El escándalo de Cambridge Analytica: Campaña de Trump y el Brexit utilizaron Facebook para modificar comportamientos

5

Cambridge Analytica 3

 

Facebook, la red social más grande del mundo, se encuentra en el centro de un escándalo internacional que involucra el robo de datos y la modificación de comportamientos utilizando la información recopilada. La empresa protagonista, Cambridge Analytica, ligada a la ultraderecha, está detrás tanto del Brexit en el Reino Unido como de la campaña de Donald Trump que le permitió ganar las elecciones presidenciales. Artículos de Hipertextual, Infobae y 20 Minutos detallan:

 

Las cosas en Facebook no van todo lo bien que podrían irle a una de las compañías más potentes del mundo. A cada paso, la tecnológica fundada por Zuckerberg encuentra nuevas brechas de seguridad que ponen en entredicho su actividad, pero que, sin embargo, dejan claro el poder que ha alcanzado la red social en todos los niveles. Sociales, políticos o económicos. Nada se le escapa a la compañía de calado mundial. La última historia en sumarse a la lista de desgracias de Facebook ha sido la de Cambridge Analytica y su participación a favor de la campaña política de Trump. Una investigación iniciada por The Guardian, The Observer y The New York Times ha destapado uno de los mayores estudios colectivos que se recuerdan, además de un robo masivo de datos a través de Facebook.

 

Ha sido el propio creador del monstruo el que ha destapado toda la trama. En la línea de Chelsea Manning o Julian Assange, Christopher Wylie ha abierto toda una Caja de Pandora en el mundo de la tecnología. Centrado en estudios de tendencias de moda y, más tarde, en estudios de datos para campañas políticas para Reino Unido, Wylie pronto entendió que Facebook era una de las herramientas básicas para entender cómo funcionaba la psique de la población y, lo que era más importante, cómo manipularla para un fin deseado.

 

Que ocurrió

La consultora Cambridge Analytica, fundada en 2013, está acusada de haber obtenido información de millones de usuarios de Facebook sin permiso, es decir violando las políticas de uso de la red social. Con esos datos habría generado anuncios políticos dirigidos para favorecer la campaña presidencial de Trump así como para el Brexit del Reino Unido.

 

Cambridge Analytica 15

 

Como se supo

La situación tomó estado público luego de que The New York Times y The Guardian publicaran las revelaciones de Christopher Wylie, ex empleado de Cambridge Analytica, sobre el uso de datos de perfiles en la red social de Zuckerberg para generar anuncios personalizados con fines políticos. Se ideó una maquinaria para manipular las decisiones de los votantes.

 

¿Cómo se obtuvieron los datos de los votantes?

En 2014, Wylie, que por entonces trabajaba en Cambridge Analytica, contactó al profesor de la Universidad de Cambridge Aleksandr Kogan para idear un sistema que les permitiera obtener información relevante de un gran número de usuarios. Kogan creó una aplicación llamada This is your digital life que funcionaba como un test online, y que se presentaba solo como una herramienta de investigación. Pero al parecer había mucho más detrás. A los usuarios se les pagó entre 2 y 5 dólares para tomar este detallado cuestionario sobre personalidad e intereses políticos. Para completarlo se requería iniciar sesión en Facebook y otorgarle algunos permisos a la app, como recoger información sobre la actividad del usuario, acceder a la ubicación y a los contactos en la red

 

Llegaron a 320.000 usuarios directos aproximadamente en solo dos meses. Muy poco dirían algunos. La realidad es que el truco de aceptar esta aplicación de terceros residía en su letra pequeña: una vez aceptada por uno de esos usuarios se daba permiso para entrar en sus contactos. Lo que, a la postre, permitió a Wylie acceder a la información de casi 60 millones de perfiles de Facebook. O, lo que es lo mismo, a la capacidad de decidir de 60 millones de votantes.

 

Con los datos obtenidos, el algoritmo creado por el británico solo tenía que estudiar cada like, cada comentario o cada actividad hecha por los miembros de la red social para crear campañas de publicidad individuales. Toda enfocada a que a partir de datos triviales, en el momento de la verdad, el voto fuese para el candidato republicano. «Explotamos Facebook para acceder a millones de perfiles de usuarios. Y construimos modelos para explotar lo que sabíamos de ellos y apuntar a sus demonios internos. Esa era la base sobre la cual la compañía se fundó», dijo Wylie.

 

Cambridge Analytica 14

Donald Trump y Steve Bannon

 

Detrás de la campaña de Donald Trump y las noticias falsas

Donald Trump contrató los servicios de la consultora en 2016 por más de 6,2 millones de dólares, según datos de la Comisión Electoral Federal. Cambridge Analytica menciona en su sitio que «aportó a la campaña presidencial de Donald J. Trump la experiencia y el conocimiento que le ayudaron a ganar la Casa Blanca». Alexander Nix es el CEO de Cambridge Analytica y, según se pudo saber por medio de una cámara oculta, reconoció que la compañía participó en cientos de campañas electorales en todo el mundo. Nix habló sobre la importancia de la sutileza en los mensajes políticos para que no se note que es propaganda. También reconoció haber orquestado chantajes y sobornos para perjudicar a un opositor político en el marco de una campaña

 

Steve Bannon también integró el directorio de Cambridge Analytica. Fue estratega, ideólogo de la campaña presidencial de Trump y un consejero clave en la Casa Blanca hasta agosto de 2017, cuando fue despedido. Bannon también es reconocido por haber dirigido Breitbart News, un portal de noticias falsas y de extrema derecha. Robert Mercer es multimillonario, experto en computación y en finanzas. Es uno de los propietarios del sitio Breitbart News y, al igual que su hija Rebekah, es miembro del directorio de Cambridge Analytica. Apoyó la campaña de Donald Trump, así como la de otros políticos republicanos y diferentes iniciativas conservadoras. Mercer invirtió casi 15 millones de dólares en la compañía para virar su foco de negocio a las campañas políticas del país norteamericano.

 

El futuro del Big Data: Ya no se trata de predecir comportamientos, se trata de modificarlos

Existen cientos de empresas que usan los datos de redes sociales para crear campañas de publicidad, pero pocas con tantos datos como Cambridge Analytica. El uso de estos datos se ha usado para atacar mediante anuncios y noticias falsas a personas cuyos intereses o motivaciones estaban alineadas con la de estas campañas. Ni siquiera hacía falta que apoyasen a Trump o el Brexit, mediante el estudio de los datos obtenidos en Facebook, se puede saber a quién “atacar” para que cambie su opinión. Se trata en esencia, del mayor caso del uso de Big Data con fines políticos, usada para cambiar la opinión política de millones de personas.




SIGAN NUESTRO NUEVO FACEBOOK

Compartir.

5 comentarios

  1. Millones de personas entregando voluntariamente su información personal y sus historias de «vida» a redes sociales virtuales, donde aparentemente todo el mundo sería feliz y exitoso, a pesar de que los indices de salud mental, situación laboral y condición económica parecen indicar lo contrario, cada persona funcionando como una especie de relacionador público de si mismo, comprometido en una evitación fóbica de la realidad material, mediante el consumo de la breve descarga de dopamina que se regala como el hueso que se le lanza a un perro, lo que explica ademas la base biológica de estas estrategias de modificación de creencias de esta especie apéndice cognitivo del capitalismo.

    En este punto se generan dos alternativas comenzar con el llanto moral del individualismo, la alienación y otros lugares comunes o comenzar a entender científicamente como funcionan las tecnologías que se utilizan, porque en realidad las redes sociales virtuales tienen ciertos paralelos (no es lo mismo obviamente) con una caja de Skinner y ya que los adversarios ideológicos si están aplicando neurociencias y psicología cognitiva y conductual sería bueno aprender bastante de estas disciplinas y dejar de beber de la misma lógica postmoderna que produce el capitalismo para generar discursos «criticos» porque no es casualidad el empeño en desnotar la objetividad, la razón y la ciencia, a su vez de este razonamiento se desprenden dos posibilidades concretas dejar por completo de usar estas plataformas y volver a reunirse en la realidad concreta con familiares, amigos, conocidos,etc o mantener una imagen lo más incompleta de uno mismo en estas redes y usarlas lo estrictamente necesario.

  2. SE VIENEN TIEMPOS WEONES CON SU PRINCIPAL GUARIPOLA on

    Interactuar con los vecinos de la propia comunidad es mejor que andar exhibiendo las vidas personales en una red social que solo sirve para buscar llamar la atención y andar todo el día como «zombie».
    P.D Será que ¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Dejan tu comentario