Igual que en Chile: El caso de la Ministra sueca que renunció tras comprar chocolates con fondos públicos

2

toblerone_affair

 

A propósito del viaje personal pagado con dineros públicos que hizo a Estados Unidos el Ministro de Hacienda Felipe Larraín, que más encima justificó de manera vergonzosa asegurando que “le daba prestigio a Chile”, vale la pena citar como ejemplos casos similares en otros países, que a diferencia de nuestra mierda llamada Chile la corrupción política si se sanciona. Una nota de MuyPymes puntualiza:

 

Comprar un Chocolate con Dineros Públicos

La protagonista es la ex viceprimera ministra sueca Mona Sahlin, quien fue buena parte de la vida política sueca de los años 90, llegó a culmen de su carrera en 1994, cuando fue nombrada viceprimera ministra y principal aspirante a sustituir a Ingvar Carlsson, primer ministro y líder del Partido Socialdemócrata sueco. Sus esperanzas se vieron truncadas un año más tarde, cuando decidió presentarse tras un escandaloso caso de corrupción. Su error, como el de muchos políticos chilenos, fue utilizar fondos públicos para compras personales. ¿Y qué es lo que compró? Mona Shalin cayó en la tentación de comprar con esta tarjeta dos barras de chocolate Toblerone y un vestido dilapidando nada menos que 35,12 euros de las arcas del país escandinavo. La investigación reveló más gastos personales de la ministra realizados con fondos públicos y el escándalo pasó a conocerse como “l’affair Toblerone”. El pueblo sueco indignado se levantó contra la entonces viceprimera ministra y a los pocos días Mona presentó su dimisión. Años más tarde escribió un libro en el que ofrecía sus disculpas y su versión de lo sucedido.

 

Plagiar Tesis

Annette Schavan, ministra de Educación y Ciencia en el gobierno alemán de Angela Merkel, luego que el consejo académico de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Düsseldorf la denunciara por haber plagiado su tesis doctoral, tuvo que renunciar a su caro, procediendo a continuación a anular su título de doctora. Shavan, considerada por Merkel como la “más reconocida y prestigiosa ministra de Educación y Ciencia en la historia de Alemania” presentó su dimisión para que la sospecha no manchase a su partido, por mucho que por aquél entonces fuese considerada como una de las políticas más brillantes de Alemania. Según las encuestas del momento, más de un 60% de la opinión pública alemana consideraba que la ministra tenía que dimitir. En 2011, Karl Theodor Guttenberg, ministro alemán de defensa, sevio obligado a dimitir por el mismo motivo.

 

 Multa de Tráfico

Chris Huhne, ministro británico de energía, se vio obligado a dimitir por una multa de tráfico. Los hechos se remontan al año 2003, cuando un radar detectó que el vehículo que conducía el bueno de Huhne iba un poco demasiado rápido en la autopista que le conducía hasta el aeropuerto londinense de Stansted. ¿La consecuencia? Multazo al canto. Y todo habría quedado en nada si no fuese porque al buen hombre no se le ocurrió una idea mejor que declarar que la que conducía en ese momento era su mujer, Vicky Pryce, de modo que fuera ella la que asumiera la pérdida de puntos en su carnet de conducir. Lo que no podía sospechar es que casi diez años más tarde, el caso saliese a la luz tras separarse de su mujer, que reveló lo sucedido. Motivo más que suficiente para que la fiscalía decidiese iniciar una investigación de oficio y que hace unas semanas, Huhne declarase que “habiendo asumido la responsabilidad por algo que ocurrió diez años atrás, la única medida apropiada que puedo adoptar ahora es dimitir de mi escaño por Eastleigh en el Parlamento”.

 

Juntarse con empresarios investigados por corrupción

El ministro del Interior de Bulgaria, Rumen Petkov se reunió con empresarios investigados por corrupción. Fue acusado reiteradamente de tener contactos con el crimen organizado y por presuntos actos de corrupción en su departamento. Había superado días antes su quinta moción de censura, tras ser vinculado reiteradamente con el crimen organizado. Al final tuvo que renunciar.

 

Fraude al Fisco y Aceptar Viajes

El titular del tesoro británico, David Laws, presentó su dimisión a los 17 días de ser nombrado, tras ser el centro de un escándalo por abusar del sistema de dietas parlamentarias al reclamar gastos por el alquiler de habitaciones en casas de propiedad de su pareja. La ministra de Asuntos Exteriores francesa, Michèlle Alliot-Marie se fue de vacaciones navideñas a Túnez cuando empezaba la revuelta contra el dictador Ben Ali. Se dejó invitar por Aziz Miled, un millonario empresario tunecino, próximo a los círculos del poder de Ben Ali. Y adiós al puesto.

 

Recibir Donaciones del Extranjero

El ministro de Exteriores de Japón, Seiji Maehara reconoció haber recibido una donación de 50.000 yenes (450 euros) de una mujer de Corea del Sur, residente en Japón. Recibir donaciones de una ciudadana extranjero, va en contra de la ley nipona. Dimisión. El ex Ministro de Finanzas japonés, Shoichi Nakagawa, fue hallado muerto en su domicilio de Tokio, en una circunstancia que fue calificada propia de un suicidio. Nakawa se vio obligado a dimitir a principios de 2009 tras la bochornosa escena de comparecer borracho. Su embriaguez le impidió contestar a las preguntas de los periodistas en una reunión del G-7.

 

Esto es demasiado simple: Felipe Larraín tiene que renunciar




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

2 comentarios

  1. altovalsol on

    Muy malos ejemplos, debemos compararnos con países igual o mas corruptos que el nuestro, pues estamos a años luz de tener un comportamiento ético y moral en todas las acciones que cotidianamente hacemos. Ahora si además se le agrega la componente de “empresario” (hay algunos pocos que se salven) y políticos (aquí ninguno se salve), sólo hay que ponerse a llorar, pues pasaran generaciones y no habrá grandes cambios, el cáncer instalado en nuestro país ya está en la etapa de metástasis.

  2. Y los pitucos que se llenan la boca con “Jarvard”, ¿qué opinan? Me imagino que si es uno de ellos el corrupto, todo está bien… Son los envidiosos de la izquierda quienes se alteran con estas cosas. ¡Qué orgullo tener a nuestro ministro exponiendo en “Jarvard”!

Dejan tu comentario