La Derecha se sigue burlando del Pueblo: José Ramón Valente dijo que el modelo neoliberal chileno funciona bien y ha beneficiado a todos

1

 

Chile es el país con la mayor desigualdad social del mundo, somos los que más trabajamos pero los que menos ganamos del mundo, el único con el agua completamente privatizada, si nos enfermamos tenemos que hacer bingos, la educación no está garantizada, el derecho a vivienda tampoco, tenemos los servicios básicos más caros del mundo, sólo los pobres van a la cárcel y el pueblo se tiene que endeudar para poder comer. Todo esto es gracias al modelo neoliberal impuesto en Dictadura que no tiene precedente en el mundo, que sólo ha beneficiado a los más ricos, y que fue el gran responsable del estallido social del 18 de octubre.

 

¿A qué vamos con esto? A que la Derecha sigue desesperada aferrándose al modelo que sólo los ha beneficiado a ellos, que no tienen problemas en seguir defendiéndolo incluso haciendo el ridículo mintiendo. Una prueba de esto es la vergonzosa e insultante entrevista al ex Ministro José Ramón Valente, un tipo completamente mediocre que si hubieras nacido pobre estaría viviendo debajo de un puente, donde señaló que el modelo neoliberal chileno funciona bien y ha beneficiado a todos. Parte de la entrevista que le hizo La Tercera señala:

 

¿Por qué falló el programa original del gobierno, o era difícil de anticipar el estallido social?

El porqué se produjo este estallido social, el momento y la forma en que explotó quedará para los historiadores. Lo que sí tenemos claro, es que tuvimos una debilidad institucional muy importante para enfrentar esta crisis de manera civilizada. Tener demandas sociales y expresarlas es muy legítimo, pero expresarlas con violencia, destrucción, no me parece legítimo. En muchas partes se producen manifestaciones, pero el apoyo a la violencia o la tolerancia que hubo y, sobre todo, en una parte de la clase política, es algo inentendible.

 

Se cuestiona el modelo económico del país, ¿qué opina de esa crítica?

Nuestra estrategia de desarrollo económico, basada en el libre mercado, ha dado grandes beneficios a los chilenos, entre ellos la reducción de la pobreza y la desigualdad, un significativo aumento del bienestar material, mayor acceso a la educación y puede seguir dándolos. El principal problema de nuestra institucionalidad económica es que los bullados casos de colusión han generado una sensación, a mi juicio exagerada, de que en Chile todos los mercados son poco competitivos y que la generación de riqueza es ilegítima. Necesitamos más competencia, menos barreras de entrada y eliminar los privilegios regulatorios que tienen algunas empresas, para legitimar la creación de riqueza y reducir la sensación de abuso que tienen los ciudadanos y que en muchos casos es perfectamente justificada.

 

Usted dice que el modelo ha sido exitoso, pero esa visión no es compartida por todos. De hecho, una de las demandas es cambiarlo, porque existe la sensación de que hay dos tipos de ciudadanos: uno que progresa y otro que se está quedando rezagado. ¿El modelo creó ciudadanos de primera y de segunda categoría?

No, es una caricatura que no existe. Cuando se miran los beneficios del desarrollo, estos les llegaron a todos los chilenos. A unos más, a otros menos, y sin duda hay chilenos más ricos y otros más pobres, pero hace 30 años había 4 millones de personas viviendo en campamentos, y hoy día son 100 mil. Antes había 100 mil personas que iban a la universidad, y ahora un millón 300 mil. Cuando el ingreso del decil más bajo subió cuatro veces más que el más alto, no se puede decir que no les estaba llegando el desarrollo. Cuando uno de los problemas de Chile era la desnutrición infantil y ahora es la obesidad, no puedes decir que no ha llegado el desarrollo. Esa caricatura que el progreso económico le estaba llegando a algunos y a otros no, no me la compro.

 

Pero mucho de ese acceso a bienes y servicios se debió a que las personas pudieron acceder al crédito y se endeudaron eternamente…

Estar endeudados no es malo, estar sobreendeudado es lo malo. El acceso al crédito es un privilegio que en los países pobres lo tienen solo los de mayores ingresos. En el Chile de hace 30 años, solo quienes tenían “pituto” lo podían hacer, en cambio ahora la mayor parte puede. Además, las clases medias viven estresadas en todas partes del mundo, eso es cierto, pero viven mejor que cuando están en la pobreza. La esperanza es que sus hijos vivan mejor que ellos y los hijos de sus hijos mejor que sus padres. Esa es la esperanza, el resto es magia que no existe. Así ha sido el proceso de desarrollo en el mundo.

 

Pero por alguna razón explotó la crisis.

El modelo es mejorable. Todavía hay algunos privilegios, eventos de monopolio, no somos un país perfecto, pero somos un mejor país de lo que éramos hace 30, 20 o 10 años. A la gente le da vergüenza decirlo: el modelo de desarrollo de la economía chilena estaba funcionando bien.

 

 

  • Además de la imbecilidad que dijo Valente, la responsabilidad acá es de La Tercera que le da tribuna a un mitómano  terrorista neoliberal… Por si tenían dudas de los intereses que defiende la prensa burguesa, su función jamás ha sido informar

 




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

1 comentario

Dejan tu comentario