Por «dañar su honra», militar genocida de Punta Peuco busca encarcelar a periodista que reveló los crímenes que cometió en Dictadura

5

Javier Rebolledo periodista milicos culiaos

 

La Corte de Apelaciones de Santiago acogió a trámite la querella interpuesta por el militar asesino y torturador de la Dictadura, Raúl Quintana Salazar, quien actualmente se encuentra en Punta Peuco cumpliendo 15 años de cárcel por cometer crímenes de lesa humanidad, en contra del periodista Javier Rebolledo, por escribir un libro denunciando las brutalidades que cometió, incluyendo torturar a las mujeres introduciéndoles ratones en la vagina, ¿El motivo de la querella? Según el genocida, el periodista «dañó su honra»

 

¿Quién fue Raúl Pablo Quintana Salazar?

Este criminal participó en las torturas y asesinatos llevados a cabo en el campo de concentración “Tejas Verdes”. Este centro represivo estaba ubicado en la Provincia de San Antonio, era parte de la infraestructura de represión del Ejército y fue uno de los más paradigmáticos centros de tortura, relacionado directamente con la formación y centro de operaciones de la DINA desde 1973. En este recinto de tortura también se entrenaba a agentes de los diferentes servicios de inteligencia en métodos de tortura y represión.

 

Entre los “profesores” se encontraba el hoy Alcalde de Providencia (Santiago) Cristian Labbe Labbe. De acuerdo al Informe Rettigg “Tejas Verdes” correspondía al: Campamento Nº 2 de Prisioneros de la Escuela de Ingenieros Militares «Tejas Verdes»: Dicho recinto de detención, que llegó a tener más de 100 prisioneros en ciertas épocas, funcionó como tal desde el mismo 11 de septiembre de 1973, existiendo testimonios de su uso sistemático para tales efectos hasta mediados del año 1974. Los presos políticos que estuvieron detenidos en Tejas Verdes señalan que, inmediatamente después del golpe de Estado, eran trasladados desde San Antonio y Melipilla a Tejas Verde, donde eran cruelmente torturados y posteriormente asesinados en el mismo lugar o en otros lugares de la región.

 

Mediante un comunicado, el Colegio de Periodistas de Chile manifestó su profundo rechazo a la inédita decisión de la Corte de Apelaciones de Santiago de acoger una querella en su contra por injurias y calumnias, con posible pena de cárcel, revirtiendo así el fallo en primera instancia que desestimó la presentación:

 

Se ha pedido pena de cárcel en contra de Javier Rebolledo debido a publicaciones que ha realizado sobre el historial policial y judicial del imputado Raúl Quintana Salazar, acción que repudiamos y rechazamos terminantemente porque violenta gravemente el ejercicio profesional del colega, como también a la libertad de expresión en Chile. En mayo pasado el juez de primera instancia, a través de una resolución de tres páginas, declaró inadmisible la querella fundado en que lo publicado en el libro de Javier Rebolledo no es “ni siquiera potencialmente ofensivo” al honor de los querellantes, desestimando en todas sus partes la acción. Sin embargo, el abogado Juan Carlos Manns apeló a la resolución ante la Corte de Apelaciones, la cual revirtió lo resuelto por el tribunal de origen, señalando escuetamente que “los hechos que fundan la querella, pueden ser constitutivos de delito”.

 

Por ello, desde ese momento Rebolledo se encuentra encausado y citado con apercibimiento de la fuerza pública para el 16 de agosto, situación del todo inadmisible. Debemos recordar la ilegitimidad de la legislación nacional que en su Código Penal y Ley de Prensa mantiene la posible imposición de penas corporales para las infracciones asociadas al ejercicio de la libertad de expresión y prensa, lo cual ha sido explícitamente desestimado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que plantea la necesidad de que los estados apliquen normativas que cautelen la honra de las personas “solo a través de sanciones civiles”. Más aún, el derecho a investigar y difundir temas de interés público, como son las violaciones a los derechos humanos, no puede ser conculcado por acciones de este tipo, validadas por un órgano del Estado.

 

Es necesario señalar que el reo de Punta Peuco Quintana Salazar cumple más de quince años de condena por secuestro, desaparición de personas, asociación ilícita y tortura. Por ello, expresamos nuestra solidaridad al periodista Javier Rebolledo, con quien hemos estado en contacto en las últimas horas, y le acompañaremos en todas las acciones judiciales a las que sea citado y denunciaremos esta situación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y a los organismos correspondientes en nuestro país.

 

Lo único que le falta a esta mierda de país es empezar a encarcelar periodistas. Para allá vamos




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

5 comentarios

  1. fachosenfermos on

    » incluyendo torturar a las mujeres introduciéndoles ratones en la vagina» y el wn se querella por daño a su honra, supongo que eso es un ejemplo clínico de psicopatía.

  2. Proleactivismo on

    Si bien el acto heróico del glorioso FPMR de ajusticiar al tirano Perrochet fue una maravillosa idea truncada y motivada por la legítima defensa a nuestra clase golpeada y asesinada por estos hijos de puta, faltó eliminar a más «chanchos» de menor grado como objetivo militar y estratégico del pueblo.

    De todas formas agradezco a estos valientes hombres y mujeres que dieron su vida por hacer justicia para la clase.

Responder a Proleactivismo Cancelar Respuesta