La Tercera reveló que uno de los líderes del grupo terrorista Weichan Auka Mapu sería un cuico ex sacerdote jesuita que está completamente cagado de la cabeza

11

 

  • Si llevan más de 10 años en twitter sabrán perfectamente quién es Luis García-Huidobro. Si no lo conocen, se trata del niño símbolo de los cuicos abajistas con sentimiento de culpa, que incluso siendo cura ya dejaba claro que era un personaje bastante inestable y cagado de la cabeza.

 

 

Desde su visibilización en 2016, la WAM ha protagonizado algunos de los atentados más violentos que han ocurrido en las provincias de Arauco, Cautín y Malleco. Han atacado forestales, predios, escuelas e iglesias y, también, se les atribuye una serie de homicidios. A pesar de esta notoriedad, públicamente no se les reconocen líderes. Eso sólo hace más difícil su desarticulación.

 

El 16 de abril de 2016 un nuevo grupo armado se hizo visible en la Macrozona Sur. Se identificaban como Weichan Auka Mapu (WAM), un concepto que en mapudungún significa “Lucha del territorio rebelde”. A través de un comunicado difundido en internet, se describieron de esta forma: “Somos una expresión de alianza orgánica, con principios e ideales apegados al pensamiento y práctica que ejercieron nuestros antepasados en su proceso de convivencia, como también en una estrategia de resistencia digna frente al enemigo usurpador y opresor”.

 

El mismo manifiesto identificaba como sus objetivos a la maquinaria forestal y agrícola, como también las casas patronales y “toda infraestructura destinada a saquear y explotar nuestro wallmapu”. En algunos párrafos más adelante, en ese mismo comunicado, la WAM también situaba como enemiga a la Iglesia Católica: “Esta religión provocó grandes desequilibrios espirituales y emocionales en nuestra sociedad, incluso desmembrándonos culturalmente, ya que nuestras autoridades espirituales tales como las (os) machi fueron tildadas de hechiceras, llegando en muchos casos a asesinarlas”.

 

En la publicación, la Weichan Auka Mapu se adjudicó 38 atentados. Cuatro en 2013, siete en 2014, 11 en 2015 y 16 ese año. Su área de acción suele concentrarse en las provincias de Arauco (en los alrededores de Tirúa), Cautín (Carahue, Nueva Imperial, Freire) y Malleco (especialmente Lumaco), con víctimas tan disímiles como las Forestales Mininco o Arauco, capillas católicas y evangélicas o predios de familias dedicadas a la industria agrícola.

 

Fuentes de inteligencia explican el surgimiento de la WAM a partir de un quiebre con su matriz, la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) y su líder, Héctor Llaitul. “La razón por la que se escinden son las diferencias de poder, de objetivos políticos y lucrativos con él. Eso provocó la pelea”, dice un personero del gobierno anterior que estudió a la WAM. Esos diferentes objetivos se veían en que, por ejemplo, la WAM estaba dispuesta a atacar parroquias y colegios. Algo que la CAM, que comenzó a operar a finales de los 90, no hacía: esta orgánica se enfocaba en sabotajes a forestales, grandes predios agrícolas y a la quema de camiones madereros.

 

Violencia sin rostro.

Hay otro factor que diferencia a la WAM de la CAM, admiten fuentes de inteligencia. Y esa es la edad. La WAM tendría un perfil mayoritariamente sub 40, con adherentes que, además de tener vínculos con comunidades, tienen formación universitaria. En la CAM, en cambio, se verían cuadros de mayores y bajo una lógica más vertical. Es sabido, por ejemplo, que Héctor Llaitul les pide a sus miembros que no consuman alcohol y usen el pelo corto. Esa figura central tampoco es reconocible en la WAM. De los 84 miembros que personal policial ha identificado, ninguno opera como una cara reconocible.

 

A pesar de eso, sí habría ciertos liderazgos. Un nombre que se suele repetir es el de Fidel Tranamil, un machi de una comunidad de Padre Las Casas, de 32 años. Es el mayor de los cuatro hijos de un fallecido dirigente mapuche y, según una entrevista publicada en El Desconcierto en 2017, fue criado por su abuelo, Bartolo Tranamil. En ese mismo artículo explicaba que, desde muy joven, se puso al servicio de su causa. “Ahora nos toca a nosotros pelear. Ahora somos muchos con la decisión de que esta lucha tendrá sus efectos en mucho tiempo más”, dijo en esa oportunidad.

 

Su hermano menor, Luis (31), también es sindicado como parte de la WAM. Él, desde el 10 de marzo de 2021, está en prisión preventiva. Se le imputa el homicidio del cabo de Carabineros Eugenio Naín, ocurrido el 30 de octubre de 2020. Otros nombres que se suelen asociar son los de Luis Tralcal Quidel (46), condenado a 18 años de cárcel por el homicidio del matrimonio Luchsinger Mackay, perpetrad en enero de 2013. Sin embargo, Carlos Tenorio, abogado de la familia Luchsinger, mira esta asociación con distancia.

 

Emilio Berkhoff, sorprendido con más de 800 kilos de pasta base, también figura en varias listas con identidades de posibles líderes de la WAM, lo mismo que el exsacerdote jesuita Luis García Huidobro y dos otros ex CAM, como Óscar Ancatripay y Marco Millanao. Ninguno de los anteriormente mencionados se reconoce públicamente como un miembro de la WAM.

 

Células inorgánicas

En un principio, al menos, la WAM decía tener ciertos códigos. “Nuestro accionar no estará dirigido a eliminar personas, ya sea trabajadores, usurpadores o aparatos represivos del Estado chileno interviniente en la confrontación, no obstante, nos defenderemos frente a cualquier agresión contra nuestras reducciones y nuestros weichafe en acción de sabotaje”, se leía en su manifiesto de 2016. Sin embargo, fuentes de inteligencia están seguros de que no cumplieron esa promesa: “La WAM está vinculada a asesinatos directos, puros y duros”.

 

En esa lista no sólo enumeran el homicidio del cabo Naín, sino que también el del comunero Manuel Huenupil Antileo, el reciente 5 de mayo, entre Tirúa y Carahue, y posiblemente el de Segundo Catril Neculqueo, en Lumaco. Aunque estas, actualmente, son sólo una de las posibles líneas investigativas para la fiscalía en ambos casos. Para entender estas tesis antes habría que explicar que organizaciones como la WAM, según un funcionario de Interior del gobierno anterior, no verían con buenos ojos que trabajadores mapuches presten servicios a empresas madereras.

 

“En palabras de ellos, eso los convierte en guardaespaldas de las forestales. Entonces son vendidos, son yanaconas”, explica la misma fuente. Eso daría pie a estos ataques que son llevados a cabo por células que pueden estar compuestas por cinco o 30 encapuchados. Esa estructura tan inorgánica es lo que, a juicio de expertos, hace tan difícil desarticular a orgánicas como la WAM. “Para lograrlo -dice uno de ellos- no hay que disparar a la bandada, sino que a objetivos estratégicos. Y esos tiene que ser estas 84 personas. No funciona si sólo se persigue a los líderes. Con la WAM, eso no hace que caiga la orgánica”.

.





Compartir.

11 comentarios

      • Jajajajaja el weon pa tonto on

        JAJAJAJAJAA PASQUIN DE MIERDA FOME, EL TARADO QUE LE PAGA AL WATON PAJERO QUE ESCRIBE EN GAMBA DEBERÍA PREOCUPARSE YA QUE ESTE PASQUIN NO INFLUYE EN NADIE, TODOS COMENTAN PARA BURLARSE Y NO LEEN JAJAJAA CAGASTE GAMBA, NEDIE TE LEE, NADIE TE CREE, NADIE TE RESPETA. TU DESTINO ES DESAPARECER SIN PENA NI GLORIA IGUAL QUE EL DESGOBIERNO DEL DROGO PIRAÑA Y EL FLOJO AMARILLO JAJAJAJAA

  1. Cata Pulido on

    Apruebo de salida 💚💚🤮😎🤮🤮🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈🏳️‍🌈🇨🇱🇨🇱🇨🇱🇨🇱💚💚💚👍👹😈👁️🚚😄💦😈🚚🔥🔥🔥🔥

  2. Gloria naivellan on

    Asesin😈a del rechazo del apra 😈😈😈😈😈😈😈😈😈😈😈🔥🔥🔥🔥🔥😈😈😈😈😈😈🔥🔥🔥

  3. Sipo, salia en los wasap del huracan ese…

    Periodismo de excelencia el mono rq, keria codearse ciper la caga con patas. Y vealo aqui, haciendole eco a un diario hipertendensioso… la cuarta de los ejecutivos la caga de tercera…

    Mono rq cada dia mas mierda… al meno en eso te vas superando

Dejan tu comentario