Paz Ciudadana: El otro bastión de Agustín Edwards para defender los intereses de la elite

10

paz ciudadana

 

Todos conocemos a El Mercurio, el emblema de la desestabilización a Salvador Allende, que se vendió a la CIA para apoyar el Golpe de Estado, que ocultó los abusos cometidos por la Dictadura y que hasta ahora no se arruga en hacer la propaganda que la elite estime conveniente. Lo que no muchos conocen, es que Agustín Edwards tiene otro bastión para defender sus intereses y de manera mucho más eficiente, la Fundación Paz Ciudadana. Un artículo de Punto Final resumió en su momento su funcionamiento:

 

Una amenazante “agenda corta” de seguridad ciudadana acrecentará el control represivo. Negociada con la derecha, fueron clave en su definición los ministros del Interior, José Miguel Insulza, y de Justicia, Luis Bates, y el subsecretario del Interior, Jorge Correa Sutil. El gobierno se ve obligado a tomar medidas. Sabe que el modelo necesita una tranquilidad que asegure su funcionamiento, y debe enfrentar la creciente inquietud de la población ante el aumento de la delincuencia. Se trata de un hecho real, aprovechado y manipulado por la derecha y los sectores conservadores que controlan los medios de comunicación. Hay también intereses políticos directos, como la necesidad de aparecer a la ofensiva en un tema hasta ahora patrimonio de la derecha.

 

De acuerdo al último sondeo realizado por Barómetro Latinoamericano (agosto) el 57,5% de los chilenos considera que la seguridad es uno de los tres problemas más graves que los afectan. La colocan inmediatamente después de la corrupción y antes que los problemas de salud y desempleo que aparecen prácticamente con las mismas cifras. Desde comienzo de los 90, la inseguridad se mantiene entre los tres problemas que más inquietan a los chilenos, aunque, comparativamente, las tasas de los principales delitos son considerablemente más bajas que en Estados Unidos y otros países de América Latina y Europa.

 

En la “agenda corta”, que deberá discutirse pronto en el Congreso, se incluyen iniciativas como el proyecto que amplía y modifica la responsabilidad penal de los jóvenes, modificaciones a la ley de drogas para hacerla más drástica, el proyecto de ley para mejorar el control de identidad, dando más plazo para los chequeos policiales y estableciendo sanciones para los que no puedan acreditar la identidad y, modificaciones a la ley de control de armas, aumentando las penas por posesión ilegal de armas de fuego.

 

Mayor severidad, más cárcel y más penas son elementos comunes a las iniciativas que integran la “agenda corta”. “Se anuncian leyes duras”. Aunque por motivos distintos, gobierno y derecha coinciden en las formulaciones concretas. Para ambos el tema de la seguridad es crucial. Muchos estiman que será el centro de las próximas elecciones municipales, presidenciales y parlamentarias. La derecha lleva la delantera y su control sobre los medios de comunicación le permite mantener viva la tensión sobre la supuesta falta de seguridad en las grandes ciudades, ante la cual las medidas se quedan siempre atrás. Consciente de esta situación, el gobierno busca consensos para comprometer a la derecha ante un posible fracaso de las medidas. Ambos coinciden en que la mayor coerción social preserva el funcionamiento del modelo, da tranquilidad a los inversionistas y permite conjurar posibles focos o movimientos masivos de descontento y rebeldía.

 

Papel importante en el debate sobre el aumento de la delincuencia y la inseguridad le corresponde a la Fundación Paz Ciudadana que dirige el empresario Agustín Edwards Eastman, dueño de El Mercurio y connotado conspirador en los años 70. Creada en 1992, la Fundación se convirtió, desde su inicio, en actor significativo. Contó con el respaldo de los poderes formales (ejecutivo, legislativo y judicial) y también de los “poderes fácticos”. Dispuso -según declara- de la “colaboración técnica de los más altos niveles del país y de algunas embajadas y fundaciones de países amigos”.

 

Sin realizar investigaciones propias ya que no cuenta con especialistas calificados, Paz Ciudadana se ha convertido en centro de opinión. Difusora y comentarista de los datos sobre criminalidad que elaboran Carabineros, Investigaciones y el Instituto Nacional de Estadísticas, genera además estudios que contrata especialmente. Su influencia política es enorme. Cuando era candidato, el actual presidente de la República, Ricardo Lagos, declaró: “Yo firmo todo lo que dice Paz Ciudadana”. Las principales figuras del actual gobierno compiten en halagar al dueño de la cadena de diarios de la empresa El Mercurio.

 

Paz Ciudadana se propone “crear opinión”, influyendo tanto en la opinión pública como en las autoridades. Políticas conservadoras de mano dura, tolerancia cero, penalidad a los adolescentes y alta rigidez son el leit motiv de sus mensajes, similares a los de la derecha norteamericana. Su instrumento principal, el imperio periodístico de Edwards. La Fundación brotó de la imaginación de Edwards en 1991, cuando aún estaba conmocionado por el secuestro que afectó a su hijo Cristián. Es posible que la idea inicial haya sido colaborar a una convivencia más civilizada, pero, al poco tiempo, Paz Ciudadana descubrió y asumió la importancia política de la seguridad y su abordaje, de acuerdo a pautas conservadoras que aprovecharan el autoritarismo latente en la sociedad chilena.

 

Si El Mercurio y su cadena mediática, en competencia permanente con La Tercera, se juega por el predominio de las ideas de derecha, Paz Ciudadana hace lo mismo con mayor eficacia y menor costo. Recibe ayuda económica de círculos empresariales y fundaciones norteamericanas, y tiene espacios gratuitos en los medios escritos, radios y TV. Según sus críticos, Paz Ciudadana es el mejor negocio que ha emprendido Agustín Edwards en términos de ganancias con baja inversión.

 

Uno de los secretos de este éxito es la transversalidad. Desde el primer momento, Paz Ciudadana se esmeró por no aparecer vinculada exclusivamente a la derecha y al pinochetismo. Siete personalidades conformaron su primer rostro visible: Agustín Edwards, su creador; Bernardo Matte Larraín, del grupo económico que controla su familia; Carlos Cáceres, ex ministro de Pinochet; Mónica Jiménez, figura relevante de la DC y muy cercana a la Iglesia; Edmundo Pérez Yoma, empresario DC; Sergio Bitar, entonces senador PPD y empresario, y el pintor Nemesio Antúnez. Fue un diseño que facilitaba extensiones y contactos empresariales, políticos e ideológicos.

 

 La característica extensiva se ha mantenido y ampliado. En la actualidad, Paz Ciudadana está dirigida por un presidente -obviamente, Agustín Edwards- y dos vicepresidentes, Sergio Bitar y Matte, quien además es tesorero. Junto a ellos funciona un directorio de seis miembros compuesto por tres fundadores -Jiménez, Pérez Yoma y Cáceres- y el senador UDI Carlos Bombal, José Joaquín Brunner, ex ministro de Frei Ruiz-Tagle, y Guillermo Luksic, controlador de uno de los tres grupos económicos más importantes del país. Un consejo consultivo de cuarenta integrantes reúne a elementos representativos de los principales centros de poder: grupos económicos, universidades, Congreso y empresarios.

 

Como asesores del directorio actúan ex miembros de la Fundación, como la diputada María Pía Guzmán y expertos ligados al mundo de las comunicaciones y los estudios de opinión, como Roberto Méndez, Eugenio Tironi, Pablo Piñera, René Cortázar, Ernesto Corona y otros. También hay empresarios, como Carlos Alberto Délano, del grupo Penta, y Alvaro Saieh, que controla Copesa, cadena periodística competidora de El Mercurio. Un general en retiro de la Fach, que fue subsecretario del Interior en la dictadura, Enrique Montero Marx, es el asesor jurídico de la Fundación, avalado por su calidad de empleado de El Mercurio.

 

En 1993 inició la publicación del Indice de Paz Ciudadana -que se convirtió en barómetro de la inseguridad que agobia a la población-. Basado en encuestas en que se pregunta si las personas tienen o no temor de ser víctimas de un delito, ha llegado a cifras escalofriantes. En 1998, el 83% de los encuestados contestó que sentía “temor” o “mucho temor” de ser víctima de un delito. Curiosamente, en ese tiempo otra encuesta permitió comparar esa sensación de temor con la vivencia real de la población. Se constató que se producía un sesgo o diferencia enorme entre miedo y realidad. En el caso del robo con violencia, por ejemplo, solamente el 6% de las personas había sido víctima de ese delito.

 

Para criminólogos y penalistas de derecha, Estados Unidos representa el modelo de seguridad deseable, basada en la represión masiva de autores de delitos y también de los que potencialmente pudieran cometerlos, mediante la estigmatización de las capas desfavorecidas de la sociedad. La paradoja es que Estados Unidos objetivamente es una sociedad muy insegura: gasta miles de millones de dólares para combatir el delito sin conseguir erradicar ni disminuir significativamente la criminalidad. Además, mantiene en las cárceles a cerca de dos millones de personas.

 

Amplia acogida encuentran en la derecha experiencias como la llamada “tolerancia cero” que aplicó en Nueva York el alcalde Rudy Giuliani, al precio de llenar las calles de polícías y sancionar toda clase de delitos, incluyendo las infracciones y delitos leves para no dar señales de permisividad, de acuerdo a la teoría conocida como “ventanas rotas”, según la cual cuando no se sancionan las infracciones leves se estimula la comisión de delitos cada vez más graves.

 

Paz Ciudadana sustenta su prestigio en un doble equívoco. A diferencia de lo que se cree, no es un ente técnico que domina las complejidades de la realidad delictiva y sus raíces sociales. Tampoco actúa por razones abstractas de bien público. Cumple un papel político y se esfuerza por lograr que se definan políticas acordes con ese objetivo. Tras las cifras no hay análisis ni estudios explicativos, sólo números y las conclusiones que interesa posicionar: hay más delitos y, por lo tanto, debe haber más castigos. Y éstos deben ser rápidos, masivos y ejemplarizadores.

 

Por desgracia, los planteamientos de Paz Ciudadana encuentran amplia acogida. Impera la visión simplista del premio y castigo sin prestar atención a las verdaderas causas del incremento delictual. Los creadores y defensores de la sociedad neoliberal se alarman ante la inseguridad y el delito. Olvidan que sin quererlo, esa misma sociedad provoca más delitos y más inseguridad e incertidumbre. Y que se obtiene muy poco solamente con más cárceles, más policías y más represión. Poco a poco las sociedades tradicionales represivas van siendo sustituidas por sociedades de control. Ya no se castiga y controla solamente lo que es, los hechos o actuaciones, se controla y penaliza socialmente lo que puede ser, lo que es considerado potencialmente peligroso. Los más afectados son los pobres, que son también potencialmente más peligrosos desde un punto de vista político.

 

ESTO ES SIMPLE: LO QUE LA BURGUESÍA LLAMA ORDEN NO ES MÁS QUE EL SILENCIO DE LOS EXPLOTADOS. POR ESO TANTA REPRESIÓN Y CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA




Compartir.

10 comentarios

  1. OJO que ahora tenemos a su nana favorita, JAVIERA BLANCO, empoderada e instalada como ministra de Justicia. Esta abogada de la PUC, ha demostrado por décadas ser una perra extremadamente fiel por unas pocas chauchas.

    Es decir, básicamente tenemos al delincuente y asesino de Edwards y su «fundación» a cargo de una parte importante del sistema judicial y penal de este juguete de país…

  2. el mas facho de todos, no lo olviden on

    que bonito es ver sufrir a este mono que se cree anarco pero no es mas que un pbre estupido

  3. derechiste on

    A ver fachito.aprendete esta oracion, este mantram.repite conmigo…tambien para los larraines, zaldivares, novoas y otros especimenes…a ver todos juntos : crisi economica,desempleo,crisi economica desempleo.a ver mas fuerte, que se escuche…..crisis economica, cesantia, desempleo….crisis economica..casntia…desempleo…crisis economica…cesantia y desempleo…repitan unas 500 veces……cesis economica, desmpleo, cesantia……cricriccricricriisisisis econonononononon……dsempleo, desempleopleopleopleopleopleo………..cesn..cesntiosioemnbbs,m,mddd%%7668%$TF&##$Fb…….. que se les quede grabado..con esa oracion vamos a engrupir a los tontitos en chile que nunca falta……………………………..y cada vez que algun roto comunacho amenaza con reformas, querer cambiar la constitucion uds le gritan asi como les acabo de enseñar…..crisis economica….cesantia..desempleo…crisis economica cesantia..desempleopleopleopleopleo…crisi..cricriciriicirii $$$$44##%%u7crisissiisrisiscrisisi……csnt…cesanti….

  4. EL MAS AWEONAO DE TODOS, NO ME PESQUEN on

    yo «el mas facho de todos, no lo olviden», me gusta el sexo hardcore con los viejos, especialmente con mi viejito querido, don Edwards, un patriota como el sr. burns… de hecho, me gustaria ser su smithers….. que ricooo

  5. Solamente en Chile: el PRIMER CRIMINAL, es decir, el que inicia la conspiración para derrocar al gobierno constitucional con el apoyo de la Oligarquía y los EEUU, se yergue como el «luchador contra el crimen», y no solamente sus socios, seguidores y aduladores se pelean por formar parte y figurar en su organización anti crimen, sino aquellos que fueron encarcelados, perseguidos y torturados por esa gentuza, ¡también se pelean por participar en «Paz Ciudadana! El último en irse, que apague la luz por favor. Esto no da para más… No tengo cómo explicar esto a nadie fuera de Chile.

    • GUACHO MARXISTALENINISTACASTRISTASOVIETICO on

      La gente de afuera queda pa la caga cuando lee historia de Chile

      que verguenza weon!!!

Dejan tu comentario