Columnista hace pico a Revolución Democrática y su elitismo

7
crispi

Miguel Crispi. Revolución Democrática. Profesión burgués

 

 

En una columna para La Tercera, la Magíster en Ciencia Política, Javiera Arce, destrozó el movimiento/partido político Revolución Democrática, exhibiéndolo como lo que en verdad es, caras jóvenes para la misma vieja política oligárquica de siempre. Parte de la columna señala:

 

Hace unas semanas causó revuelo al interior de las élites políticas y círculos intelectuales, la salida de Miguel Crispi y Gonzalo Muñoz (importantes líderes de Revolución Democrática) del Ministerio de Educación, quienes a través de una carta pública, pusieron fin a su “colaboración crítica” al gobierno de Michelle Bachelet, acusando razones de carácter político, y la imposibilidad de que la reforma educacional (la más esperada de las reformas), se llevara a cabo con un énfasis progresista. Resulta curioso que la renuncia, se produjera pocos días después de que Revolución Democrática (RD) alcanzara las firmas necesarias para constituirse como partido.

 

Revolución Democrática nació al alero de la Fundación Dialoga, que a su vez fue creada para que el legado de la Presidenta Michelle Bachelet perdurara una vez culminara su primer mandato. Entre sus colaboradores se encontraba lo más fashion de la ex Concertación. Clarisa Hardy, su ex Directora Ejecutiva, se preocupó de buscar un elenco “ondero”, para poder resituar el debate de ideas en los jóvenes, frente a la paupérrima oferta ofrecida por las juventudes políticas de los tradicionales partidos de la actual Nueva Mayoría, ya que además se caracterizan por replicar las mismas prácticas, ampliamente criticadas de la “vieja política”. Este llamativo grupo, provenía de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), quienes formaron el colectivo llamado Nueva Acción Universitaria (NAU), que reunió a lo más variopinto de la militancia y adherencia a la Concertación en la PUC, cuyas performances electorales fueron exitosas; atribuyéndose entre ellas, la célebre gestión  del actual diputado Giorgio Jackson.

 

Su estructura (conducida además por una fuerte presencia masculina), destacaba además por sus características de clase y estrategias políticas basadas en el marketing y campañas publicitarias, que lograron atraer a jóvenes que desencantados con los modos tradicionales de hacer política, se cobijaron en las filas del actual partido. No obstante su estructura es blanda y aparentemente “horizontal”. Su modo de funcionamiento, basado en el uso de las nuevas tecnologías, y su particular modo de llegar a acuerdos, todavía no permite tener claridad sobre su posición ideológica en el mapa del sistema de partidos chileno. Sin embargo, la primera crisis del “movimiento”, se produce el año 2013 en que se enfrentaron dos grupos, para decidir sobre el apoyo o no a la candidatura de Michelle Bachelet. El grupo liderado por Miguel Crispi (hijo de Claudia Serrano, ex Ministra de Bachelet y cercana al grupo que lidera Camilo Escalona), logró a través de un proceso de negociación entre élites familiares y políticas, la omisión de la Nueva Mayoría en Santiago Centro, dejando libre el cupo para la candidatura de Jackson, que fue subvencionada por la naciente coalición, en particular por Carolina Tohá, quién no dudó ni un minuto en ayudar a hacer campaña.

 

La maquinaria interna, funcionó al modo de la “vieja política”, y toda disidencia fue aplacada, ya que ésta carecía de recursos de poder, dinero, clase, y no era de Santiago,  imponiéndose la postura del bacheletismo al interior de RD, quienes además negociaron una serie de cargos para ingresar al nuevo gobierno, ganando sueldos sobre 3 millones de pesos mensuales personas que tenían nula experiencia laboral, recién egresados. Éstos jóvenes, fueron situados en cargos clave de asesoría y de decisión de política pública. A modo de conclusión preliminar, es posible colegir, que los ex socialistas que formaron RD, no fueron capaces (o no tuvieron la intención), de dar la pelea dentro del Partido Socialista (el cual es conocido por tener una de las internas más difíciles dentro del sistema de partidos chilenos), y al estar en posesión de los recursos de poder, económicos y familiares, pudieron generar una opción política (subvencionada por la élite de la Nueva Mayoría), muy diferente incluso al abatido movimiento Izquierda Autónoma (de Gabriel Boric).

 

Lo que queda claro, es que aunque se intente renegar al interior de la izquierda (centro izquierda), la ley de hierro de la Oligarquía de Robert Michels se replica y con fuerza, donde la clase, la escuelita secundaria, la universidad, el barrio, e incluso el fenotipo racial importan y mucho, en la segregada, clasista y racista sociedad chilena, cuyas élites políticas y partidarias reflejan el ethos aspiracional de la cultura nacional. Los dilemas de la clase y de la raza, se encuentran más vigentes que nunca en la política chilena, y se aprontan a generar fisuras entre la propia militancia de los partidos tradicionales y de los nuevos movimientos, esta vez, reflejados en el auge y privilegios que se han otorgado a los herederos de la Concertación, que disfrazados de recambio (liebres, en el lenguaje de Contardo), la vieja política ubica a los suyos, reproduciendo a una élite que, paradójicamente, la centro izquierda, dice busca eliminar.

 

 

IVÁN FUENTES, REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA. EL PROBLEMA DE LA POLÍTICA NO SE SOLUCIONA CON “CARAS NUEVAS”, EL PROBLEMA DE LA POLÍTICA ES LA POLÍTICA EN SI MISMA

 

UN SISTEMA QUE LO ÚNICO QUE HACE ES USURPAR LA SOBERANÍA DEL PUEBLO Y LEGITIMA LAS ESTRUCTURAS DE PODER ESTABLECIDAS. ES TIEMPO DE DARSE CUENTA QUE VOTAR NO SIRVE DE NADA

 




Compartir.

7 comentarios

  1. LA NUEVA PILLERÍA on

    Como siempre el eterno “clientelismo” político..y así hay weones #””#%&&&& que no son capaces de hacer una autocrítica seria y profunda, siempre tirando mierda a los que no validan este “circo” electoral, como si fuera razón suficiente para invalidar tu posición, si la élite hace rato que ya no calienta a nadie…

  2. No hay que ser un genio para darse cuenta que cualquier dirigente de la PUC es de juguete, y mas aun cuando ha recibido alegremente “auspicio” de corruptos y ladrones como Max Marambio.

    NO VOTAR ES LEGITIMAR EL SISTEMA. Es tan cobarde y cagón como quedarse callado cuando se decide un tema de importancia en tus narices. Por último, VOTA NULO, para que tu descontento, desconfianza y disconformidad CUENTE +1.

  3. La Magíster en Ciencia Política trabaja para Fundación Chile 21, la que recibio millones de Soquimich

    Nada mas que decir su señoria.

  4. catolico y ateo on

    sere breve muchachos todos los partidos politicos son cunas de weones apitutados cuna de weones buscando la mina de oro cuna de weones q la impresion del pueblo les importa una raja y hablo de todos por igual NM y derecha es todo lo mismo pueden haber 24 millones de partidos politicos pero la realidad es q todos llegan a lo mismo cero propuesta solo interes partidista y mas encima la elite metida si o si en ellos amen

Dejan tu comentario