Plebiscito del 88: El momento clave en que Estados Unidos le quitó el piso a Pinochet al ver el genocidio que había hecho

8

dictadura tortura estados unidos

 

El rol clave de Estados Unidos en la génesis del Golpe de Estado de 1973 a estas alturas, con toda la información disponible, es simplemente imposible de desmentir. El argumento de que “los militares salvaron a Chile” en estos tiempos ya no funciona, ya que si no era por la influencia de Estados Unidos, ni la desestabilización al Gobierno de Allende hubiera sido tan radical, ni mucho menos hubiese existido el Golpe de Estado.

 

Un artículo de Ciper Chile exploró algo de lo que poco se conoce, sobre como Estados Unidos le quitó el apoyo a Pinochet durante el gobierno de Ronald Reagan. Documentos desclasificados recrean el momento en que se dieron cuenta de que Pinochet ya no era funcional para sus intereses y el debate que se provocó para definir la mejor forma de sacarlo del poder y apoyar a la oposición. “Este hombre tiene las manos llenas de sangre”, le dijo el secretario de Estado George Shultz al presidente Ronald Reagan mientras discutían sobre el futuro del general Augusto Pinochet. “Ha hecho cosas monstruosas”, concluyó. Parte del artículo señala:

 

Trece años antes, Estados Unidos ayudaba a Pinochet a llegar el poder. En noviembre de 1986, en Washington llegaba el momento en que el gobierno estadounidense decidía que el general había cumplido su propósito y era tiempo de que se fuera. En un comienzo, la administración Reagan veía al régimen de Pinochet como un aliado anticomunista que merecía el apoyo de Estados Unidos. No mucho después de asumir la presidencia (enero de 1981), Reagan levantó las sanciones que la administración Carter había impuesto al régimen militar por su responsabilidad en la bomba que hizo explotar el auto en el que viajaban el ex embajador chileno en Washington Orlando Letelier y su colega Ronni Karpen Moffitt. Ambos perdieron la vida. Reagan, en cambio, envió a Chile su embajadora ante Naciones Unidas, Jeane Kirkpatrick, a reunirse con Pinochet y “expresarle el deseo de mi gobierno de normalizar por completo las relaciones con Chile.”

 

A diferencia del presidente Jimmy Carter, la nueva administración no lo presionaría más por las violaciones a los derechos humanos. Pinochet interpretó el respaldo que le volvía a brindar Washington como una reivindicación y una ratificación de su régimen. En un discurso unos meses después de la elección de Reagan, Pinochet declaró que si antes Chile se hallaba sólo en su firme oposición al imperialismo soviético y su respaldo al sistema de la libre empresa, ahora formaba parte de una clara tendencia mundial. Chile, subrayaba el dictador, no era el que había cambiado.

 

LAS PRIMERAS SOSPECHAS

El colapso de la economía de libre mercado chilena en 1982, seguido de un aumento del descontento popular hacia mediados de 1984, levantó las primeras dudas en las cabezas de los funcionarios de Estados Unidos sobre si seguir o no apoyando al régimen. Ese año 1984, en el que Reagan fue reelegido para un segundo período, un informe de inteligencia de la CIA titulado “Pinochet bajo presión” reportaba que “la política chilena había cambiado de manera irreversible, creemos, durante los últimos años”

 

El asesinato de un joven fotógrafo chileno que acababa de volver del exilio en Washington puso nuevamente la atención de los altos funcionarios de la administración Reagan en la necesidad de aumentar las presiones para que Pinochet se fuera. Rodrigo Rojas había regresado a Chile en mayo de 1986. El 2 de julio, él y una joven mujer, Carmen Gloria Quintana, fueron detenidos por una patrulla militar durante una protesta callejera, rociados con gasolina, quemados y arrojados a una zanja. Rojas murió unos días después a causa de las quemaduras en el 80% de su cuerpo. En una clara señal del rechazo de Washington a las violaciones de derechos humanos de Pinochet, el embajador de Estados Unidos Harry Barnes se unió a miles de chilenos en la procesión del funeral en Santiago. Pinochet le dio la espalda a Estados Unidos desplegando los guanacos sobre la multitud.

 

rodrigo rojas

 

La naturaleza salvaje de esa atrocidad y el hecho de que Rojas era residente en Estados Unidos, resonó en Chile y en Washington. La tarde del 14 de julio, la lectura de documentos del Presidente Reagan incluyó un reporte secreto sobre el “probable involucramiento del Ejército chileno en el asesinato de Rojas”. Hombres clave del Congreso estadounidense pidieron que el gobierno repudiara públicamente al régimen de Pinochet. “La onda expansiva que dejó la muerte de Rojas tiene un impacto relevante en las actitudes de los congresistas. El sentimiento por acciones duras seguirá construyéndose particularmente si los responsables de este crimen no son identificados y enjuiciados”, decía al reporte secreto enviado al secretario Shultz por su delegado para América Latina, Elliott Abrams.

 

Con su informe, Abrams encendió las alarmas sobre Chile: “La última línea es que enfrentamos un empeoramiento de la situación en Chile y necesitamos usar todos los medios disponibles para proteger nuestros intereses”. Y advirtió que una presión efectiva de Estados Unidos requerirá “más que voleos verbales para conseguir que Pinochet acepte irse o persuadir al Ejército de persuadirlo a él”. Abrams recomendó considerar una reunión del Consejo de Seguridad Nacional “para revisar nuestra política hacia Chile”.

 

LA CIA INFORMA DEL AUTOGOLPE SI GANABA EL “NO”

 

Ya en mayo de 1988, cuatro meses antes del plebiscito, la CIA obtuvo datos de inteligencia sobre “la creciente determinación de los militares de evitar la subida el poder de un gobierno civil en Chile”. Hacia fines de septiembre, la CIA y la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA, por su sigla en inglés) habían acumulado evidencia significativa de un plan para una matanza y un autogolpe si el voto no se inclinaba hacia Pinochet el 5 de octubre. En un cable secreto al Departamento de Estado, el embajador Harry Barnes reportó:

 

El plan de Pinochet es sencillo: a) si gana el SI, perfecto; b) si la lucha resulta estar muy reñida, recurrirá al fraude y la coerción, c) si parece que los votantes se decantan claramente por el NO, empleará la violencia y el terror para poner fin al proceso. Para ayudar a crear la atmósfera de represión necesaria, la CNI se encargará de protagonizar ciertos actos violentos antes del 5 de octubre y durante la jornada de elecciones. Sabemos que los consejeros más cercanos a Pinochet se están dando cuenta de que tiene muchas posibilidades de perder, por lo que creemos muy probable que se ponga en práctica la tercera opción, lo que comportaría una pérdida considerable de vidas”

 

En un informe clasificado “Top Secret” la Agencia de Inteligencia de Defensa, informaba que el plan pudo resultar en un “grave y generalizado derramamiento de sangre”. La administración Reagan actuó en forma rápida y decisiva para confrontar estas amenazas de Pinochet. Silenciosamente, los funcionarios militares estadounidenses contactaron a otros miembros de la Junta para advertirles que las consecuencias de abortar un plebiscito serían duras para Chile. Washington también compartió información de inteligencia con los británicos, de modo que ellos también pudieran presionar a sus contactos dentro del Ejército para que resistieran el intento de Pinochet de quedarse en el poder.

 

El 3 de octubre, el Departamento de Estado expuso públicamente el plan de Pinochet para mantenerse en el poder y lo denunció, diciendo que “dañará seriamente las relaciones con Estados Unidos y destruirá la reputación de Chile a nivel mundial”. En un mensaje diplomático dirigido directamente a Pinochet, el gobierno de Reagan afirmó: “Nada podría arruinar de forma tan duradera su imagen en Chile y el mundo entero como el autorizar o permitir actos de extrema violencia o iniciativas ilegales que conviertan en una farsa su promesa solemne de un referéndum libre y justo”. Avanzada la tarde de ese histórico 5 de octubre de 1988, cuando estaba claro que Pinochet había perdido el plebiscito, otros miembros de la Junta se negaron a firmar una orden escrita por Pinochet que le confería poderes de emergencia para anular la votación. Esa noche marcó el fin de su régimen militar infame y el comienzo del regreso de la democracia en Chile.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

8 comentarios

  1. Desde hace rato que se sabe que USA tiene las manos manchadas se sangre de varios pueblos, no es extraño para mi que ellos mismos planearon el ataque a las torres gemelas en un auto atentado, para despues poder atacar a cualquier pais en post de la “paz” y defenderse del terrorismo.

  2. EL MOSTACERO ROLLMEN DICE: on

    Pero si es un hecho que a los gringos ya no les convenia seguir apoyando a un dictador gorila, puesto que se habia expuesto demasiado con sus atrocidades, y ya no le interesaba mantener a una tropa de parasitos, pues eran demasiadas las condenas a nivel internacional. Prueba clara de ello, fue el episodio de las uvas envenenadas el año 1989.

  3. el patron ( ee.uu) hablando y tirando mierda contra su peon ( la dictadura de pinocho ) dice mucho de las razones por que a este mugriento asesino y dictador sus mentores le dieron la gran pata en la raja………..luego la mejor se la dio el pueblo en el plebiscito del 88….sin antes verse amenazado por los inutiles del frente…..que teniendo cancha tiro y lao.no le dieron su merecido……mas encima cuando muere …..casi el 70 por ciento de chile lo celebra jajajajaja..asi terminana los traidores y cochinos reculiaos de los milicos.olvidados y meados en sus tumbas………….que castigo mas cruel…………….

    • Hola Soy Rollmen, me encuentro acá en la página web Gamba.cl, donde informo En Vivo donde ya han pasado casi 27 años del Plebiscito que Puso fin al Régimen Militar, la población de Chile sigue esperando la llegada de la alegría…








  4. Los gringos le quitaron el piso a Pinochet por el bombazo que mató a Letelier en Washington DC. Primera vez que un matón extranjero (y más encima, tercermundista) asesinaba a una ciudadana norteamericana en Washington DC, la capital del imperio. Eso no lo podían perdonar. Los miles de desaparecidos, torturados, despedidos, encarcelados, hambreados, desocupados y exiliados de América Latina le importan una verga a los gringos.

Dejan tu comentario