Los absurdos beneficios que tienen los camioneros gracias a Pinochet y Lagos

2

lagos-pinochet_600x315

 

 

 

 

Con los camioneros golpistas nuevamente en paro, esta vez pidiendo rebajas en los peajes (como buenos fachos exigen el beneficio sólo para ellos) y poco menos que Carabineros los escolten para evitar asaltos, (sin mencionar que muchas veces son ellos mismos los que se hacen autoatentados), es tiempo de recordar los increíbles y hasta absurdos beneficios que reciben del Estado. Todo por gentileza de Pinochet quien los premió luego de ser parte fundamental en el derrocamiento del Gobierno de Allende, privilegios que como todo el legado de la Dictadura, los Gobiernos de la Concertación/Nueva Mayoría no se molestaron en modificar.

 

 

 

RENTA PRESUNTA

 

 

La renta presunta es un beneficio al que se acogen los gremios del transporte, la minería y la explotación de bienes raíces agrícolas y no agrícolas. Las empresas que se encuentran bajo este beneficio, pagan sus impuestos según lo que la ley determina para esa actividad y no de acuerdo con los resultados reales obtenidos. En junio del 2014, en pleno proceso de debate sobre la reforma tributaria, los Camioneros pusieron el grito en el cielo ante su posible eliminación.

 

 

 

NO PAGAN IMPUESTO VERDE

 

 

A propósito del paro, el ingeniero especializado en Transportes, Louis de Grange, reveló que los camioneros, pese a que son los que más contaminan, están excentos del pago del impuesto verde: «¿Recuerda el nuevo «Impuesto Verde»? Los Camioneros NO lo pagan. Y eso que son los mayores contaminantes vehiculares de Chile. Carreteras en Chile se diseñan para soportar peso por eje de camiones, aumentando exponencialmente costos de inversión y mantención»

 

 

 

BENEFICIOS TRIBUTARIOS

 

 

El mismo Louis de Grange, a través de su cuenta de twitter, reveló además los millonarios beneficios tributarios que reciben al Diesel, beneficio que otras industrias, simplemente no reciben: «Camioneros reciben beneficios tributarios (diésel) que otras industrias no reciben. Además su peaje es subsidiado por automovilistas»

 

 

 

ELIMINACIÓN DE FERROCARRILES

 

 

El regalo de Pinochet a los camioneros lueo de desestabilizar el Gobierno de Allende es ampliamente conocido: «Entre el 9 de octubre y el 5 de noviembre de 1972 se llevó a cabo en Chile el paro nacional más extenso y masivo del que la historia nacional tenga memoria. Cuando a principios de octubre de 1972, el gremio chileno de camioneros decidió paralizar sus funciones de norte a sur, tenía pleno conocimiento del quiebre que produciría en el gobierno de Allende. Fortalecidos con casi dos millones de dólares de la CIA, la asociación de transportistas y otros, comenzaron el inicio del fin. Esa fue la acción de este movimiento en la lucha por derrocar al primer gobierno socialista en el poder. Los contrarios a Allende fueron perfeccionando sus métodos hasta hacer estallar la economía nacional, y los rumores que circulaban incitaban a la gente a retirar sus ahorros de los bancos, y ha desaparecer del mercado cuanto artículo existiera. En este escenario resultaba difícil imaginar que algo peor estaba por suceder. El día 9 de octubre de 1972, Chile fue sorprendido por la huelga de los transportistas. Esta paralización, que fue histórica producto de su fuerza y cohesión, fue la antesala a la intervención de las fuerzas militares en Chile». El remate final a Ferrocarriles lo realizó Ricardo Lagos,  para beneficiar aún más el tránsito de sus múltiples carreteras concesionadas durate su gobierno.

 

 

 

ELIMINACIÓN DE LA COMPETENCIA MARÍTIMA

 

 

 Un dato poco conocido, ridículo considerando que todo Chile tiene acceso al mar, es la prohición del transporte marítimo nacional de corta distancia a buques nacionales. El sociólogo y analista político Alberto Mayol explica: «Los propietarios de camiones han obtenido, con sus acciones del pasado (como el paro de 1972), un conjunto de prebendas. Los gobiernos de Pinochet y la Concertación destruyeron el tren y casi toda la carga, absurdamente en un país con forma de vía férrea, se mueve en camiones. Por otro lado, la ley de cabotaje de Chile, que data de 1978, restringe el transporte marítimo nacional de corta distancia a buques que lleven la bandera chilena. Las naves con banderas extranjeras pueden hacer escala en diferentes puertos chilenos, pero no pueden abastecer al mercado nacional (es decir, pueden recoger contenedores en Valparaíso y Antofagasta, pero no pueden transportar un contenedor desde Valparaíso y descargarlo en Antofagasta). En tanto, el número de naves con bandera chilena disponibles para transporte marítimo de corta distancia es limitado. ¿Resultado? La carga entre ciudades se mueve en camiones.

 

 

 

 

 

 ¿LA SOLUCIÓN A ESTE DESPROPÓSITO?

 

 

NADA MÁS QUE LO LÓGICO. RESUCITAR FERROCARILES Y MODIFICAR EL TRANSPORTE MARÍTIMO. SÓLO EN CHILE PODEMOS DEPENDER DE CAMIONEROS CON UN HISTORIAL GOLPISTA

 

 

 

 

 

 

Compartir.

2 comentarios

  1. me gustaría saber ¿quién es el director de este pasquín, bien entre comillas? porque su objetividad está allá abajo, por las fosas Marianas.

Dejan tu comentario