SE ESTÁN ROBANDO TODO: Ministerio de Educación le regaló 68 millones a la empresa del hijo de Carlos Larraín

6

hijo carlos larrain apitutado

 

No suficiente con los millones que el gobierno le regaló al hijo de Piñera, los millones que recibió la nuera de Chadwick y a la decena de hijos de políticos de Derecha apitutados para enriquecerse con nuestros impuestos, un reportaje de Interferencia reveló que un hijo de Carlos Larraín recibió un millonario contrato en el Mineduc… ¿El detalle? Más encima se lo entregó su hermano que antes había sido apitutado ahí. Parte de la investigación señala:

 

El jueves 11 de abril de 2019, Raimundo Larraín Hurtado llegó hasta el Museo de la Educación Gabriela Mistral. El jefe de la División de Educación General (DEG) del Ministerio de Educación (Mineduc) –e hijo del ex senador y presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín Peña– llevaba apenas dos meses en el cargo, y arribó en ese lugar para participar en el lanzamiento de un texto confeccionado por la Agencia de Calidad de la Educación, que recopilaba la experiencia de 15 colegios de distintos lugares de Chile que habían trabajado en un mejoramiento educativo. Exactamente 25 días después, el 6 de mayo de 2019 el hermano de Raimundo, Carlos Larraín Hurtado, firmó un contrato millonario con la Agencia de Calidad de la Educación, en representación de una empresa de tecnología con sede en Suiza.

 

Desde entonces, el papel de Raimundo Larraín a cargo de la DEG, división encargada de relacionarse con los colegios, ha pasado bastante desapercibida. Sin embargo, un nuevo antecedente puede cambiar el escenario. La historia comienza en febrero de este año, cuando la Agencia de Calidad de la Educación abrió un proceso de “Gran Compra” entre los proveedores que estaban suscritos al convenio marco para entregar a instituciones públicas el “servicio de reclutamiento, selección y consultorías en desarrollo y gestión de personas”. Un proceso que llegó a puerto el 6 de mayo pasado, cuando la empresa que se adjudicó el trato, Data Conversion Service, suscribió el acuerdo con Juan Bravo Miranda, secretario ejecutivo (s) del organismo.

 

Junto a su firma, y en la parte final del contrato, estaba la del representante legal de esta compañía suiza que comenzó a operar en Chile en 2006. Era la de Carlos Larraín Hurtado, actual concejal por Las Condes, hermano de Raimundo Larraín Hurtado y socio de este en distintas sociedades, tales como Inversiones LH Limitada, la que vincula a ambos hermanos al holding educacional Santo Tomás. El trato con Data Conversion Service tiene una vigencia de dos años, hasta 2021, por un monto total de 2.436 UF, una cifra que bordea los $68 millones. El servicio a realizar es el de selección y reclutamiento de personal, con todas las etapas que esto implica: análisis curriculares, realización de pruebas técnicas a los postulantes y evaluaciones psicolaborales, entre otras. Este antecedente puede complicar las cosas no solo a Raimundo Larraín Hurtado, sino que también a la ministra Cubillos. Y como si fuera poco, el poder de Juan Bravo Miranda para haber firmado el contrato con Carlos Larraín Hurtado ese 6 de mayo, en representación de la Agencia de Calidad de la Educación, fue entregado a él mediante un decreto exento del propio Mineduc este 2019.

 

Cuando la Derecha habla de “achicar al Estado” es a esto lo que se refieren: Que sólo los beneficie a ellos. Estamos hablando de cuicos multimillonarios, que están asegurados económicamente por generaciones, y aún así no tienen problemas en seguir robándonos y viviendo de nuestros impuestos… Y se supone que son los comunistas los que “quieren todo gratis” 




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

6 comentarios

    • fachosenfermos on

      La política educacional del gobierno consiste en saquear los recursos públicos y mantener en pésimas condiciones los colegios en cuanto a infraestructura, presionar laboralmente a los profesores en condiciones imposibles y atacar a los estudiantes con torturas y amenazas, esto es dictadura.

  1. Que feo acusar así a una persona respetable de robar. Copio su declaración en Facebook: “ACUSACION FALSA: El viernes me acusó un medio de haberme adjudicado un contrato con la Agencia de Calidad de la Educación por 68 millones pagaderos en dos años.
    El artículo debajo de la acusación permitía entender con esfuerzo que el contrato era celebrado por una sociedad que yo representaba. No decía sin embargo que la adjudicación fue a una empresa cliente mia, en un proceso competitivo de gran compra por mercado público, procesos en que los oferentes solo pueden acompañar antecedentes a una plataforma web que los recibe sin permitirles otra intervención, que mi representada fue una de 33 competidores, que en precio fue una de las dos mejores por muy poca diferencia y que ganó porque cumplía un requisito de experiencia de 12 años mayor que los 6 del que salió segundo.
    Yo soy abogado de empresas en lo profesional y represento hace 12 años a la que ganó esa licitación que es una empresa suiza, en la que no tengo ninguna propiedad, a cuyos dueños desconozco, pero que me han nombrado su representante legal en Chile desde el comienzo. Trabaja con empresas grandes del sector privado y con servicios públicos, facilitándoles personal de alto nivel técnico para proyectos específicos y haciendo evaluaciones como las que se licitaron por la Agencia en esta ocasión. Tuvo adjudicaciones grandes en el gobierno de Bachelet como lo señala el artículo indirectamente y siempre participa a través de procesos de compras públicas. Ganó esta, y se le adjudicó. Acompañaría el acta de evaluación de las propuestas presentadas, pero no se si se puede por mencionarse otras empresas que pueden no querer ser mencionadas.
    El articulo parecía sugerir que la ganancia era por intervención de terceros en el Ministerio, y pone en duda la honestidad de los tres funcionarios de la Agencia que recomendaron la adjudicación además de la mía. Todo muy desagradable. Entiendo que fue difundido por muchos medios incluso de los que se las dan de rigurosos sin matiz alguno ni pregunta al suscrito con lo que los autores deben estar felices.
    Uno queda desolado y desanimado, pero ya veremos que puede hacerse con los culpables.”

Dejan tu comentario