EZZATI EN EL PISO: Negó denuncia contra sacerdotes al Vaticano pero reconoce que si «los sapeó»

6

ezzati pedofilo

 

 

En casi lo que parece un chiste, el Arzobispado de Santiago desmintió la denuncia al Vaticano realizada por el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, en contra de los sacerdotes Felipe Berríos, Mariano Puga y José Aldunate, por las constantes críticas públicas que han dirigido al actuar de la Iglesia chilena.

 

«El Arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, no ha efectuado ni acusación ni denuncia alguna a la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede, en contra de los sacerdotes mencionados», indicaron a través de un comunicado. Sin embargo, en la misma carta señalan:

 

«Lo que el Arzobispo sí ha hecho en este sentido, es responder a una solicitud de la Nunciatura Apostólica en Chile, de enviar las distintas declaraciones que han hecho estos tres sacerdotes y que han aparecido en diversos medios de comunicación».

 

 

 

AHÍ TIENEN LA DIGNIDAD DE EZZATI, EL «REPRESENTANTE DE DIOS» QUE TENEMOS EN CHILE

 

 

 

 

Compartir.

6 comentarios

  1. Pero el tiro le sale por la culata puesto que en el vaticano acaban de afirmar que «los homosexuales tienen dones y cualidades para ofrecer». Ademas el Papa es jesuita, al igual que los curas… Ezzati, otra rata ultrapasada. ¿ Donde estaba tu hocico suelto cuando los curas se tiraban a los cabros?

    • The real commie on

      Obvio que los maracos tienen cualidades para ofrecer. Son los mejores para servir como esclavos de interiores! Son delicados con tus objetos de valor y cuidan a las mascotas!

      • Claro que si, son los mejores consumidores de productos y servicios, la mitad son mis mejores clientes, gasta en marmoles, en corprar nuevos productos importados, etc.

        a mi no me importa si es maricon, judio, negro, extraterrestre o lo que sea, me importa una raja que se este comiendo o quien se lo este comiendo, mientras me genere ganancias y no me cause perdidas todo bien.

  2. Quiera o no reconocerlo la derecha duopólica, su gobierno y su régimen, desde hace bastante tiempo (diría que desde la irrupción de los estudiantes en la vida pública nacional) que Chile viene cambiando. Lo importante es que lo hace en favor de los sectores democráticos, es decir, en beneficio del respeto por el otro, por la defensa de la diversidad cultural y sexual inclusive y también por la plena manifestación de la voluntad popular. Insisto en esa transformación porque a partir de ahí es posible entender la ola de indignación que provocan las acciones, los dichos y las tomas de posición de Ezzati en particular y de la Iglesia chilena en general que percibimos como ampliamente conservadora en esta nueva etapa de la historia nacional. Ya no es tan fácil que digan lo que les plazca porque la impunidad retrocede, por lo menos la condena social existe y eso desde todo punto de vista es bueno para mejorar la convivencia colectiva como paso previo para la reconstrucción de la cultura popular.

Dejan tu comentario