Dirigente pesquero torturado por Cristián Labbé: “Escuchábamos los gritos de las mujeres pidiendo que no las violaran”

3

cristian labbe torturador 3

 

Confirmando las declaraciones realizadas por el ex conscripto Héctor Patricio Salvo, quien reveló las brutales torturas y vejámenes que cometían los militares al mando de Cristián Labbé en el regimiento de Tejas Verdes, el ex dirigente pesquero, Anatolio Zárate, torturado por el propio Labbé, reveló que las principales víctimas eran las mujeres, a las que los militares violaban si ninguna piedad. Una nota de la Nación detalla:

 

Para el 11 de septiembre de 1973, el oficial de la marina mercante Zárate se desempeñaba como presidente y jefe de flota de la estatizada pesquera Arauco en San Antonio. Como tal, representaba al Presidente Salvador Allende en el directorio de la empresa. Además, Zárate era militante del Partido Socialista, hijo de un connotado ginecólogo y amigo personal de Allende. Su hermano era ahijado del Presidente. Motivos suficientes para encabezar la lista de los más buscados en el puerto.

 

El día del golpe de Estado fue detenido en su casa de calle Luis Alberto Araya de San Antonio por un oficial de reserva del Ejército y un grupo de conscriptos. Los militares allanaron la residencia, lo interrogaron por casi dos horas y le comunicaron que estaba bajo arresto domiciliario. Nueve días después, el 20 de septiembre de 1973, fue enviado al Regimiento de Ingenieros Militares de Tejas Verdes, donde permaneció detenido hasta el 30 de octubre, acusado -al igual que muchos- de participar en el falso Plan Z. En ese recinto comenzó su calvario. En diciembre de 2004, Zárate prestó declaración ante el juez Alejandro Solís en el marco de la investigación por la querella presentada por las víctimas de Tejas Verdes.

 

“Al llegar al regimiento me tuvieron con la frente apoyada en un muro, las manos atadas a la espalda y las piernas separadas desde las diez de la mañana hasta las siete y media de la tarde, aproximadamente. Después (…) me llevan al campamento de prisioneros, lugar donde permanezco 15 días a la intemperie, durmiendo al aire libre”.

 

Días después hicieron dormir a los prisioneros en mediaguas construidas por ellos mismos. En ese período, Zárate asegura haber visto al regidor y presidente de la CUT de San Antonio, Luis Norambuena, y Ceferino Santis, dirigente del PS de la ciudad, que actualmente figuran como detenidos desaparecidos. En la declaración de 2004 que dio Zárate, uno de los últimos en ser llamado a testificar ante Solís, relata los vejámenes que escuchó y los apremios a que fue sometido:

 

“Nos hacían esperar debajo de la sala de torturas, donde escuchábamos los gritos de los torturados, los gritos de las mujeres que pedían que no las violaran. En la sala de tortura me aplicaban electricidad, sufrí colgamientos, golpes de pies y manos y el submarino de excremento”.

 

“También nombró a otros ex detenidos de San Antonio, entre ellos Ana Becerra, Mariela Bacciarini y Luis Sepúlveda. Además, Zárate declaró ante Solís que en su último interrogatorio logró ver a “un teniente que era uno de los principales torturadores; era alto, macizo, rubio, pecoso, pelo liso, muy salvaje y sé que se llamaba teniente Labbé”.

 

Que la Derecha siga defendiendo a un CRIMINAL DE LA DICTADURA CONDENADO como Cristián Labbé es la mejor evidencia que son un peligro para la Democracia y que no tendrían problema en volver a realizar un genocidio si ven que sus privilegios (y el de sus financistas) se ven amenazados




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

3 comentarios

  1. Kast,a de hipocritas y mojigatos on

    Que rabia da saber todo esto y mas encima saber que hay estúpidos que defienden toda esa porquería, hijos de puta mal paridos ojala nunca les pase algo semejante a ellos ni sus familias.

  2. Barata la han sacado los traidores de septiembre.

    Se han cagado de risa en nuestra cara y están bien protegidos, encima tienen a una horda de zombis ignorantes, enfermos mentales que se identifican con ellos y ghurkas insatisfechos que no se ensuciarían las manos personalmente pero que les protegen y les celebran sus crímenes.

    Y con esta gente, a falta de una palabra mejor, hemos de entendernos democráticamente y hablando en una supuesta igualdad de términos y condiciones.

    Creerse eso último es ir de voluntario a atorarse comulgando con ruedas de carreta.

Dejan tu comentario