Cifras del Poder Judicial desmienten supuesta «mano blanda» contra los delincuentes pobres

4

udi fachos culiaos1

 

Si han visto la franja electoral, sabrán que la ultraderecha está utilizando la delincuencia como caballito de batalla para generar miedo, algo que no nos debería sorprender considerando que como gobernarán para los empresarios y no para la gente, es el ÚNICO argumento que tienen para ganar votos, (está comprobado que mientras más miedo siente la gente más votan por la derecha). El tema es que no sólo exageran el tema de la delincuencia para hacer parecer que estamos viviendo en Siria, es que además están mintiendo. Un artículo de The Clinic entregó las cfras del Poder Judicial que desmienten la supuesta «mano blanda» contra los delincuentes pobres.

 

Desde la implementación del nuevo sistema procesal penal en el año 2000, distintos actores políticos han instalado en la opinión pública distintas dudas sobre su efectividad para combatir la delincuencia y llevar a los culpables a la cárcel. La principal crítica se centra en que el sistema sería demasiado “garantista” con los imputados y que existiría una suerte de “puerta giratoria”. ¿Pero es realmente tan así? Mauricio Duce, magíster en ciencias jurídicas de Standford y académico de la Universidad Diego Portales, experto en la reforma procesal penal y presidente de Espacio Público, hace unos días en entrevista con este medio, aclaró que la evidencia y las cifran no indican aquello, sino que esa percepción más bien se trata de un prejuicio. Uno que de tanto repetirse bien podría caer en la categoría de posverdad.

 

“Los datos indican que 9 de cada 10 veces que el Ministerio Publico solicita que el imputado quede en prisión preventiva, el juez accede. En el caso de las sentencias, 9 de cada 10 juicios existe condena. Esta cifras permiten desmitificar ciertas cosas. Uno esperaría que los candidatos presidenciales no solo repitan, sino que basen sus afirmaciones en evidencia y no en prejuicios”, planteó Duce. Efectivamente algunos de los candidatos presidenciales repiten ciertas ideas relativas al supuesto garantismo del sistema, la falta de resultados de la justicia penal o que los jueces se preocupan más de los derechos de los delincuentes que de las víctimas. Varias de esas consignas ya forman parte del inconsciente colectivo nacional.

 

Este medio solicitó al Poder Judicial las cifras oficiales sobre los procesos penales llevados en tribunales y sus resultados.  Entre ellos, destaca que sólo el 0,8% de los controles de detención son declarados ilegales por el juez de Garantía, es decir, de cada 100 controles que realizan, en menos de un caso, se resuelve que la detención fue ilegal. En relación a la medida cautelar más gravosa, la prisión preventiva,  aquella en que el imputado queda preso antes que se demuestre su culpabilidad, en un 87% de los casos que el Ministerio Público la solicita, el juez accede.

 

Duce también ha advertido los retrocesos que existen en materia de prisión preventiva en los últimos años a raíz de las modificaciones legales que se han introducido en el Código Procesal Penal. Esta cautelar, que en el nuevo sistema penal se pensó para casos particulares y excepcionales,  para  así compatibilizar la legislación con los tratados internacionales en Derechos Humados suscritos por Chile, se está transformando en la norma. “Todos los indicadores disponibles muestran que poco a poco la prisión preventiva se vuelve cada vez más habitual en nuestro sistema. Las cifras de Gendarmería de Chile indican que allí donde al 31 de diciembre del año 2008 sólo un 21,9% de los presos en las cárceles chilenas estaba en prisión preventiva, al 31 de agosto de 2017 dicha cifra se ha elevado a un 36% (acercándonos poco a poco a las tasas de alrededor de 50% de los últimos años de vigencia del sistema inquisitivo)”,  este año 2.018 imputados que estuvieron en prisión preventiva, posteriormente no fueron condenados. Al mirar el contexto internacional, Chile tiene una tasa de 241 presos por cada 100 mil habitantes y se ubica en el puesto 51 del ranking de 222 países. En cambio, en el caso de los países de la OCDE,  cuyo promedio es de 172 presos cada 100 mil habitantes, Chile se ubica en  tercer lugar, solo bajo Estados Unidos (698) e Israel (256).

 

 

 

RECUERDEN SEGUIR NUESTRO NUEVO FACEBOOK




Compartir.

4 comentarios

  1. ¡Y pensar que para que sea efectiva la lucha contra la delincuencia, habría que encarcelar a todos los políticos que se hayan desempeñados como tales y a sus «contactos» en la empresa privada (¿jefes?!

  2. me torean para ir a votar on

    En la foto, un conspicuo grupo de delincuentes de alto nivel.

    (Y estos delincuentes votan por los candidatos más caquita. Son 5 votos…)

  3. Marcela Palma on

    Ah, entonces desde tu punto de vista e ideología (de quien escribió) es que no apresen a esos delincuentes, de entre ellos muchos asesinos, a quienes no les tiembla la mano ni sienten compasión a la hora de disparar a otro «pobre» (trabajador y honesto) sólo porque son «pobres» (los delincuentes, asesinos, etc) entonces no hay que tomarlos presos.
    Lo que uds jamás dicen o dan a entender es que a los delincuentes de cuello y corbata es otro tipo de juicio (en todo ámbito de juicio) y que ellos no andan matando gente , por lo tanto a nosotros el pueblo obviamente nos interesa que los delincuentes, patos malos ,estafadores de la calle estén ojalá (ese es un sueño del pueblo) todos presos. Ya habrá oído decir y repetir a cualquier poblador de cualquier punto del país dar como solución (cosa que muchos oyen como absurda y toman con humor, pero vaya que sería solución) que se construyan cárceles en alguna isla patagónica y muy aislada (jaja ni escaparían, lo malo es contaminar esos paraísos australes deshabitados con inmundicia), dónde se fueran los peores, igual que al Alcatraz de antaño, la pensarían 5 veces los criminales antes de actuar.
    Y por último al «pueblo» no nos importa si las soluciones eficaces llegarán del flanco Izquierda o Derecha, porque al fin y al cabo no nos interesan sus horrendas ideologías ambas dos.
    PD. No puedo dejar de lado las políticas de intervención sociales para evitar que más niños y jóvenes en riesgo social lleguen a delinquir. Esto es lo más importante.

    • Lea la noticia, lea las cifras. Compare.

      Piense y luego opine.

      ¿Usted cree que las políticas de intervención social han servido para evitar que más niños y jóvenes en riesgo social lleguen a delinquir?

Responder a Javier Cancelar Respuesta