Polette Vega: El último montaje comunicacional de la ultraderecha

7

polette vega montaje comunicacional

 

Si usted es una persona informada, seguro que recuerda la vergonzosa cobertura que hicieron los medios tradicionales cuando el Comando Jungla asesinó a Camilo Catrillanca, donde incluso algunos se demoraron hasta 24 horas en informarlo. Y es que a pesar que desde el primer momento el asesinato estaba bastante claro, varios medios tradicionales estuvieron cuadrados por días enteros con la información del gobierno de que «Catrillanca había muerto en un enfrentamiento». Al final, y como la evidencia era incontrarrestable, no les quedó otra que decir la verdad. Eso si, olvídense de poner a la familia de Catrillanca en portada o entrevistarlo.

 

Otro caso similar ocurrió con las 3 mujeres apuñaladas por encapuchados en una marcha a favor del aborto. Noticia que los medios tradicionales simplemente no cubrieron y donde no salió ningún político de derecha a condenarlo. Lo mismo pasa con los estudiantes del Instituto Nacional que están siendo golpeados y hostigados por Carabineros todos los días, donde Alessandri no los está dejando estudiar, y que tampoco ha sido noticia en los medios tradicionales. Ni hablar por supuesto, de que los políticos de Derecha no sólo jamás han condenado esta brutalidad, muchos de seguro están a favor de que Carabineros estén apaleando a menores de edad.

 

Toda esta necesaria introducción es para dejar en evidencia el caso de Polette Vega, el último montaje comunicacional de la ultraderecha. A modo de resumen, se trata de una universitaria que el año pasado era «de izquierda», (algo sospechoso ya que su twitter está repleto de frases homofóbicas), que ahora es de ultraderecha, (defiende el genocidio de la Dictadura Cívico Militar de Pinochet y se burla de las personas torturadas), la que denunció que los estudiantes de la Universidad de Chile le hacían bullying por facha, que no la dejaban estudiar, y que una compañera le lanzó un vaso de agua por una frase homofóbica que dijo por la cual no pidió disculpas, siendo esto último lo que detonó todo el caso.

 

Ahora pongamos las cosas en perspectiva: ¿En serio un vaso de agua motivó que literalmente TODOS los medios tradicionales la entrevistaran y pusieran en portada? Esta misma semana los activistas ambientales Katta Alonso y Rodrigo Mundaca fueron AMENAZADOS DE MUERTE, algo 100 mil veces más grave considerando que en Chile efectivamente los están matando (Macarena Valdés, otro caso del que no han hablado), y gran parte de los medios tradicionales ni siquiera sacaron la noticia. ¿Cómo es que un vaso de agua importa más que Camilo Catrillanca, tres mujeres apuñaladas, la constante represión a los secundarios y acitivistas ambientales amenazados de muerte? La respuesta es sencilla, y tenemos que mirar quiénes están detrás: LA ULTRADERECHA.

 

Las peleas y el bullying dentro del contexto universitario son pan de cada día. No es que esté bien, menos que lo estemos justificando y claramente las agresiones no pueden ser permitidas, pero convertir un vaso de agua en una noticia nacional no deja de llamar la atención, a menos claro, que veamos los intereses que hay detrás. Y es que no es casualidad que el mismo día de la denuncia, la UDI, RN, el Gobierno y hasta José Antonio Kast se plegaron a este caso denunciando la «intolerancia de la izquierda a los que piensan distinto». Si, tan absurdo como suena. Los mismos que hasta el día de hoy defienden el genocidio cometido en Dictadura, que no respetan que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo, que constantemente les niegan derechos básicos a la comunidad LGBT, denunciando «intolerancia».

 

No se equivoquen, la sociedad actual tiene problemas de violencia y las universidades no son una excepción, existe acoso entre estudiantes, a profesores y ni hablar de las múltiples denuncias de abuso sexual que no han sido tratadas como corresponde. Además, damos por sentado que todos estamos de acuerdo que la educación es un derecho para todos, desde un delincuente que está en la cárcel hasta el facho más facho. El tema es el evidente montaje comunicacional con TODOS los medios alineados. Hagamos un ejercicio. ¿Si una mujer facha le tiraba un vaso de agua a una estudiante de izquierda hubiera sido tema nacional? Jamás, se hubiera quedado en las redes sociales y sólo hubiera sido tema en los medios no tradicionales, tal como, las 3 mujeres acuchilladas en una marcha a favor del aborto o las amenazas de muerte a dos dirigentes sociales.

 

Nos queda en el tintero la frase que más repitió la ultraderecha durante este montaje comunicacional: «La izquierda los ataca por pensar distinto», pensar distinto políticamente en una derecha tradicional sería defender el libremercado, estar a favor de las AFP y creer en las privatizaciones, cosas con las que no estamos a favor pero de eso se trata la «Democracia». En cambio, defender el genocidio realizado en Dictadura, burlarte de los miles de asesinados y torturados, o decir que los homosexuales no deben tener derechos NO ES «PENSAR DISTINTO», los discursos de odio y antiderechos del fascismo jamás han sido parte de la libertad de expresión. Si tuviéramos medios de información responsables lo tendríamos claro hace rato, lamentablemente y como hemos visto, los medios tradicionales están completamente alienados con la propaganda fascista.

 

La ultraderecha necesita víctimas y si no las tiene las inventa. Y es como tienen a los medios tradicionales en su bolsillo, pueden convertir en temas nacionales hechos como lo de Polette Vega o simplemente fabricarlos. Y es que si el vaso de agua no hubiese existido, habrían inventado algún hecho similar para aparecer como los oprimidos cuando siempre han sido los opresores. El llamado a la izquierda es tener eso en claro para no caer en el juego y estar preparados. ¿Saben lo que hubiera enterrado todo el caso de Polette Vega? Que alguien hubiera grabado sus dichos homofóbicos y sus burlas a los asesinados durante la Dictadura. (Algo que de todas formas podrían hacer de ahora en adelante). Menos consigna estúpida, más inteligencia y estrategia.

 

¿Saben qué es lo que pasará ahora? Los mismos que denuncian «intolerancia de la izquierda», apoyados por este montaje comunicacional comenzarán una cacería de brujas contra cualquier estudiante, profesor o rector que tenga ideas de izquierda. No es que seamos adivinos o tengamos una bola de cristal, es la estrategia que  SIEMPRE ha utilizado la ultraderecha durante toda su historia, (sin ir más lejos la UDI le pidió la renuncia al rector Ennio Vivaldi). La victimización siempre ha sido una herramienta del fascismo, basta recordar que el mismo Adolf Hitler denunciaba que lo censuraban y se vendía como el representante de la libertad de expresión… No es necesario recordarles qué fue lo que pasó cuando llegó al poder.




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

7 comentarios

  1. La portada de Polette Vega parece más una portada de una persona de la farándula que la de una persona que asegura haber sufrido algún tipo de hostigamiento, sale hasta sonriendo, es claro que esto hay que interpretarlo como una operación comunicacional, lástima que los tontos crónicos de siempre pican los anzuelos incluso cuando ni siquiera se los están tirando a ellos.

  2. Amoelcapitalismo on

    La desesperación del comunista gamba, jajajja catrillanca era un conchadesumadre… Te falta decir eso para empezar a decir la verdad…

  3. Ultraderecha? Pues la verdad es que esperaba algo más del editor de esta página. En Chile no hay ULTRA derecha, solo hay derecha, es solo que el esquema político de este país está desbalanceado a la izquierda, y lo que está a la derecha se convierte en «ultraderecha». Los medios de comunicación se han encargado de hacer ver que actualmente existe una ULTRA derecha, ¿por qué? Pues para que la gente ignorante asocie automáticamente a la derecha con el nacional socialismo. Lo mismo pasa con el fascismo. Señores/as, el fascismo cayó con Mussollini, no es de izquierda ni de derecha, es una tercera vía anticapitalista y antimarxista, con elementos nocivos de izquierda y derecha (verdadero imperialismo, guerra, disolución de los otros partidos políticos, control sobre el mercado). Y bastante bien ha funcionado esta estrategia de la prensa, en todos lados cuando hay un candidato de «ULTRA» derecha lo acusan de nazi o de fascista…
    Haga un ejercicio, cuando mencionen a un político de PC en televisión, lo van a anunciar como «diputado/senador PC», nunca como ULTRA izquierdista, siendo que estos son la izquierda más radical del país.
    Por lo demás, no fue un simple vaso de agua, fue agredida física y verbalmente, y que te digan «quémenla» mientras te insultan tus propios/as compañeros/as solo por tener ideas distintas da para terminar en psiquiatra (que no es nada barato y deberían pagar los mismos agresores).
    Eso, la verdad espero que lean el comentario, y por último deberían cambiar el tan prostituido «facho» por «momio», desde el punto de vista de teoría política es más correcto.

Responder a ja! Cancelar Respuesta