y su único norte es servir a los intereses que los alimentan – la oligarquía depredadora. Esta institución tiene la consciencia social de un cocodrilo.

Dejan tu comentario