Diputado Raúl Soto renunció a la DC tras apoyo de su partido a la Reforma Tributaria de Piñera que le regala 800 millones de dólares al 1% más rico: “La DC es un partido de Derecha”

7

raul soto 2

 

Luego de la DC se sumara a la Derecha para aprobar la Reforma Tributaria de Piñera en la cámara de Diputados, que recordemos, no beneficia a las pymes y le regalará 800 millones de dólares todos los años al 1% más rico del país, el Diputado de la DC Raúl Soto anunció su renuncia al partido. En entrevista para La Tercera señaló:

 

Estoy muy decepcionado de la DC, este no es el partido al cual yo ingresé. Por su historia y principios pensé que desde acá era posible construir una opción de vanguardia para impulsar los cambios sociales que Chile requiere. Sin embargo, bajo la conducción de Fuad Chahin se ha convertido justamente en lo contrario, hoy es un partido que ha renunciado a sus principios y a su vocación popular, para pasar a ser un partido de puro pragmatismo donde todo es negociable, donde la justicia social y el combate contra la desigualdad dejaron de ser las banderas de lucha y no importa terminar beneficiando a los más ricos del país con un perdonazo tributario, como el aprobado hoy con la reintegración. Eso es dispararnos a los pies, es pasar un límite ético y político que no podíamos pasar porque es sin retorno. Hoy la DC es un partido que está cogobernando, es un partido más de derecha que solo busca administrar el status quo y perfilarse comunicacionalmente.

 

Usted calificó como “una vergüenza” que su partido apoye la reforma tributaria del gobierno. Incluso, en su Twitter planteó que se están trasgrediendo las bases y lo planteado por el Congreso Ideológico de la DC. ¿Eso es un incumplimiento por parte de la mesa de Chahin?

Es una vergüenza porque no solo negocian a costa de los principios del partido, sino que con ello terminan generando una consecuencia nefasta que es la profundización de la desigualdad en Chile. Y eso es un evidente incumplimiento a lo que señala el Congreso Ideológico y la Junta Nacional. El Congreso dice que la DC debe luchar por la justicia social y tributaria a través de cambios que impliquen impuestos progresivos, es decir, que los que más tienen contribuyan más al fisco para que esos recursos sean redistribuidos con políticas sociales. Acá se hace justo lo contrario, se avala en los hechos una rebaja de la carga tributaria de los súper ricos en más de 800 millones de dólares anuales. Eso para mí no era transable, ni siquiera compensable. Hay cosas en la vida que no son negociables y ésta era una de ellas. Además, la Junta Nacional nos fijó el marco de acción que es la defensa de las transformaciones sociales en beneficio de los más vulnerables y acá lo que hicieron fue arrodillarse ante los poderes económicos para alivianar su carga tributaria, justo en la dirección contraria a lo establecido en el gobierno anterior. El domicilio político en el cual nos puso la ciudadanía y las bases de la DC es la oposición, pero acá se está actuando en cogobierno, se cruzó la vereda. Desde el momento que traicionas tus propios principios ya no hay excusa de “oposición constructiva” que valga, la DC actúa como el cuarto partido de gobierno en la Cámara de Diputados, y cuando le hacen un guiño a la oposición es solo para lavar la imagen.

 

Anteriormente ya había planteado que estaba en “estado de reflexión” sobre su permanencia en el partido. ¿La mesa le dio el espacio para plantear sus críticas?

La DC hoy carece de diálogo interno, las distintas sensibilidades al interior no conversan, más bien los que tienen el poder interno y la conducción buscan permanentemente poner el pie encima e invisibilizar las posiciones disidentes. Lo hicieron conmigo en la reforma previsional cuando me sacaron injustamente de la presidencia de la Comisión de Trabajo por no avalar un mal acuerdo con el gobierno. Y lo hicieron ahora otra vez en la reforma tributaria. Fui censurado, no me otorgaron la posibilidad de hablar en la Sala, me negaron expresamente ocupar parte del tiempo de la bancada para expresar mi postura, quien es además la de varios otros parlamentarios y la de la gran mayoría de las bases. Entonces hay un actuar antidemocrático y autoritario en la conducción del partido y la bancada DC. Espero, sin embargo, hacer mis descargos formalmente en las instancias partidarias internas, sobre todo ante la militancia.

 

Entonces, con lo que ocurrió hoy en la Cámara, ¿va a renunciar a la DC?

Llevo varios meses en periodo de reflexión, justamente me declaré en ese estado cuando mi partido aprobó la reforma tributaria en la Comisión de Hacienda. En ese momento dije que el límite que no se podía pasar era respaldar la reintegración en la sala y fue lo que finalmente ocurrió. Entonces, en la vida y en la política hay que ser consecuentes y tomar las decisiones por más difíciles que sean. Es el momento de actuar en consecuencia y voy a renunciar a la DC. No me siento representado por esta DC, soy de oposición y mi partido actúa como uno de gobierno. Llegué a la política para contribuir a cambiar la realidad en beneficio de la ciudadanía, de los más vulnerables y de la clase media, y mi partido actúa permanentemente transando esos valores. No me representa. Desde acá no se puede contribuir a que se produzcan cambios relevantes, porque priman otros intereses, principalmente económicos y políticos que lo impiden.

 

Y más allá de la Reforma Tributaria, ¿por qué toma esta decisión?

No es solo la reforma tributaria, pasó algo similar en pensiones y prácticamente en todos los proyectos de ley del gobierno. Hay una estrategia política detrás donde lo que se busca es jibarizar el partido, transformarlo en uno pequeño y controlable, un partido bisagra que no esté basado en principios, sino que actúe solo por pragmatismo. Esa estrategia es la continuidad del camino propio de las anteriores elecciones y de quienes sostienen que la DC se debe ubicar en el centro, incluso coquetear con la centroderecha. Quienes manejan la DC desde el poder político y económico están hace años en esa estrategia y hoy la están ejecutando a través de la conducción de Fuad Chahin y con la colaboración de una parte de la bancada de diputados. Ante eso me revelo, siempre lo hice, es un tremendo error, es poner la lápida a la DC como la hemos concebido hasta ahora. No estoy disponible para ser cómplice de aquello. Y en el estado actual de cosas si no te sumas te vetan, como ocurrió conmigo. Por eso prefiero dar un paso al costado y seguir siendo consecuente con los principios y valores del humanismo cristiano, pero desde afuera.

 

¿Cuándo haría efectiva su renuncia?

Tengo que hablar con mucha gente, principalmente dirigentes y militantes de todo el país que de alguna manera durante estos meses nos han manifestado su apoyo y se han sentido representados. A ellos les debo gratitud infinita. También espero tener la posibilidad de conversar en las instancias partidarias que correspondan y con la bancada, porque no es un tema de diferencias personales, sino que de diferencias políticas irreconciliables. Luego de eso lo formalizaré. Debería ocurrir en los próximos días.

 

¿Ha conversado con sus compañeros “díscolos” de la bancada como Víctor Torres, Manuel Matta y Mario Venegas sobre su decisión? ¿Podrían hacer lo mismo?

Lo hemos conversado muchas veces y sé que también tienen niveles de decepción altos. Sin embargo, esta decisión es muy personal, fue un proceso interno muy largo y difícil. Espero que lo comprendan porque valoro mucho la consecuencia que ellos han tenido a pesar de muchas presiones que han recibido. Respeto el proceso personal y político de cada uno de ellos, y sé que también entenderán el mío.

 

¿Qué riesgo ve en la estrategia de la mesa de Chahin de un “perfilamiento propio”? ¿Le está haciendo daño a la Democracia Cristiana?

Le hace mucho daño. Los riesgos son muchos. Desde el punto de vista externo es volver a aislarse del resto de la oposición y del punto de vista interno hay una olla a presión que en algún momento va tener que encontrar una válvula de escape. Lo que ocurre conmigo es un claro síntoma de eso. Están provocando una crisis que en algún momento va estallar muy fuerte.

 

Cualquier persona puede ver que la DC simplemente es un partido Derecha pura y dura, incluso más que varios dentro de Chile Vamos. No por nada fueron más opositores a Bachelet que a Piñera donde SIEMPRE han votado alineados con ellos… El tiempo más temprano que tarde les pasará la cuenta




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

7 comentarios

  1. CECILIA PEREZ on

    LA DC SIEMPRE A SIDO FACHA WEON DESCUBRISTE AMERICA ACASO
    LOS DIEZMOS CANUTOS SE LOS DAN AL NEONAZI JOSE KAST
    MARCELA ARANDA EL HIJO TRAVESITI CON UN CURA

  2. ¡¡ANTIPATRIOTAS COMO SIEMPRE!!, A ESE “UNO POR CIENTO”, NO LE VA A PASAR NADA SI NO SE APRUEBA LA REFORMA,VAN A SEGUIR SIENDO INMENSAMENTE RICOS Y PRIVILEGIADOS COMO A SIDO HASTA AHÓRA…QUEDA LA IMPRESIÓN QUE SENCILLAMENTE LA DEMOCRACIA CRISTIANA SE ESMERA EN REGALAR PLATA DE TODOS LOS CHILENOS SOLO PARA RECIBIR UN POCO DE REGALONEO DE SUS AMOS EMPRESARIOS.¡¡SOLITOS SE PONEN LA SOGA AL CUELLO!!

  3. ME SIENTO IMPRESIONADO Y CON MUCHA PENA QUE LOS COMENTARIOS QUE SE EMITEN EN ESTE ESPACIO Y EN GENERAL EN LA MAYORIA DE LAS PAGINAS DE ” ANALISIS POLITICOS, ECONOMICOS, RELIGIOSOS”, SOLO SEAN OFENSAS , GROSERIAS Y SIN NINGUN CONOCIMIENTO DE LOS ACONTECIMIENTOS….QUIENES OPINAN LO HACEN DESDE LA IGNORANCIA Y DESINFORMACION , POR ESO QUE CUANDO SE CRITICA SIN SABER ….NO SON ALTERNATIVAS DE CONSTRUIR NADA!!!…..

Dejan tu comentario