Estudio muestra que el 62% de los adolescentes chilenos come sin tener hambre

4
MAX CHANCHO FACHO PAVEZ

En la foto Max Pavez. No se engañen con su aspecto de viejo culiao, él todavía es un adolescente. De hecho, aún milita en la Juventud de la UDI.

 

 

El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (Inta), de la U. de Chile, determinó que cerca del 28% de los niños chilenos, entre los cinco y 17 años, supera la talla correspondiente a su edad. Somos el sexto país más afectado por la obesidad entre las naciones de la Ocde, y para peor, de acuerdo a las últimas pruebas Simce de Educación Física, la tendencia es al alza.

 

Analizaron el comportamiento de 680 adolescentes de 16 años, de la Región Metropolitana, quienes fueron encuestados después de haberles ofrecido un desayuno. Tomaron jugos, sándwiches, frutas, leche o té a voluntad y, al final, todos confirmaron estar satisfechos. Sin embargo, 20 minutos después, al ser trasladados a una habitación con revistas y teniendo en frente bebidas, galletas y papas fritas -entre otros snacks-, el 62% de ellos volvió a comer. Raquel Burrows, endocrinóloga y una de las autoras del estudio, explicó:

 

“La idea era mostrar que todos los seres humanos, como cazadores-recolectores, tenemos en la zona frontal de la cabeza un centro del comer gratificante, el mismo que responde a las drogas y el alcohol. Cuando desde pequeño aprendes a asociar esa comida con gratificación (cumpleaños, recreos), cada vez que la vemos, la asociamos y la comemos. Es lo que utiliza el marketing para invitarnos a comer”

 

 

ESTILO DE VIDA / ANSIEDAD

 

De acuerdo a Burrows, el estilo de vida expone a los niños a mayor estrés y ansiedad. Y el colegio no ayuda. “El sistema escolar suprime lo que disminuye el estrés, que es la actividad física. Si tuvieran ejercicio físico diario y no hubiera quioscos, no estarían ni gordos ni estresados”. Según Burrows, la alternativa para evitar que los niños coman sin tener hambre es no exponerlos a la comida gratificante, y eso va más allá de la ley de rotulado de alimentos, que actualmente se discute, que prohíbe la publicidad en los colegios y restringe 30 tipos de alimentos, como las papas fritas o bebidas.

 

“Poner una etiqueta que diga que tiene más calorías es absurdo, porque si así fuera, los médicos no comeríamos chocolate, bebidas. No es elegir vivir sano; a cualquiera que le pongas algo que le gusta se lo va a comer. Lo que tendríamos que hacer es no exponer a los niños a ese tipo de comida. No puedes poner un quiosco con comida peligrosa en un centro escolar”

 

 

 

 VIVIMOS EN UN PAÍS DE MIERDA, CON UN SISTEMA QUE NOS CAGA POR TODOS LADOS Y MÁS ENCIMA SIN EDUCACIÓN NI SALUD GARANTIZADOS COMO DERECHO

 

ESTOS ESTUDIOS NO DEBERÍAN SORPRENDERNOS

 

 

 

Compartir.

4 comentarios

  1. Es la vida moderna que nos venden, el mierdonals, CERO ejercicio, cero deportes y mucho guaton seboso en el PC jugando.

    Antes los cabros chicos hacian muchas actividades al aire libre, hoy poco mas el diseño de alimentos para llenarlos de grasa, sal, azucares y todo para vender mas y mejor, ademas las porciones cada vez son mas cerdas, conosco weones que son capaces de comerse solos un paquete de fideos.

    La clave es sacarlos, comida sana que ademas es sabrosa, deportes y eliminar las chancherias en casa, moderacion es la palabra.

  2. es cierto es cierto, por eso hay q comer x alguna razón eficiente y si no vas a hacer uso de mucha energía mejor no comas. por supuesto el culpable de esto es la falta de horarios para y la rutina.

  3. Y en paises comunistas como los que tanto aman los «periodistas» de gamba los niños se mueren de hambre. PATRAÑAS!!! Al menos acá en Chile los niños comen bien gracias a nuestro presidente Pinochet porque el comunismo significa justamente eso: HAMBRE Y MISERIA

  4. El gordo de la foto me parece insoportablemente antipático y nunca lo escucho, me indigna su fanatismo político. Y claro que éste cabeza de chancho es de los que come sin parar y sin pizca de hambre casi a toda hora. Y tal vez, además, consuma alguna sustancia en exceso que le produzca retención de líquido en los tejidos, algo como sodio quizás. U otros elementos que no sabemos.

Dejan tu comentario