ESCÁNDALO: Funcionaria municipal denunció que Evelyn Matthei la obligó a infiltrarse en las protestas

5

evelyn matthei desquiciada 2

 

Un reportaje de El Desconcierto reveló que la alcaldesa UDI de Providencia, Evelyn Matthei, obligó a varios trabajadores municipales a infiltrarse en las protestas para espiar a las personas. Algo que excede sus funciones y es completamente ilegal. El artículo cuenta con el relato en primera persona realizado por la funcionaria Evelyn Quezada, quien se querelló en contra de la Municipalidad. Parte del reportaje señala:

 

Evelyn Quezada llevaba siete años trabajando como inspectora municipal en Providencia sin ningún inconveniente. Lo hacía bajo la modalidad de contrata y sus labores siempre habían sido las mismas: fiscalizar áreas verdes, supervisar obras y rentas, y gestionar contratos con empresas externas. Pero esas tareas se vieron alteradas la jornada del 19 de noviembre pasado, casi un mes después que detonara el estallido social. Ese día su jefe directo, Felipe Frez, quien era encargado de planificación del municipio, le dio una orden clara: Debía infiltrarse en las manifestaciones en Plaza de la Dignidad. Evelyn lo encontró una locura, no estaba dispuesta a exponerse a lacrimógenas y gases tóxicos.

 

A pesar que apoya las manifestaciones sociales, no es una persona de marchas: la sola idea de estar ahí, le causaba miedo. Intentó zafarse por todos lados. Pero no hubo caso. Incluso, les recordó que aún tenía fuero maternal por su hijo de un año y 7 meses. No la escucharon. Habló con la directora de fiscalización María Ivonne Johansen para abstenerse de las protestas, pero también fue muy clara. “Me dijo que tenía que jugármela, demostrar que hacía bien esta pega y que considerara que mi contrato acababa pronto. En otras palabras, me amenazó con despedirme si no hacía la pega. Como necesitaba trabajar, le dije que cuidaría mi trabajo. Soy sola y vivo con mis cuatro hijos. No puedo no trabajar”, cuenta Evelyn a El Desconcierto.

 

No le quedó otra que aceptar a regañadientes y partir a Plaza de la Dignidad siguiendo las instrucciones de sus jefaturas. Todo por el mismo sueldo, sin ningún bono extra y bajo el mismo contrato. Todo de manera irregular. “Esto se tradujo, en la práctica, en enviarme a distintas zonas que fueran foco central de la contingencia nacional, principalmente Plaza Baquedano (hoy conocida como Plaza de la Dignidad), con el fin de que yo me infiltrara en la Primera Línea entre los manifestantes para obtener información”, dice Evelyn Quezada en la denuncia, que hoy se tramita en el Tribunal del Trabajo de Santiago, y a la que tuvo acceso este medio.

 

El primer día como infiltrada, cuenta Evelyn, la nueva rutina consistió en caminar desde metro Tobalaba al sector del monumento del general Baquedano. Principalmente, observando a los vendedores ambulante, personas en situación de calle y a los manifestantes de la plaza de la Dignidad. El objetivo era evaluar la gravedad de las manifestaciones ciudadanas para armarse un panorama. Evelyn no andaba sola. Estaba acompañada de dos compañeros de trabajo también infiltrados. Todos tomaron nota de lo que sucedía. Sacaron fotos con sus celulares. Y después la información fue entregada a su jefe Felipe Frez, quien luego la traspasó a sus superiores jerárquicos: Carol Vargas, coordinadora de fiscalización; y María Ivonne Johansen, directora de Fiscalización, quienes monitoreaban que cumplieran con las labores de inteligencia municipal. “Toda esta información iba directo a la alcaldesa Evelyn Matthei”, cuenta la ex funcionaria.

 

Desde ese día, el foco de investigación se centró en analizar a la Primera Línea de Plaza de la Dignidad. Su jefe le pidió a Evelyn y sus dos compañeros que se vistieran de manera más desordenada para no ser reconocidos como funcionarios municipales. La idea era mimetizarse entre los manifestantes. “Yo iba con jeans, el pelo amarrado, me sacaba los aros y jockey. Súper desarreglada, se suponía que así se vestían los encapuchados. Uno de mis compañeros iba con la camiseta del Colo. Mis jefes tenían la peor impresión de los encapuchados y los manifestantes. Pensaban que eran puros delincuentes o flaites, lo peor. Tenían una mirada muy despectiva. Y uno tenía que fijarse en esos estereotipos. El nivel de prejuicios que tenían era tremendo. Por ejemplo, pedía que nos fijáramos en los vendedores de la calle, pero para ver si eran extranjeros o no. A ese nivel. Por eso mismo, nos recomendaron hablar medio flaite, con garabatos y mostrando ser chora. A mí me costaba mucho actuar, porque no soy así”, cuenta Evelyn a El Desconcierto.

 

La petición del jefe era clara y no daba para dobles interpretaciones: “Nos pidió recabar información de cómo se organizaban, quién era el líder de los encapuchados, para cuándo se programaba la siguiente marcha, la cantidad de vendedores ambulantes, quiénes vendían drogas, si eran estudiantes o no, si eran flaites, si andaban con banderas, si vivían en la calle, todo servía”. Pero ninguno de sus jefes les transparentó la finalidad de esa recopilación de información. Hasta hoy Evelyn tiene un enorme cargo de conciencia. “Cómo quisiera que no tuvieran toda esa información que les dimos, porque no sabemos qué hicieron con ella”, se lamenta. Mientras estaban en Plaza de la Dignidad, tanto Evelyn como sus dos compañeros tenían que estar mandando constantes reportes al whatsapp que armó su jefe para mantenerse informado. Una seudo policía secreta que se comunicaba a través de esa red social. Mensajes que ahora le sirven de prueba a Evelyn y a los que pudo acceder El Desconcierto.

 

Durante las dos semanas que ella estuvo realizando labores de ‘inteligencia’ municipal, nunca dejó de enviar imágenes y comentarios al grupo llamado Inspección Territorial que tenía como ícono el mencionado emoticón de detective, que luego pasó a llamarse FT y, finalmente, Planificación, el que tenía de foto de perfil al ícono de las marchas: al ‘Negro Matapacos’. Los cambios de nombres de los grupos fueron por precaución. Temían que los descubrieran o tuvieran pinchados los teléfonos. El chat municipal era muy activo en las horas que los funcionarios estaban en terreno en Plaza Dignidad. Había un traspaso de información de minuto a minuto. Nada se escapaba de los ojos de los inspectores infiltrados. Parecían estar viviendo una película de espionaje.

 

Se compartían afiches de marchas oficiales de las barras bravas, hasta de una maratón cumbianchera que se realizó por la renuncia de Piñera, pero también datos exactos de lugares vandalizados que se ocupaban como estacionamientos informales, imágenes de un edificio en plena Plaza de la Dignidad que se ocupaba para guardar escudos de la Primera Línea, fotos de estudiantes haciendo nada, pero que podrían constituir un peligro, identificación de personas en situación de calle del sector de Baquedano y los lugares que usaban para dormir o bañarse, de otras personas que supuestamente incitaban a apedrear a carabineros, de quienes le daban agua a los encapuchados. O se llamaba a cortar el agua de las piletas para que los manifestantes no pudieran sacarla para apagar las lacrimógenas. Así también, se tenía el registro exacto de la llegada de los voluntarios de la Cruz Roja a la plaza. Y mucha información extraída de conversaciones con los manifestantes. Toda esta información detallada también servía para demostrar que ellos trabajaban.

 

Estar todos los días infiltrados en la Plaza de la Dignidad hizo que los trabajadores comenzaran a preocuparse. Tenían miedo de ser descubiertos por la Primera Línea. Con algunos, ya habían generado lazos “a punta de cervezas y cigarros” que les llevaban para generar confianza. Cervezas y cigarros que salían, por supuesto, del bolsillo de los trabajadores municipales. “Nunca nos devolvieron ni un peso. Y era una idea celebrada por mis jefes”, dice Evelyn. Los trabajadores infiltrados varias veces le hicieron sentir esa incomodidad a sus jefes. El municipio tampoco les pasó nada para cuidarse. Ni mascarillas ni antiparras para resistir a las lacrimógenas, gases tóxicos y balines. Más de una vez, en el mismo chat, los trabajadores le pidieron a su jefe que gestionara estos elementos con la directora Ivonne Johansen, quien se había comprometido a entregárselos. “Pero nunca nos tomaron en cuenta. Me tuve que conseguir una mascarilla en la Cruz Roja y después invertí en una que se me rompió. Mi mayor miedo era que me llegara un perdigón en el ojo o que me detuviera Carabineros. Pero eso nunca les preocupó. Lo único que mi jefe decía era cuídense nomás y chao. Me expusieron a todo eso, pusieron en peligro mi integridad física y sicológica”, se queja Evelyn.

Pero ese no fue el único menoscabo laboral al que se vio obligada Evelyn. Como los resultados de sus investigaciones fueron aplaudidos en la municipalidad, Felipe Frez le pidió que estuviera de punto fijo en la plaza, en horario de oficina, a veces incluso hasta las 8 de la noche. “No podía siquiera ir al baño o a colación, nos alimentábamos de puras sopaipillas que vendían en la calle”, cuenta Evelyn. A ella, de tanto aguantarse, le dio pielonefritis. Es decir, una infección urinaria que le provocó una hinchazón en sus brazos: “Estuve para la embarrá”. El cansancio comenzó a evidenciarse. Además de tener que recabar información sin ser descubierta, tenía que estar atenta a Carabineros. Muchas veces tuvo que salir arrancando para que no se la llevaran detenida. Ellos no sabían que era una funcionaria municipal infiltrada. No le iban a creer si les contaba, dice. “Imagínate me llevan detenida. Primero me sacan la cresta, no les hubiese podido decir que estaba de infiltrada, que venía de la municipalidad, que me estaban mandando, no habría podido decir nada”.Y otras tantas, estando en Primera Línea, tuvo que enfrentarse a ellos para que los encapuchados no desconfiaran de su presencia. “Todo era innecesario, me exponía a cualquier cosa”, confiesa.

 

Para Evelyn ya era mucho. Toda la presión de sus jefes y de no perder su fuente laboral, sumada al estrés de ser descubierta por los propios manifestantes y la represión de Carabineros, tuvo impacto en ella. Esto derivó en un cuadro de angustia tremendo que la hizo llorar todos los días de regreso a su casa. Se sentía muy culpable de esta gran mentira. No quería seguir traicionando a la gente que le había contado cosas en la calle. Para ella, no eran delincuentes. Cada uno tenía una historia de lucha y sus dramas: “Por dentro, me sentía pésimo. No quería sapearlos. Claro, al principio, decía puta, están dejando la cagá en todos lados. Y después yendo para allá, me di cuenta que la Primera Línea era súper valiente, porque han estado enfrentándose por nosotros. Y estoy con ellos. Al final, les tomé cariño a las personas con las que estaba ahí. Mis compañeros tampoco estaban bien. Se cuestionaban. Yo estudio trabajo social en la noche y me enseñan a ayudar a las personas, contenerlos, y yo estaba acusándolos, hablando de ellos para que después los vayan a cagar”.

 

Y colapsó a las dos semanas de iniciado su trabajo como infiltrada municipal. El jueves 5 de diciembre fue una jornada intensa. Evelyn estuvo prácticamente todo el día en el monumento del general Baquedano expuesta al sol, sin comer, sin ir al baño, y a muchas lacrimógenas y gases tóxicos. Dos veces sufrió una encerrona de carabineros y casi la tomaron detenida. Estaba superada por la situación. El día anterior había vivido un episodio muy peligroso en Plaza de la Dignidad y no quería quedar expuesta nuevamente. “Ese día nos enviaron a algunos funcionarios a recoger a nuestros compañeros que se habían infiltrado en Plaza Italia. Nos mandaron en un auto fiscal, imagínate. Yo andaba disfrazada de manifestante. Quedamos inmediatamente en evidencia, expuestos a golpes y agresiones de los manifestantes”, cuenta Evelyn. “Ese día dije ‘ya no más’”, agrega.

 

Terminó con una licencia por estrés. Conversó con amigos y le recomendaron que se asesorara con el abogado laboral Mariano Hernández. Y se autodespidió el 24 de diciembre. Actualmente, en el Tribunal de Trabajo de Santiago se tramita su demanda contra la Municipalidad de Providencia por vulneración de derechos fundamentales, despido indirecto y cobro de prestaciones laborales. “La municipalidad me expuso a riesgos innecesarios, vulneraron mi integridad como persona y amenazaron mi seguridad y dignidad ya que estuve expuesta a la violencia, a recibir balines de carabineros, gases lacrimógenos, piedrazos, a que me llevaran detenida o a que los mismos manifestantes se dieran cuenta que era funcionaria municipal, además de no contar con servicios y derechos básicos”, se lee en la demanda.

 

Para el abogado de Evelyn, “esta denuncia es grave. Se le encomendaba a la trabajadora otro tipo de labores fuera de sus competencias y atribuciones, existiendo reiterados incumplimientos contractuales y políticas de acoso, hostigamiento y discriminación laboral, toda vez que la amenazaban de la municipalidad que si no iba perdería su trabajo, no pudiendo oponerse ya que había familia detrás. Por otra parte, es gravísimo que soliciten a trabajadores ir a investigar y someterlos a peligros constantes para recabar información. Imagínate tener que ir a trabajar pensando que te debes infiltrar a un ambiente al cual no estás acostumbrado, corriendo peligro de ser descubierto y que si no lo haces no te renuevan el contrato de trabajo. Eso no es sano para ningún trabajador. También una cuestión preocupante, es la utilización de fondos municipales para actividades de espionaje y que por ningún motivo debiesen estar dentro de las potestades que debiesen tener las autoridades políticas”. El Desconcierto contactó al departamento de comunicaciones de la Municipalidad de Providencia para obtener su versión de esta grave denuncia. Pero simplemente respondieron vía whatsapp que “eso se verá en el juicio”. Para ello, en todo caso, no queda mucho. El 18 de febrero es la audiencia preparatoria y ahí quedarán expuestas las pruebas que Evelyn Quezada no quiere que queden en la impunidad.

 

  • Esto es gravísimo por tres razones: Primero porque Evelyn Matthei está arriesgando la vida de los trabajadores municipales en algo que excede sus funciones, donde más encima ni siquiera les entregaron elementos mínimos de seguridad. Segundo porque espiar a las personas no es trabajo de la Municipalidad ya que al hacerlo está funcionado como una peligrosa parapolicía. Tercero que está botando recursos municipales en acciones completamente ilegales

 

  • Ahí tienen nuevamente la verdadera cara de la Derecha. Una tropa de fascistas que no respetan a los trabajadoras y están obsesionados por criminalizar a los pobres. En un país con un periodismo decente esto sería un escándalo y Evelyn Matthei habría tenido que renunciar




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

5 comentarios

  1. Por eso a los cuicos les duele tanto que la Plaza se llame «Plaza de la Dignidad», porque es lo que no tienen todos estos ciudadanos y ciudadanas, que se venden por una cagada de plata, chantajeados por su pobreza y necesidades económicas. CHILE TIENE QUE CAMBIAR Y AHORA ES LA OPORTUNIDAD.

  2. Excelente medida, infiltrar todos los cuerpos base de la Sociedad, monitorearlos, catalogarlos e intervenirlos. Sobre todo revolucionarios.

  3. ESO NO ES NOTICIA IMPORTANTE…!
    LOS ZURDOS TAMBIEN HACEN LO MISMO, INCLUSO HACEN COSAS PEORES, COMO INFILTRAR ADEPTOS EN LAS UNIVERSIDADES, LICEOS Y EN LA DESTRUCCION COORDINADA DEL METRO Y EL PAIS ENTERO…!!!

Dejan tu comentario